22 de agosto de 2021 11:22 AM
Imprimir

Todas las fichas al colorado: la apuesta por los Angus rojos tiene banca

Un grupo de ocho cabañas ganaderas, entre las cuales hay seis de Córdoba, busca impulsar el desarrollo de esta raza. Cuáles son las ventajas de estos reproductores y su potencial para poblar zonas semiáridas.

En el año 2010, el productor Flavio Perlo recuerda que celebró su cumpleaños número 40 con dos regalos: compró una motocicleta Harley Davidson y 40 vacas de pedigrí de Angus colorado. El objetivo fue comprobar si las bondades que se hablaban sobre estos animales eran ciertas.

Hasta ese entonces, en su empresa, Genética L’arachide, criaban sólo ejemplares Angus negro, pero en uno de los campos que utilizan en el proceso, en el norte de San Luis, solían tener problemas porque los toros se ponían muy agresivos y no soportaban las condiciones geográficas y de temperaturas de esa zona. Por eso decidió testear a los colorados, que tienen mejor capacidad de adaptación.

Una década después, Perlo asegura que la decisión fue la correcta y no duda en crecer lo máximo que pueda con esta raza.

Las instalaciones del productor Flavio Perlo fueron las utilizadas para el primer remate de Angus Colorado organizado por el grupo Los Colorados del Centro. (Gentileza Genética L’arachide)

Actualmente, posee un núcleo genético con 150 madres de pedigrí en General Cabrera, pero dentro de un circuito que incluye el nacimiento y cría de reproductores entre los caldenes de La Pampa, y la recría y engorde en los piedemontes puntanos, para su terminación en el sur cordobés.

También es uno de los fundadores y líderes del grupo Los Colorados del Centro, una agrupación de siete cabañas que apuesta a la cría de reproductores Angus colorado y que el viernes pasado realizaron su primer remate en las instalaciones de Perlo, en General Cabrera.

En total, se subastaron 400 vientres y 35 machos puros, puros controlados y de rodeo general. Participaron otras cinco cabañas cordobesas: La Goya, de Federico Zamora (La Carlota); Soles de Agosto, de Maximiliano Constantino (Huanchilla), La Candelaria, de Unity SA (Villa Valeria); La Glicina, de Néstor Scarponi (Oncativo); y Río Seco, de Compañía Anglo Córdoba de Tierras (Río Seco).

Además, el grupo está conformado también por una cabaña de Máximo Paz, Santa Fe (Angus Plantar, de Plantar SRL) y por una de Eduardo Castex, La Pampa (El Yerua, de Buffa Knudtssen).

Adaptación

Para Perlo, la ventaja de esta raza es precisamente que se pueden ir haciendo ajustes en el proceso de selección genética para lograr ejemplares que se adapten a zonas difíciles.

Desde su experiencia ha visto cómo, por ejemplo, animales que vienen desde Buenos Aires, acostumbrados a un alto régimen de lluvias, con una oferta forrajera abundante, y a temperaturas no tan altas, son llevados a campos en zonas de monte con milimetrajes muy inferiores y en los que deben trasladarse más para alimentarse.https://7f6b85add6a70865dd0627bb03b31a14.safeframe.googlesyndication.com/safeframe/1-0-38/html/container.html

En esa línea, por ejemplo, una de las líneas genéticas que fueron desarrollando con el paso de los años fue toros con el prepucio bien pegado al pene, para que no sufra por los fachinales típicos de los piedemontes.

Un ejemplar de novillo Angus Colorado de Flavio Perlo. (Gentileza Genética L’arachide)

“El objetivo no es tener animales lindos, para un concurso. No nos importa tanto la forma o tamaño de la cabeza, sino que tengan una buena estructura ósea, un adecuado marbling (marmoleo, grasa intramuscular), y un prepucio correcto. Que garanticen buenas condiciones de producción en contextos geográficos y climáticos no tan favorables”, resume Perlo.

Y agrega: “El colorado tiene una mayor adaptación a los climas extremos. Por ejemplo, esos días de verano en los que hace 45 grados, uno va al campo y ve a las vacas coloradas pastando, y a las negras echadas en la sombra”.

Otra de las características que sobresale en esta raza es que, con un buen manejo, logra excelentes indicadores reproductivos. Por ejemplo, vacas con facilidad de parto.

Desde General Cabrera, Flavio Perlo dirige una empresa de genética Angus Colorado con campos también en La Pampa y San Luis. (Gentileza Genética L’arachide)

“Es clave, porque cuando los terneros nacen en el medio del monte o la sierra, no los ves. Tienen que nacer solos y soportar la agresividad del ambiente; por eso hay que generar un animal que tenga cualidades para enfrentar esta situación”, remarca.

Además, hace hincapié en la importancia del marbling. “No sólo significa una carne muy tierna, sino que también aumenta las posibilidades de que la vaca quede preñada, porque la grasa intramuscular le sirve para reservar energía y que, en los momentos de escasez de pasto, no se resienta la ovulación”, agrega.

VALORES

Unos 100 kilómetros más hacia el sur de la provincia, en Huanchilla, Maximiliano Constantino tiene también un plantel de 150 ejemplares Angus colorado y remarca las mismas bondades que Perlo: la capacidad de adaptación de la raza y sus indicadores reproductivos.

“Los polos genéticos más importantes de Angus suelen estar en Buenos Aires, donde las condiciones climáticas y geográficas son muy distintas a las de Córdoba, La Pampa o San Luis. Eso motivó a que nos juntáramos todas estas cabañas que tenemos valores de producción en común, pero a la vez podemos ofrecer variedad de animales con diferentes características para cada zona productiva”, señala Constantino.

En general, en todas las cabañas del grupo los animales son criados en sistemas pastoriles, aunque con características particulares distintivas.

Maximiliano Constantino, veterinario y cabañero, propietario de la cabaña Soles de Agosto. (Gentileza Maximiliano Constantino)

“No es lo mismo el norte de Córdoba que el norte de La Pampa. Pero justamente esto nos da versatilidad para tener una variedad de oferta para que cada productor pueda conseguir un reproductor a la medida de su proyecto genético”, subraya Constantino.

Desde su punto de vista, también ayuda que hay mucho interés por la genética colorada, por la mencionada capacidad de adaptación y facilidad de reproducción.

“Son animales que se adaptan mejor a zonas complejas de sol y calor, con respecto al Angus negro. Son plásticos para diferentes sistemas productivos. Y son también muy fértiles y muy precoces. Las vaquillonas ya se pueden servir sin inconvenientes a los 12 a 15 meses y se preñan muy bien en períodos de servicio fijo”, asegura Constantino, veterinario de profesión.

Un novillito Angus colorado en el campo de Maximiliano Constantino, en Huanchilla. (Gentileza Maximiliano Constantino)

Un dato recogido de su experiencia productiva es elocuente: inseminando todas las vacas en un mismo día, logró una preñez del 60 por ciento. Y luego, con los toros de repaso, alcanzó un 95 por ciento.

A la par, los terneros Angus colorado también tienen buenos indicadores de producción de carne.

“En un feedlot convierten arriba de un kilo por día sin ningún tipo de problema de engrasamiento, con un marbling excelente”, enfatiza el productor.

Fuente: AgroVoz

Publicidad