23 de agosto de 2021 21:59 PM
Imprimir

Del tabaco al cerdo: invierten $120 millones en un clúster porcino en Tucumán

El municipio de La Cocha lleva adelante un emprendimiento que contará en un mes con una planta de producción de chacinados

En un mes se inaugurará la planta de producción de chacinados y salazones del clúster porcino que avanza en La Cocha, en el sur de Tucumán. Completadas todas las inversiones, probablemente en un año, sumará unos $120 millones. En este contexto, hasta el momento son 35 los productores que trabajan con un centro de inseminación gestionado por el municipio. Se trata de una zona con tradición de producción de tabaco.

El intendente de la localidad tucumana, Leopoldo Rodríguez, dijo a LA NACION que cuentan con la mejor genética de la Argentina (la importaron hace dos años) y que el objetivo es posicionarse como un punto de referencia en el país. El espejo del Plan de Desarrollo Territorial Porcino local es el clúster cordobés de Oncativo. El sur tucumano, hasta los noventa, tenía como actividad principal la tabacalera. El proyecto tuvo el aporte de varios programas del Ministerio de Agricultura y abarca, además del sur tucumano, a Catamarca y Santiago del Estero, donde también hay centros de inseminación para asistir a pequeños productores y acciones de extensión y asesoramiento.

“Buscamos cerrar el círculo de un proyecto con el que se viene trabajando hace aproximadamente 12 años para apuntalar la actividad porcina, no solo en nuestro departamento sino también en la región. Hubo productores de tabaco que se reconvirtieron pero, sobre todo, se sumaron nuevos”, sostuvo Rodríguez.

Daniel Baytala, subsecretario de Producción del municipio, señaló que la tarea de extensionismo con los productores mejoró la calidad de la carne y el peso de nacimiento de los cerdos pasó de 800 gramos promedio a 1,2 kilogramos. El centro de inseminación local durante dos años prestó servicios gratuitos y ahora los interesados pagan el costo y un plus de reposición.

Mientras en toda la zona existen unas 1250 madres -hay unas cinco granjas con entre 150 y 300 y el resto son pequeños productores-, en el plan hay involucradas hasta el momento unas 250.

El proyecto brinda asistencia técnica a productores.
El proyecto brinda asistencia técnica a productores.

El segundo eslabón, después del centro de inseminación, es una sala para madres y crías (ya está en marcha la obra). En tanto, el engorde se hará en pistas y el esquema se completará con la planta de chacinados y una de faena con autorización de tránsito federal.

La demanda del establecimiento para chacinados será de unos 200 capones por mes (equivalente a la producción anual de 150 madres). Producirán 1800 kilos mensuales de salames e igual cantidad de bondiolas; unos 2600 kilos de morcillas y un volumen similar de queso de cerdo. La planta cuesta unos $25 millones aportados entre Nación, Provincia y municipio.

Baytala apuntó que La Cocha busca agregar valor y abastecer un amplio mercado en provincias del noroeste del país con la planta de chacinados y que por eso ya se gestionó la autorización de tránsito federal; los cinco establecimientos que hay en Tucumán son chicos y de tránsito provincial.

La estimación es que en la jurisdicción hay un déficit de alrededor de 7000 madres productivas. El proyecto para ampliar la cría de cerdos convive con lo que quedó de tabaco y cultivos de maíz y soja.

Gabriela Origlia

Fuente: La Nacion

Publicidad