24 de agosto de 2021 09:45 AM
Imprimir

Hermanos emprendedores: crearon un snack cárnico y quieren sorprender al mundo

Juan Cruz y Juan Manuel López Hamdan son productores agropecuarios y, junto con el INTI, desarrollaron un alimento a base de carne vacuna con una elevada concentración de proteína; prevén colocarlo en el exterior en un primer paso en Chile.

Beef jerky. Ese fue el nombre que eligieron los hermanos López Hamdan para su snack cárnico. Juan Cruz y Juan Manuel, productores agropecuarios de la zona de Balcarce, idearon un producto con valor agregado a la actividad de su campo y para exportar.

Tras varias pruebas caseras en el “Establecimiento Los Juancitos”, los emprendedores recayeron en el INTI donde investigadores los ayudaron para que el producto pueda llegar a buen puerto. En agosto de 2019, el instituto y los jóvenes comenzaron a trabajar en conjunto en el desarrollo para lograr un alimento inocuo y con un período de consumo más prolongado.

“Cuando se presentaron en el organismo, me atrapó el entusiasmo y la actitud proactiva que traían. Además, la propuesta me pareció muy novedosa porque no existía algo parecido en la Argentina y era una alternativa de consumo amigable más actual y acorde a los tiempos que corren. Al no necesitar refrigeración y con vida útil de más de seis meses también tenía una veta especial para el negocio de la exportación”, contó a LA NACION Mariana Sánchez, responsable del departamento de Desarrollo de Nuevos Productos del INTI.

Para elaborar el snack trabajan con el corte de carne de nalga cruda que se fetea y se saboriza con salmuera. Luego se realiza un proceso de cocción suave para después deshidratarlo
Para elaborar el snack trabajan con el corte de carne de nalga cruda que se fetea y se saboriza con salmuera. Luego se realiza un proceso de cocción suave para después deshidratarlo

Según contó Juan Cruz, que integra la firma de Cultura Cárnica, fueron al INTI ya con la idea de crear un snack cárnico. “Veníamos haciendo pruebas caseras de este producto. Es un tipo de snack que existe en distintas partes del mundo donde es muy común, sobre todo en los Estados Unidos. En un momento, comenzamos a ir al INTI todas las semanas, donde se iba avanzando en el sabor, la textura, la terneza y el color”, señaló.

En cuanto al proceso, destacó que trabajan con el corte de carne de nalga cruda que se fetea y se saboriza con salmuera. Luego se realiza un proceso de cocción suave para después deshidratarlo.

“No es necesaria la refrigeración. La textura del producto es clave: se busca que sea tierno, fácil de comer en cualquier lugar. Gracias a su envase, con la posibilidad de consumir directamente desde allí y también a sus características nutricionales. El segmento ideal es el de deportistas, por ejemplo aquellos que practican turismo aventura”, apuntó.

Los hermanos son tercera generación de productores agropecuarios y, según cuentan, trabajan con un cuidado exhaustivo en la trazabilidad de cada animal desde el día que nace hasta que sale del campo
Los hermanos son tercera generación de productores agropecuarios y, según cuentan, trabajan con un cuidado exhaustivo en la trazabilidad de cada animal desde el día que nace hasta que sale del campo

Con tres sabores (clásico, ahumado y picante), para el emprendedor lo destacable del alimento es su carácter proteico y su practicidad para llevar en una mochila o en el bolsillo.

“Cuando la carne se deshidrata, pierde volumen pero no pierde proteínas, se eleva su concentración. Generalmente, la carne vacuna tiene entre un 20% y un 25% de proteínas, mientras que el beef jerky tiene aproximadamente 50%”, destacó.

El producto consiste de pequeños trozos de carne vacuna que luego de saborizarla con salmuera
El producto consiste de pequeños trozos de carne vacuna que luego de saborizarla con salmuera

El aporte del INTI fue fundamental para el avance del proyecto, además de prolongar la vida útil del alimento y garantizar su inocuidad. Trabajaron para mejorarlo desde lo sensorial y generar una etiqueta limpia y clara “con la idea de que los consumidores puedan realmente conocer su contenido sin dificultad”.

“Habían elaborado un snack inicialmente, pero carecía de vida útil y la inocuidad no estaba estandarizada, entre otras características que se debían corregir. Hoy tiene ciertas cualidades que lo hacen atractivo para gente que se cuida, que busca nutrirse con ingredientes naturales y de la forma más saludable posible, sin ingerir grasas ni demasiados aditivos”, indicó Sánchez.

“Con la tradición de comer carne que tenemos los argentinos, es un producto que acompaña muy bien nuestros hábitos, sumado a que no es una fritura, no contiene TACC ni harinas de ningún tipo. Es una alternativa para quienes buscan proteína animal de buen origen y amigable con la salud”, añadió.

En este contexto, la directiva describió que también los aconsejaron en la compra de maquinarias que debían utilizar para el cambio de escala y los ayudaron en el “armado de la monografía de inscripción del producto”.

En marzo de 2020, junto al inicio de la pandemia, comenzaron a comercializarlo. A través de un manejo activo en redes sociales hicieron conocer el producto, enviando muestras a deportistas destacados para que viralicen su emprendimiento.

López Hamdan dijo que apuntan a crecer no solo en el mercado interno sino también en la exportación. “En una primera instancia, el norte de Chile es un destino posible. En lo que respecta al consumo nacional, puede ser muy bien recibido en distintas regiones, en particular en el norte argentino, debido a las similitudes que el snack tiene con la carne de camélidos, como la llama”, afirmó.

Mariana Reinke

Fuente: La Nacion

Publicidad