24 de agosto de 2021 10:48 AM
Imprimir

Uruguay subió 16,1% la faena de bovinos en año 2020/21

Según INAC, se industrializaron 2.294.736 cabezas vacunas.

En el año agrícola 2020/21 se faenaron 2.294.736 cabezas bovinas, con predominancia de la categoría de novillos de dos a cuatro dientes, donde hubo un incremento de 23,1% frente al año agrícola anterior, abarcando 1.117.609 cabezas. Respecto al 2019/20 la faena total de vacunos creció 16,1%.

Esa categoría representó el 49% de la faena de bovinos, las vacas fueron el 37% y un volumen de 732.679 y 13% las vaquillonas con 287.777 cabezas, según los datos estadísticos del Instituto Nacional de Carnes (INAC).

A lo largo de los años la calidad de la carne uruguaya no ha parado de crecer, producto de su genética, de la tecnología aplicada en la ganadería y debido a las señales que muestra la demanda, principalmente en los nichos de mayor valor hacia los que llega. A su vez, los novillos de seis dientes representaron el 16.8% de la faena (187.825 animales), los de ocho dientes fueron el 22,6% del total (252.994 animales), los dientes de leche el 10,6% (118.325 animales).

Destinos. Por otra parte, las exportaciones de carne bovina uruguaya hacia China, que volvió a posicionarse como el principal mercado, se valorizaron levemente en el año agrícola 2020/21. El gigante asiático generó US$ 924.984.000 por las 279.595 toneladas peso canal.

Sumando las menudencias y otros productos generó US$ 1.200.000.

El segundo mercado en importancia fue el Nafta – conformado Canadá, Estados Unidos y México-, donde se generaron US$ 344.069.000 por las 87.371 toneladas peso canal. Dentro de los tres mercados, el que demandó mayor volumen fue Estados Unidos con 71.723 toneladas peso canal por US$ 294.826.000. Le siguió Canadá con 71.723 toneladas peso canal por US$ 294.826.000.

El tercer destino en importancia fue Unión Europea con 41.391 toneladas peso canal y US$ 248.779.000. Israel acaparó 14.671 toneladas -siempre en iguales condiciones que anteriormente- por US$ 70.071.000. El Mercosur se llevó 13.999 toneladas por US$ 67.162.000.

Dentro de este bloque, el más importante entre los países compradores fue Brasil con 9.166 toneladas por US$ 49.394.000. Le siguió Chile con 3.182 toneladas y US$ 13.536.000. Argentina llevó muy poca carne: 1.626 toneladas por US$ 4.128.000. Finalmente a Venezuela se enviaron 25 toneladas por US$ 104.000.

Japón, uno de los mercados de mayor valor y donde Uruguay es el único país de la región que accede siendo libre de fiebre aftosa con vacunación, importó 5.997 toneladas por US$ 26.529.000. Lo mismo pasa en Corea del Sur, que compró 1.851 toneladas por US$ 5.972.000. Medidos en volúmenes importados, entre medio de estos dos países anteriormente citados, se encuentran la Federación Rusa, Reino Unido e Islas Canarias.

Previsión. Mirando hacia adelante, no hay duda que China continuará acaparando toda la carne que pueda.

La consultora holandesa Rabobank dijo ver “una nueva era” en el mercado de China con precios altos durante años.

Según los datos de la Oficina de Estadísticas de China el cerdo, la carne vacuna y el cordero juntos representan el 23,4% del total de pedidos de alimentos perecederos on line, seguidos de los productos lácteos (19,9%) y las aves de corral / huevos (19,1%).

El especialista de Rabobank en China, Chenjun Pan, sostuvo que la carne vacuna conquistó a los consumidores y debería ganar más espacio en los próximos años, lo que debería generar más presión al alza sobre los precios de las proteínas
Pan dijo que eso asegura que “la expansión de los grupos de consumidores de ingresos medios a altos y la creciente exposición a los estilos de vida occidentales, han impulsado una tendencia hacia la demanda de productos premium entre los consumidores chinos que en parte sustenta la creciente aceptación de la carne vacuna”.

El especialista estimó que el consumo de carne bovina en el gigante asiático “está entrando en una nueva era, pasando de un modo dominado por el foodservice a un modo multicanal. Si bien la carne bovina aún no es una proteína animal importante para la mayoría de los consumidores chinos y es poco probable que se convierta en una a corto plazo, su creciente participación en el consumo total de proteína animal aún significa que se está produciendo un cambio significativo”.

Canal digital. También según Rabobank, el crecimiento de las ventas de carne vacuna en los canales digitales debería ayudar a impulsar las ventas de carne fresca en el país, un movimiento que ya se ve en el proceso de recuperación de la economía china tras la vacunación contra la covid-19.

“El crecimiento del volumen demandado de carne vacuna se verá limitado por los precios relativamente altos y las limitaciones de la oferta. No esperamos un crecimiento muy rápido en términos de volumen, pero se espera que sea estable en los próximos años” señaló Rabobank. “Dado el enorme tamaño de China, aún habrá grandes oportunidades de crecimiento para la carne vacuna y su participación en el consumo total aumentará del 8,5% que mostró en 2000 al 9,7% en 2025. La mayor parte de esta demanda se cubrirá con importaciones de países de América del Sur”, estimó Rabobank. “Los precios en el mercado internacional enfrentarán una presión al alza, lo que también aumentará la presión sobre los países exportadores para abastecer un mercado dinámico”, agregó.

Japón importará más carne en 2022

Una nueva previsión del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) sostiene que la importación de carne de Japón en 2022, serán más altas que las de 2021 y 2020 -unas 835.000 toneladas-, volviendo a la tendencia pandémica anterior a la covid-19 de aumento de las importaciones de carne de vacuno año tras año.

La demanda de esta carne crecerá en 2022 -un 0,5% sobre 2021-, pero aún así estará por debajo de los niveles de 2019. Los crecientes casos de COVID-19 y las pautas en torno a la enfermedad han continuado limitando el movimiento y la congregación de personas en Tokio y otras áreas urbanas importantes a lo largo de 2021, enlentece la demanda de restaurantes y el canal foodservice que representan más del 60% del consumo de carne nipón. Para 2021 el USDA estima que la demanda llegará a 1,3 millones de toneladas. A su vez, de cara a 2022 habrá un ligero crecimiento en la producción local de carne. El estudio lleva por título: previsiones sobre la evolución de la industria cárnica de vacuno y porcino durante el próximo año.

Fuente: El Pais

Publicidad