24 de agosto de 2021 10:59 AM
Imprimir

El panorama de los agronegocios: aunque el contexto internacional es favorable, “incertidumbre” es la palabra clave

Los consultores de agronegocios Pablo Andreani, de Pablo Andreani y Ernesto Ambrosetti compartieron junto a Mariel Fornoni, socia directora de Management & FIT, un análisis sobre la coyuntura política y económica y su impacto sobre el agro.

¿Cuál es el panorama del sector agropecuario en la Argentina y cuál es su proyección a futuro en contexto electoral? esta pregunta se dedicaron a responder los consultores de agronegocios Pablo Andreani, de Pablo Andreani y Asociados, y Ernesto Ambrosetti, junto a Mariel Fornoni, socia directora de Management & FIT, en la primera edición del Agro Summit 2021 organizado por El Cronista.

En principio, Fornoni planteó el panorama político pre electoral en el marco de una crisis epidemiológica y económica que tiene como eje principal la incertidumbre, palabra clave con la que Andreani y Ambrosetti concuerdan para contextualizar a la situación actual del país y su impacto específico en el sector agropecuario.

“En la opinión pública el sentimiento generalizado hoy es la incertidumbre y, como consecuencia, la angustia y eso obviamente lo paga la dirigencia política, la gestión de todo esto termina teniendo un costo”, indicó la analista política, quien luego repasó los resultados que arrojan las encuestas de cara a las PASO y a las legislativas de noviembre.

En esta línea, reveló que la imagen positiva de Alberto Fernández ronda el 33% a nivel nacional “previo al escándalo de la foto” e indicó que, si el oficialismo saca los mismos números que en 2019, “tendría una situación de clara ventaja en diputados con minoría simple”, lo que Fornoni considera “un tema para la democracia”.

Respecto a la tendencia política del campo, la analista expuso que este “obviamente va a apoyar a quien sienta que pueda entender la complejidad y el nivel de apoyo que requiere el sector” y espera que el Gobierno “no tropiece dos veces con la misma piedra”, en referencia al conflicto entre el campo y el kirchnerismo ocurrido entre el 2008 y el 2009.

EL PANORAMA DEL SECTOR AGROPECUARIO EN AÑO ELECTORAL

En principio, ambos consultores –Andreani y Ambrosetti– de agronegocios se refirieron al aumento del precio de los commodities a nivel internacional que permite un fuerte ingreso de divisas al país con un cálculo estimado de u$s 40.000 millones este año y u$s 42.000 millones en 2022, según análisis de Andreani.

Sobre este contexto, Ambrosetti indicó: “Hoy creo que hemos tenido mucha suerte, la mejora de ingresos de divisas vía exportaciones hace a una mejora de toda la economía argentina, que es lo que necesitamos”, aseguró el analista.

No obstante, resaltó que “no es permanente la mejora de precios, nunca lo fue en el sector agro” ya que el hecho de que muchos países estén recuperando sus economías “tiende a un equilibrio”.

En este punto, recalcó que esta mejora de precios opaca la pérdida de competitividad del agro argentino a nivel internacional: “Estamos ante la fortuna de que los precios internacionales nos salven de un cataclismo interno económico, pero la Argentina está teniendo pérdida de buenos negocios ante el exterior y eso nos debería preocupar”.

Frente a esto, Ambrosetti  reconoció que, aunque el escenario de precios es bueno, el productor sigue siendo prudente “porque no es sostenible en el tiempo la sustentabilidad de una empresa agropecuaria por los precios, sino por su competitividad“.

En esta línea, Andreani concordó con su par e ilustró esta incertidumbre que se agrava en un contexto electoral con la retención que los propios productores realizan sobre su mercancía: “Este evento (el aumento de las commodities) previo a las PASO es un quiebre para la estrategia del productor de retener o no“, indicó el analista al revelar que, actualmente, el agro posee 22 millones de toneladas de soja (u$d 11.000 millones) y 10 millones de toneladas de maíz (u$d 2400 millones) sin vender, es decir, cifras de casi u$d 15.000 millones “que el Gobierno va a tener que hacer un ‘plan tentación’ para que el productor se desprenda post PASO y antes de las elecciones de noviembre”, según Andreani.

“En la previa a las elecciones, donde la incertidumbre es una palabra gigante, el productor no vende un kilo de nada, se sienta arriba de la soja y la tiene como moneda da cambio, ve a la soja como dólares“, comentó Andreani, a lo que agregó que, ya que en el interior corre el rumor de que el Gobierno va a devaluar luego de las elecciones de noviembre, “va a haber ventas pero mínimas” que desde su consultora estiman que rondarán los u$s 500 millones en septiembre y u$s 300 millones en octubre y “con toda la furia” lo mismo en noviembre frente a losu$s 15.000 millones que los productores tienen en su poder.

Sin embargo, el titular de Pablo Andreani y Asociados observa, de acuerdo a los indicadores globales, un panorama internacional más que favorable para los agronegocios argentinos en el que el 2022 verá “consumo récord en el mundo de commodities por el crecimiento económico post pandemia y también por el aumento de las clases medias es países con mucha densidad poblacional tales como China o la India, naciones que “generan una demanda de alimentos que para la Argentina es un paraíso soñado porque lo que vos producís y exportás tiene demanda”.

“El productor da respuestas cuando tiene una rentabilidad razonable, el 33% de retenciones a la soja son 180 dólares por tonelada de castigo al productor, es mucha la desventaja y aun así seguimos siendo competitivos“, concluyó el analista sobre este contexto “agridulce” del sector agro en el que el golpe de las restricciones internas choca contra el crecimiento en el mercado internacional.

Su par Ambrosetti también finalizó en términos similares: “Hay señales contradictorias para el sector, no hay certidumbre y la falta de esa certidumbre hace que el productor se mantenga en la moneda que conoce, que es el grano”, manifestó.

Publicidad