25 de agosto de 2021 13:48 PM
Imprimir

Los productores ya vendieron un 41% más de trigo de la nueva campaña que un año atrás

El volumen comprometido es de 5,49 millones de toneladas, contra los 3,89 millones de igual momento de 2020; valores mayores a los del ciclo comercial anterior dinamizan los negocios

Mientras los cultivos comienza a espigar sobre el norte de las zonas productoras de la Argentina, en una campaña 2021/2022 que presenta una superficie cubierta con trigo de 6,9 millones de hectáreas, ya se vendió un 41% más del grano nuevo que un año atrás, según lo informó hoy la Subsecretaría de Mercados Agropecuarios del Ministerio de Agricultura de la Nación.

Según el reporte oficial, con datos al 18 del actual, los productores comerciaron con el sector exportador 5.492.500 toneladas de trigo, contra las 4.894.200 toneladas negociadas a igual fecha de 2020. Este dinamismo del mercado también se refleja en las Declaraciones Juradas de Ventas al Exterior (DJVE), que suman 4.045.000 toneladas, un 54,4% por encima del volumen del año pasado, de 2.619.000 toneladas.

“La primera explicación para este auge de las ventas del trigo de la nueva cosecha está en los precios, que hoy rondan los 230 dólares por tonelada, contra los 175 que manejaba el mercado un año atrás”, destacó a LA NACION Adrián Seltzer, analista y operador de la corredora Granar SA.

Agregó que si este escenario se complementa con condiciones climáticas que permitan alcanzar rindes de tendencia, “estamos en presencia de precios que –más allá de las realidades zonales particulares– te aseguran un margen que deja satisfechos a buena parte de los productores argentinos”.

En la misma línea, Sebastián Olivero, analista de la filial argentina de la corredora estadounidense StoneX, explicó que “a los muy buenos precios vigentes para el tiempo de la cosecha se suman las favorables perspectivas productivas para la campaña que, con tiempo favorable para los cultivos, podría ser récord y oscilar de 20 a 21 millones de toneladas. Esos dos factores resultan atractivos para los productores y predisponen a vender, dado que permiten buenos márgenes para la actividad”.

Acerca del interés que también se percibe entre los exportadores para comprar y para convalidar la firmeza de las cotizaciones, Olivero señaló que dado que el ciclo comercial 2020/2021 está prácticamente cerrado, “todo el interés de la exportación está puesto en la nueva campaña, aprovechando un mercado internacional ‘picante’ por los problemas que atraviesan algunos de los países productores del hemisferio norte con cosechas menores a las previstas, como Canadá, Rusia y Estados Unidos, que están abriendo posibilidades que de otro modo no estarían”.

En su último informe mensual, el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés) redujo de 31,50 a 24 millones de toneladas su estimación sobre la producción de trigo de Canadá y de 23 a 17,50 millones la previsión sobre sus exportaciones. En cuanto a Rusia, el organismo ajustó sus proyecciones de cosecha y de ventas externas de 85 a 72,50 y de 40 a 35 millones de toneladas.

Respecto de las cifras de Estados Unidos, entre el reporte de junio y el de agosto el USDA achicó su expectativa de producción de 51,66 a 46,18 millones de toneladas, el volumen más bajo desde los 43,71 millones del ciclo 2002/2003. Y si bien la estimación de exportaciones estadounidense no refleja la brusca caída prevista para la cosecha, dado que entre los reportes citados fue ajustada de 24,49 a 23,81 millones de toneladas, sí impacta sobre la expectativa de existencias finales, que caen de 20,95 a 17,05 millones de toneladas, el dato más bajo desde los 16,07 millones de la campaña 2013/2014.

En las Bolsas de Chicago y de Kansas, donde hoy hubo ligeras bajas para el trigo, la posición septiembre cerró con un valor de 263,82 y de 258,77 dólares por tonelada, que implicó una suba acumulada del 16,8 y del 18,6 por ciento frente a los 225,97 y a los 218,26 dólares vigentes al cierre de la rueda del 9 de julio último, respectivamente, momento bisagra alcista para el mercado, dado que fue por entonces que comenzaron a proyectarse las caídas en las cosechas del hemisferio norte.

Cautela por el clima

Para Diego de la Puente, asesor y socio de la consultora Novitas SA, más allá del despegue de las ventas, que se acentuó en los últimos días cuando los precios alcanzaron los 230 dólares por tonelada para las entregas a cosecha, comienza a notarse cierta cautela entre los productores por los augurios de Niña sobre Niña, que podrían implicar restricciones de humedad mayores a las del año pasado. “Hoy ya comenzamos a ver productores que vendieron una parte de su producción esperada entre 210 y 230 dólares que se sienten cómodos con esas ventas y que, de no mediar nuevas y pronunciadas mejoras, no volverán a comprometer mercadería física por el temor de negociar más volumen en un contexto climático incierto”, explicó.

El jueves pasado la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA) ponderó un 76% del trigo en estado excelente/normal, por debajo del 84% de la semana anterior, pero por encima del 64% vigente a igual fecha de 2020. En cuanto a la condición hídrica de los suelos cubiertos por el cereal, la entidad relevó un 57% en estado óptimo/adecuado, abajo del 60% del reporte precedente, pero arriba del 41% del año pasado.

La BCBA detalló que las zonas más afectadas por la pérdida de humedad en los suelos son “el NEA, el NOA y el centro-norte de Córdoba, donde además se registraron golpes de calor sobre cuadros en etapas reproductivas avanzadas”. Cabe agregar que para la entidad la expectativa de cosecha es de 19 millones de toneladas, mientras que para la Bolsa de Comercio de Rosario la proyección de producción 2021/2022 en la Argentina es de 20,10 millones de toneladas. En su último informe mensual el USDA estimó la producción de trigo argentino en 20,50 millones de toneladas y las exportaciones, en 13,50 millones.

Coberturas, siempre

En contextos como el actual, donde los precios se presentan muy firmes por fundamentos sólidos de mercado, como lo es la caída en la oferta de algunos de los principales proveedores mundiales de trigo, también los especialistas recomiendan tomar coberturas en los mercados de futuros y opciones, para minimizar riesgos de eventuales caídas y para no quedar afuera de posibles mayores subas.

Para Seltzer, la recomendación “siempre es el armado de estrategias de comercialización que combinen futuros y opciones que aseguren un piso de precios, que si bien va a ser inferior al valor que hoy se puede conseguir en el mercado, dejen abierta la posibilidad de usufructuar potenciales incrementos futuros de los precios y, a su vez, que disminuyan el compromiso de entrega de mercadería física”.

De la Puente destacó que “hoy es posible la compra de puts –opción de venta– en el orden de los 210 dólares por tonelada en el Matba Rofex. Y ante esa posibilidad yo incentivo a que las coberturas sean altísimas. Si un productor ya vendió el 30% del trigo y puede comprar puts por el 70% restante y tener toda la cosecha prevista cubierta sería buenísimo”.

En el Matba Rofex hoy las pizarras reflejaron subas de 2 y de 2,50 dólares para las posiciones diciembre y enero del trigo, cuyos ajustes resultaron de 231 y de 233,50 dólares por tonelada. Un año atrás estos contratos se negociaban a 177,50 y a 181 dólares, respectivamente.

En el mercado físico hoy las ofertas de los exportadores por el trigo con entrega entre noviembre y enero subieron de 230 a 235 dólares por tonelada para el puerto de Bahía Blanca y de 225 a 230 dólares para Necochea y para las terminales del Gran Rosario.

“Las estrategias que pueden seguir los productores en el actual contexto son dos, la primera, aprovechar jornadas alcistas para promediar ventas de grano y, la otra, la compra de puts, que en movimientos alcistas se va tornando más baratos y que aseguran pisos de precios flexibles. Por ejemplo hoy está vigente la chance de comprar un put diciembre por 216 dólares con una prima de 5 dólares. Ante una baja del mercado te aseguras no menos de 210 dólares, pero si las cotizaciones suben hasta los 250 dólares podés vender a 250 dólares. La clave siempre es aprovechar los recorridos alcistas para promediar un buen nivel de precios para la cosecha esperada”, recomendó Olivero.

Dante Rofi

Fuente: La Nacion

Publicidad