26 de agosto de 2021 10:38 AM
Imprimir

En Diputados, el Frente de Todos busca reformar el INTA: qué dice el proyecto que ya cosechó un amplio repudio

Mabel Caparrós y Alcira Figueroa impulsan cambios en el Consejo Directivo. "Quieren hacer un Instituto Patria agropecuario", dicen desde la oposición.

Luego de la polémica en torno al proyecto que había presentado el senador Dalmacio Mera para anexar al Estado provincial tierras del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) en Catamarca, ahora el debate puso el foco en su Consejo Directivo. Las diputadas Mabel Caparrós y Alcira Figueroa propusieron a través de un proyecto de Ley la reforma de ese espacio clave del INTA, con cupo obligatorio para la presencia femenina pero fundamentalmente sin la presencia del sector privado. El agro, rápidamente, salió al cruce de la idea.

El argumento central de Caparrós y Figueroa tiene que ver con una discrepancia acerca del cómo está compuesto el directorio actual, y del abordaje al desarrollo sustentable de las producciones agropecuarias. “El trabajo del INTA se orienta a evaluar el impacto de las actividades humanas sobre el ambiente, una dimensión indisoluble del desarrollo económico y social. Ello da cuenta que la composición del Consejo Directivo del INTA se encuentra en falta“, sostuvieron entre los argumentos que acompañan al proyecto de Ley.

“Ni las provincias ni el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación se encuentran representados. Tampoco lo están los intereses de los pueblos originarios, a los cuales la Constitución Nacional reconoce preexistencia y llama a garantizar su participación en la gestión de los recursos naturales y de los intereses que los afectan”, añadieron.

¿Qué dice el proyecto?

Lo que se propone en el cuerpo del proyecto de Ley es que el Consejo Directivo del INTA pase a estar conformado por 8 miembros. El Presidente y su vice, más 6 vocales, cuya composición estará dada por:

  • Un representante propuesto por el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación.
  • Un representante propuesto por el Servicio Nacional de Sanidad Animal (SENASA).
  • Un representante propuesto por el Ministerio de Ambiente y Desarrollo sostenible de la Nación.
  • Un representante propuesto por el Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI).
  • Dos representantes propuestos por las provincias.

Para todos los casos, inclusive para presidencia y vice, será requisito que la conformación del Consejo cumpla con los parámetros del cupo a la paridad de género, algo que se impone a través del artículo 1 del proyecto de Ley, que viene a modificar el artículo 6 del Decreto-Ley 21.680, hoy en vigencia. Es decir, deberá haber 4 mujeres y 4 hombres.

La propuesta ingresó oficialmente al edificio del Congreso el pasado martes 13 de agosto, y lleva las firmas de las diputadas Mabel Caparrós, representante de Tierra del Fuego, con mandato hasta 2023, y de Alcira Figueroa, de Salta.

Caparrós, junto a Figueroa, presentó en Diputados el proyecto que modificaría el directorio del INTA.

Caparrós, junto a Figueroa, presentó en Diputados el proyecto que modificaría el directorio del INTA.

Algunas particularidades: Figueroa juró su banca el 7 de octubre del año pasado pero su mandato se extiende hasta el 9 de diciembre de este año. ¿La razón? Se trata de la diputada que reemplaza al renunciante Juan Emilio Ameri, protagonista de un escándalo por haber besado a su mujer en zonas íntimas, durante una sesión en la que la Cámara de Diputados debatía una ley que incidía en los haberes de los jubilados.

La otra de las particularidades tiene que ver con que Figueroa, antropóloga de profesión, supo desarrollar parte de su actividad profesional en el INTA, y conoce su funcionamiento puertas adentro del Instituto.

El agro, con los tapones de punta

Lo que mayormente apuntan entre los dirigentes agropecuarios tiene que ver con la importancia de que el sector privado tenga acceso a ese espacio puertas adentro del INTA.

“Se busca politizar el INTA, que ha funcionado por años en una asociación público-privada con mucho éxito y prestigio. Que ha dado muestras de funcionamiento exitoso, participativo, siendo ejemplo de institucionalidad, de participación social, y de descentralización, y de regionalización”, explicó Elbio Laucirica, quien hoy es el presidente interino de Confederación Intercooperativa Agropecuaria (Coninagro), pero que en su carrera como dirigente supo ser Consejero Regional y Consejero del Consejo Directivo del INTA por su entidad.

Laucirica destacó la importancia del INTA y de la partipación

Laucirica destacó la importancia del INTA y de la partipación “público-privada” en el seno del Instituto.

Por eso apeló a su sentimiento personal sobre el Instituto fundado en 1956. “Lo conozco y lo valoro muchísimo. En sus Consejos regionales participan los Gobiernos provinciales junto a los representantes de la producción, del mundo académico y de la ciencia y tecnología. Y en el Consejo Directivo, también en asociación público-privada, el Gobierno junto a los productores, y las Universidades”, explicó ante la consulta de A24.com Agro.

Entre los logros que remarcó el dirigente cooperativista de la zona de Rauch fueron el cumplimiento de la Ley que dio origen a la creación del INTA. “A través de la investigación y la extensión de tecnología juntando a la demanda de tecnología con el organismo de investigación, lo que ha favorecido a lograr los objetivos de la Ley. En parte, por este funcionamiento es que se da el reconocimiento nacional e internacional que ostenta el INTA”, valoró.

“Este proyecto es obra del desconocimiento sobre el INTA”, concluyó Laucirica.

A24.com Agro también buscó la palabra del presidente de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (CARBAP), Horacio Salaverri, quien manifestó que “el INTA fue creado para la investigación agropecuaria. Pretender que dentro del manejo de un ente creado para ello, y la dinámica y las innovaciones que hay que llevar a cabo aplicando la tecnología, y que sobre eso no haya la posibilidad de que su directorio no cuente con las entidades representantes de los productores, me parece que es un absurdo total”.

Salaverri pidió para que Diputados trabaje por

Salaverri pidió para que Diputados trabaje por “la ampliación” del INTA.

A su vez también sumaron sus voces críticas las Mesas de Enlace de distintas provincias, dado el arraigo que el INTA tiene a lo largo del país, asistiendo a productores de diversas magnitudes y de diferentes tipos de producciones. Hubo comunicados desde Chubut, San Luis, la zona pampeana y Córdoba.

A contramano de la historia. En lugar de profundizar una relación virtuosa con el sector privado productivo, alientan la disociación y desechan la cooperación”, expresó ante la consulta de este medio el Diputado nacional Alejandro “Topo” Rodríguez, Presidente del Interbloque Federal.

También mostraron su enojo con el proyecto desde Juntos por el Cambio. “No hay una sola señal positiva hacia el sector y lo poco que hacen, lo hacen mal, cierran exportaciones, aumentan retenciones, prometen segmentaciones que nunca reembolsan lo que le corresponde a los pequeños productores y encima ahora, como si no fuera poco, quieren meter mano y apropiarse del único bastión del Estado, vinculado al campo, que es exitoso, el INTA”, remarcó Lucila Lehmann, diputada nacional por Santa Fe, referente de la Coalición Cívica allí.

“Al modificar la composición del consejo buscan convertirlo en el Instituto Patria “agropecuario”, llenarlo de militantes, acomodar los concursos a su antojo y transformar una institución realmente necesaria, en una herramienta de persecución ideológica para destruir a todo un sistema y sector productivo que no les es afín en lo político”, denunció a través de A24.com Agro.

En sintonía con los reclamos de las fuerzas opositoras en el Congreso, Salaverri envió un mensaje a todo el arco político. “Creo que los diputados deberían estar más preocupados por cómo hacen más grande al INTA, cómo generar mayor presupuesto para mayores investigaciones en un sector que explica u$s 0,60 de cada dólar que se exporta”, concluyó.

Por Ezequiel Morales

Publicidad