27 de agosto de 2021 12:46 PM
Imprimir

La carne argentina era y es la más barata de la región !!!

La carne argentina era y es la más barata de la región

El argumento que utilizó el Gobierno nacional para decretar las restricciones al mercado externo e implementar una política de acuerdos de precios en la carne bovina, fue que los cortes de consumo masivo habían aumentado fuertemente en el último año. Si bien ello es cierto, medido en términos de IPC o inflación interna, cuando se compara este escenario con lo que sucede en países vecinos que poseen también un elevado consumo per cápita de carne, se advierte que los precios que pagan los consumidores en Argentina es inferior.
Pero lo llamativo es que esto sucedía ya, previo a las restricciones oficiales de mediados de mayo (vigentes hasta fin de mes) cuando se decidió cerrar totalmente las exportaciones en principio y un mes después al 50%.
“¿Estaba cara la carne en ese entonces y por tanto se requería de algún tipo de intervención del gobierno?”, se preguntó el Instituto IERAL, de la Fundación Mediterránea, para encarar este estudio comparativo.
“En la comparación con Uruguay, se analizaron precios de 15 cortes de carne bovina nivel consumidor final (similares para ambos países) y se constató que, en julio de 2021, el precio medio era de USD 7,7 / kilo en Uruguay y de USD 7,2 / kilo en Argentina, es decir, en promedio, la carne argentina era 6,8% más barata que en Uruguay”. Incluso en mayo de este año la brecha de precios era de un “9% más barata en Argentina”.
La misma metodología se utilizó en la comparación con los “precios al consumidor de 13 cortes similares de carne bovina en Chile”. En este caso, “en julio 2021 el precio medio en el país trasandino era de USD 11,2 / kilo, mientras que en Argentina de USD 8,2 / kilo. Para el mes de referencia, la carne bovina era 26,6% más barata en Argentina que en Chile”. Además, “en mayo, la brecha de precios era de 27,8%, también a favor de Argentina”, determinó el análisis del IERAL.
Finalmente, “se realizó un relevamiento de precios on line en distintos supermercados de la región a comienzos de agosto para poder incorporar en la comparación a Brasil. “De este surge que el precio medio de la carne (muestra de 8 cortes) estaba cerca de los $1.000 / kilo en Brasil y Uruguay, un poco más barata en Argentina que en sus dos vecinos ($995 versus $ 1.039, y $1.021 respectivamente); y en el otro país de la región, Chile (que es importador de carne), el valor se acercaba más a los $1.200 / kilo”, según la equiparación de precios a moneda constante que realizó el instituto.
En síntesis, “los precios nivel consumidor de la carne bovina en Argentina siguen siendo los más bajos de la región, y no se observa que estuviesen desalineados, respecto de los valores que se estaban pagando en países vecinos, cuando el gobierno decidió cerrar exportaciones, por el contrario, los valores eran más bajos en Argentina”, afirmaron desde la Fundación.

EFECTOS DE UNA POLÍTICA A DESTIEMPO
“En cuanto a los efectos que ha tenido el cierre de exportaciones hasta la fecha se encuentra que: los volúmenes exportados se redujeron 45% y el aporte de divisas en USD 106 millones durante el mes de junio”. Esto, sin contemplar las caídas de julio y lo que va de agosto, que al margen de algunas excepciones que se fueron haciendo en cuanto a la morigeración de las medidas, se sabe que los números darán negativo.
Además, “el precio de la hacienda se deterioró un 8% medido en dólares entre mayo y julio, a diferencia de lo que sucedió en la región, donde se valorizó entre un 4% y 10%”, concluyó el informe. En tanto “los precios consumidor de carne bovina de julio estuvieron 0,7% por encima de los de mayo, medidos en términos reales, es decir, en estos dos primeros meses ‘post cierre’, los precios de la carne siguieron creciendo al ritmo de la inflación, incluso levemente por encima de ella (con una dinámica muy particular, subieron fuerte en junio, para bajar luego también fuerte en julio)”.
Nunca las medidas aisladas pueden arrojar resultados esperables o prever un comportamiento regular, si la economía en su conjunto no es abordada integralmente. “Resulta difícil anticipar cómo pueden seguir los precios que paga el consumidor ya que hay factores que empujan a la estabilización e incluso a una baja en términos reales: la debilidad estacional de la demanda o el re-direccionamiento de carne desde el mercado externo hacia el interno”. Incluso en sentido inverso; “los menores volúmenes que se están produciendo (los más bajos de los últimos 4 años); y la importante inyección de pesos que empieza a realizar el gobierno para estimular la economía previo a las elecciones”, analizó el IERAL.

Publicidad