8 de septiembre de 2021 11:46 AM
Imprimir

Exportan miel desde Catriel hacia Alemania y también podría llegar a Japón

Productores de la ciudad petrolera lograron exportar 100 mil kilos a Europa. Se concretó luego de una alianza con una exportadora con base en el Alto Valle.

De la agreste flora catrielense nace una miel que se degusta en la región y también en Alemania. Semanas atrás, la Asociación Apícola Norte de la Patagonia aportó cuatro contenedores de miel de Catriel que Grúas San Blas exportó al país europeo.

Alrededor de la mitad de producto fue elaborado por Monte Austral, una firma familiar que con apoyo provincial y municipal que logró un gran desarrollo en los últimos años. 

Oscar Ford, dueño de Monte Austral junto a su pareja Patricia Coronado, es presidente de la Asociación que se gestó en 2013 y logró la personería jurídica en 2015.

Oscar, tercera generación de apicultores en Catriel, contó que la mayoría de las hectáreas que hoy están en producción entre Valle Verde y Colonia Ovejero, estaban abandonadas cuando el proyecto de la asociación comenzó a tomar forma. 

“La Asociación comenzó a funcionar en 2013 con un grupo de apicultores que teníamos una necesidad en común. Nos fuimos formando, fue un proceso de aprendizaje y crecimiento. Hoy están en producción muchas muchas chacras que estaban abandonadas”, contó el emprendedor.


El municipio, con el proyecto de diversificación productiva, le entregó un terreno en el parque industrial donde funcionará una sala de extracción para todos los apicultores que forman parte de la agrupación. Además, Ford compró un terreno que también tendrá la misma finalidad. 


El emprendedor detalló que tanto él como el resto de los productores recibieron apoyo estatal para el desarrollo de la actividad. “También aprovecho para agradecer a los dueños de las chacras que nos dejan poner las colmenas, ellos se benefician con el polen que generan las abejas y a nosotros nos dejan realizar nuestra actividad” , indicó. 

El logro de la exportación a Europa concluyó luego de un intenso trabajo y negociaciones con la firma Grúas San Blas.
Es que la miel de la región no despierta interés en las grandes empresas por la baja producción y la calidad que no siempre es la que exigen los controles de calidad.

En este sentido, Ford precisó que se hicieron todos los análisis y la miel que se produce en Catriel “es de gran calidad”.
 “Hicimos una alianza comercial y nos vamos posicionando en el mercado exterior con un producto de calidad. Nuestra miel está libre de plaguicidas, glifosatos, y de metales pesados. Teníamos miedo porque como estamos en una zona petrolera habían algunos temores pero  los análisis nos dio libre de todo. No tienen ningún grado de contaminación”.

Si bien la pandemia generó una gran crisis en el sector, de a poco la actividad se está reactivando. El propósito de la Asociación es fortalecer la producción y trabajar sobre subproductos como la cera, propóleos y polen, entre otros. 

“El impacto ambiental que tiene la apicultura es muy importante. Sin las abejas es muy complejo el desarrollo de la actividad frutihortícola y ganadera. Donde pasa la abeja hay vida , la polinización es la fecundación de las semillas que van a dar frutos el día de mañana”, explicó sobre el gran rol que realizan las abejas en el ecosistema   
Además, Ford detalló que la apicultura “es un proyecto de vida”.

“Generalmente la persona que se dedica a las abejas es para siempre. Es un proyecto de vida más allá de lo económico. No es una actividad para llenarse de plata como otras actividades pero genera un gran arraigo, porque donde pone sus colmenas se queda toda la vida”, cerró.   

La miel que se exportó a Alemania.

Próxima estación ¿Japón?


Días atrás desde la asociación se logró enviar una muestra a Japón que analizará el producto para definir si se abre un nuevo canal de comercialización al país asiático. Esto genera una gran expectativa entre los emprendedores de Catriel porque se trata de un nicho más que rentable.

“Enviaron una muestra a Japón y es muy probable que podamos abrir un nicho comercial allí”, señaló Ford.

Uno de los principales escollos en la región es la dificultad de producción a gran escala por las condiciones climáticas y la flora autóctona.

No es como en otras regiones del país como Entre Ríos o Corrientes que producen grandes cantidades y son los principales lugares donde se busca la miel para exportar.

Sin embargo, los apicultores locales lograron juntar cuatro contenedores que significan 100 mil kilos de miel.

Publicidad