16 de septiembre de 2021 10:03 AM
Imprimir

Maíz: resultados que revelan la importancia de una buena siembra

Una buena implantación del maíz resulta fundamental para aspirar a un buen arranque del cultivo. Cualquier fallo en la siembra, principalmente atribuido a una distribución despareja dentro de la línea de siembra (desuniformidad espacial) o una profundidad de siembra irregular que haga la emergencia sea desincronizada (desuniformidad temporal), tendrá como resultado plantas dominantes (más grandes y vigorosas) y plantas […]

Una buena implantación del maíz resulta fundamental para aspirar a un buen arranque del cultivoCualquier fallo en la siembra, principalmente atribuido a una distribución despareja dentro de la línea de siembra (desuniformidad espacial) o una profundidad de siembra irregular que haga la emergencia sea desincronizada (desuniformidad temporal), tendrá como resultado plantas dominantes (más grandes y vigorosas) y plantas dominadas (más pequeñas y menos vigorosas).

Si bien cada planta dominante rinde algo más que una normal, cada planta dominada produce menos sin compensar el aumento de la dominante. El resultado final es la pérdida de rendimiento del cultivo desuniforme, comparado con uno correctamente implantado.

Con el objetivo de cuantificar el impacto de la desuniformidad espacial, temporal y su combinación, en la empresa Okandu realizamos ensayos en microparcelas durante tres campañas en el sudeste de Córdoba. Para ello, planteamos diferentes tratamientos que incluían:

  • Un testigo uniformemente implantado
  • 2 niveles de desuniformidad espacial
  • 2 niveles de desuniformidad temporal
  • La combinación de desuniformidad temporal y espacial en simultáneo

Los resultados de los tres años promediados y expresados como rendimiento relativo (siendo 100 la situación bien implantada) se muestran el gráfico siguiente.

Impacto de la desuniformidad espacial, temporal y su combinación en el rendimiento relativo de maíz. Promedio de 3 años, campañas 18/19, 19/20 y 20/21
Impacto de la desuniformidad espacial, temporal y su combinación en el rendimiento relativo de maíz. Promedio de 3 años, campañas 18/19, 19/20 y 20/21

La desuniformidad temporal produjo pérdidas de rendimiento respecto al testigo bien implantado de 10 a 13% según el grado de desuniformidad evaluado. La desuniformidad espacial produjo pérdidas de rendimiento de 10 a 11%; en tanto, que la combinación de ambas desuniformidades produjo una pérdida relativa de rendimientos del 18% en el promedio de los tres años evaluados.

Los resultados muestran claramente la importancia de una buena siembra que asegura una implantación pareja y uniforme tanto en su distribución espacial como en la temporal. Prestar atención a la regulación de la sembradora y a la tarea de siembra propiamente dicha nos evita pérdidas de rendimiento por una deficiente implantación.

El autor es director de Okandu

Santiago Lorenzatti

Fuente: La Nacion

Publicidad