18 de septiembre de 2021 12:18 PM
Imprimir

Españoles demuestran que la vacunación oral protege de paratuberculosis a animales

Investigadores del Departamento de Sanidad Animal de Neiker han mostrado en un estudio que la vacunación oral protege frente a la paratuberculosis a través de la activación de los neutrófilos

Mycobacterium avium subsp. paratuberculosis (Map) es el agente causal de la paratuberculosis (PTB), una enteritis granulomatosa que afecta frecuentemente a rumiantes y que provoca grandes pérdidas principalmente en el sector lechero.

Las vacunas actuales han mostrado ser un método efectivo para controlar la enfermedad con un coste económico reducido. Además, en algunos casos, han mostrado efectos beneficiosos no específicos frente a otras patologías, sugiriendo la existencia de inmunidad aprendida.

El problema de estas vacunas es la interferencia con las pruebas oficiales de diagnóstico que se realizan dentro de los programas de erradicación de la tuberculosis bovina, lo que hace que no esté permitido su uso en ganado bovino.

Algunos estudios han mostrado que la vacunación a través de la vía oral puede ser una estrategia prometedora para evitar dicha interferencia. A pesar de que Map se transmite mayoritariamente a través de la vía fecal-oral, la vacunación oral frente a la PTB apenas ha sido estudiada.

Por ello, desde el Departamento de Sanidad Animal del Instituto Vasco de Investigación y Desarrollo Agrario(NEIKER) han comparado en un estudio la vacunación oral con varios tipos de vacunas (micobacterianas y no micobacterianas) con una vacuna comercial administrada por vía subcutánea.

“Estudiamos el efecto protector de estas vacunas en el modelo de PTB en conejo y su capacidad de activar y entrenar a los neutrófilos. Observamos que la vacunación oral era capaz de aumentar la producción de IgA y la expresión de la citoquina IL-4, indicando la activación de la inmunidad de mucosas”, señalan los investigadores.

Además, explican, mecanismos antimicrobianos de los neutrófilos, como la fagocitosis y la capacidad de liberar trampas extracelulares también veían sus niveles de actividad incrementados por la vacunación cuando se enfrentaban a Map o a otros patógenos en ensayos ex vivo 2, indicando la existencia de inmunidad aprendida.

“Nuestros datos muestran que la vacunación oral puede estimular la actividad de los neutrófilos, además de activar la respuesta inmunológica adaptativa, y que ambas respuestas se correlacionan con la protección”, defienden los investigadores.

Publicidad