22 de septiembre de 2021 10:35 AM
Imprimir

Discrepan en Estados Unidos y China respecto a la situación que prevalece ante la Fiebre Porcina Africana

Los reportes de las autoridades en China hacen referencia a una disminución en los brotes de FPA, así como una recuperación en su hato porcino en general, en el USDA estiman que no es suficiente para satisfacer la demanda, e incluso prevén una reducción en su censo porcino.

De acuerdo con la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE), este año China apenas ha reportado 12 casos de Fiebre Porcina Africana (FPA), una baja considerable sobre los 105 contabilizados en 2018 cuando se introdujo el virus en su territorio.


Según información oficial del gobierno chino,
 hasta junio el hato de vientres se ubicó en 45.6 millones de animales, lo que representa un incremento de 102% sobre lo registrado en 2017, por su parte la población total de cerdos hizo lo propio con un alza de 99.4%, alcanzando 439 millones de cabezas


Estimaciones del Banco Asiático de Desarrollo reportaron que durante la parte más severa de la crisis de la FPA en China, la porcicultura nacional pudo registrar una pérdida que varió de entre 50,000 y 120,000 millones de dólares


Pese a esto, en el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) proyectaron que al cierre de este año, el censo porcino de este país se contraerá 5% a causa de dificultades para la repoblación de las granjas, así como un menor inventario de lechones.


Estas problemáticas se mantendrían hasta el próximo año, por lo que se espera que al finalizar 2022 la producción de carne de cerdo muestre una reducción interanual de 14.4%, con lo que quedaría en 41.5 millones de toneladas. 


La demanda local de este alimento ascendería a los 46.5 millones de toneladas, considerablemente menor a los 52 millones t. previstos para 2021, sin embargo, continuaría superando la oferta, por lo que las importaciones serían claves para satisfacer el consumo.


En este sentido, el USDA estimó que las compras al extranjero por parte de China cifrarían un monto similar a 5.1 millones de toneladas en 2022, situación que se vería impulsada por un incremento en las transacciones realizadas a través de plataformas digitales.

Fuente:

Publicidad