23 de septiembre de 2021 18:20 PM
Imprimir

El Ministerio de Agricultura certificó un papelón histórico: Para mostrar que hay gestión, informó como actual un embarque récord de frutas realizado un mes atrás

Nos toman el pelo, a los ciudadanos y al periodismo. El Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca difundió este miércoles la noticia de que se había certificado un “embarque histórico de cítricos argentinos”. En el informe, que claramente intenta mostrar una gestión activa por parte del gobierno nacional, en una estrategia que apunta claramente a tratar […]

Nos toman el pelo, a los ciudadanos y al periodismo.

El Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca difundió este miércoles la noticia de que se había certificado un “embarque histórico de cítricos argentinos”. En el informe, que claramente intenta mostrar una gestión activa por parte del gobierno nacional, en una estrategia que apunta claramente a tratar de remontar el resultado adverso de las elecciones, el flamante ministro Julián Domínguez reflexiona después de dar la buena noticia: “La salida de estos productos regionales constituye un nuevo hito para nuestras exportaciones de fruta fresca cítrica, siento un gran orgullo por nuestros productores”.

El hito, en realidad, es que nos han comenzado a tomar de tontos. Sin precisar fechas, la información oficial destaca que el barco partió hacia la Unión Europea y la Federación Rusa cargado con 12.260 pallets (o 13.634 toneladas) de fruta fresca argentina (limones, mandarinas y naranjas, más pera y nueces) desde el Puerto de Campana. El rol aquí de la cartera agropecuaria era certificar la sanidad de los productos.

La gacetilla viene acompañada de varias fotografías que muestran la magnitud del operativo de carga y el lustroso casco azul del enorme buque refrigerado, que se ocuparía de trasladar esa gran cantidad de fruta en buenas condiciones hacia los mercados. Había pallets que iban directamente en la bodega y otros en contenedores sobre la cubierta.

Lo que nunca informó el Estado fue el nombre del portentoso buque carguero. Tenía sus razones para hacerlo, porque esa exportación sucedió hace más de un mes. El Cool Eagle, tal es el nombre del navío, fue cargando en la terminal Euroamérica del Puerto de Campana entre el entre el 14 y el 21 de agosto de 2021.

Ahora ese barco, en este mismo momento, está en el puerto de San Petesburgo, en Rusia, donde arribó proveniente de Veracruz, en México. En cualquier página dedicada al intenso tráfico marítimo puede verse su posicionamiento.

Pasaron más de treinta días desde que dejó las costas argentinas. La fruta que llevaba hace rato que se descargó y ya debe haber sido disfrutada por consumidores europeos y rusos. Todo salió muy bien. Incluso la temporada de exportación desde el Puerto de Campana ya se ha dado por concluida.

El Ministerio de Agricultura ha certificado un papelón récord: presentan como una noticia novedosa un hecho sucedido hace un mes. No es “fake news” porque no se trata de un hecho falso. Se trata simplemente de una avivada para generar sensaciones equivocadas en la gente: una “chantada news”.

A mediados de agosto, de todos modos, fue todo un acontecimiento que el Cool Eagle, surcando las marrones aguas del Río Paraná, llegara hasta Campana. Y no era para menos, porque el buque “es el más grande que se ha construido y que opera hoy en el mercado mundial, ya que puede cargar 12.500 pallets distribuidos 8000 bajo cubierta en cinco bodegas y unos 250 contenedores sobre cubierta”, según explicaba una noticia publicada en un suplemento del diario El Cronista el 17 de agosto pasado, es decir en pleno proceso de carga. El buque tiene bandera de Panamá y fue construido en 2021. Ese, el del mes pasado, era el tercer viaje que hacía.

“Estamos acompañando a la gente de Euroamérica y al intendente de Campana Sebastián Abella en este hecho que podemos considerar histórico por el tipo de buque, por sus características y por lo que está demostrando durante la operación de estiba”, declaró en aquel momento Leonardo Cabrera, el subsecretario de Puertos, Vías Navegables y Marina Mercante de la Nación. En ese momento sí se trataba de una noticia histórica. El intendente de Campana, Sebastián Abella, también fue parte de los festejos.

La llegada de semejante buque al país, y no está carga reinventada ahora por las autoridades del Ministerio de Agricultura necesitadas de buena prensa, tampoco puede ser considerada rigurosamente como un éxito. Más bien, su venida al país -que resultó costosa para los exportadores-, se originó en la actual “crisis de los contenedores”, en especial los refrigerados, que afectan tanto a los exportadores de frutas como a los de otros alimentos.

Fuente: Bichos de Campo

Publicidad