25 de septiembre de 2021 10:57 AM
Imprimir

Crece la polémica por el tomate: el Ceo de una multinacional del agro cruzó al chef Damián Betular

El sector agropecuario está en guardia ante los dichos del chef de Bake Off, Damián Betular, quien en un comienzo criticó el uso de agroquímicos en la producción de tomate ya que hacían variar el sabor y luego habló de “agrotóxicos”. Ante esto, varios referentes del sector salieron a responderle. Ahora, también lo hizo Antonio Aracre, director […]

El sector agropecuario está en guardia ante los dichos del chef de Bake Off, Damián Betular, quien en un comienzo criticó el uso de agroquímicos en la producción de tomate ya que hacían variar el sabor y luego habló de “agrotóxicos”.

Ante esto, varios referentes del sector salieron a responderle. Ahora, también lo hizo Antonio Aracre, director general de Syngenta para Latinoamérica Sur.

“El sabor o el aroma de los tomates tiene que ver con sus características genéticas y no con la forma en qué se los produce”, apuntó. 

El ejecutivo de la multinacional explicó que las plantas, como cualquier ser vivo, se enferman y los profesionales agronómicos recetan fitosanitarios para preservarlos del ataque de insectos, hongos o la proliferación de malezas que le quitan potencial y vigor a las plantas.

“Creo que de comer sanos se trata, deberíamos pensar en el uso excesivo de azúcar en la incidencia de diabetes o de la sal en la incidencia de la hipertensión”, agregó.

Pero no se quedó con la respuesta en las redes. Este jueves estuvo en un programa “Altavoz” de la TV Publica defendiendo el actual sistema de producción agropecuario en un debate que tuvo personas con posiciones antagónicos.Play VideoCrece la polémica por el tomate: el Ceo de una multinacional del agro cruzó al chef Damián Betular

“Los agroquímicos están sujetos a por lo menos 10 años de estudios por las agencias regulatorias más prestigiosas del mundo, no solo hablo del Senasa, que es una prestigiosa institución, sino también de Europa y de Estados Unidos, las mismas que aprueban las vacunas que usamos para la pandemia. Si no existieran las tecnologías para el agro, como la biotecnología y los fitosanitarios, probablemente sería algo similar en materia de la hambruna que tendríamos hoy en el mundo a lo que afrontamos cuando afrontamos una pandemia sin vacunas”, dijo.

Acto seguido, explicó que Argentina tiene un problema y una oportunidad. “Recurrentemente entramos en crisis económicas en Argentina, con desocupación, con inflación, con pobreza creciente, y porque no tenemos dólares. O sea, Argentina es una economía bimonetaria, necesita dólares para funcionar por lo que necesita exportar. Es uno de pocos países del mundo que teniendo la posibilidad de generar trabajo, de generar exportaciones, de traer otros productos para qué otras industrias puedan generar ese trabajo, nos cuestionamos si está industria es viable o no”, agregó.

Uno de los jovenes que participaba del programa le consultó por qué en Europa está cada vez más tendiendo hacia la reducción y la prohibición del uso de diferentes agroquímicos que por ejemplo en Argentina se utilizan y su respuesta fue tajante.

“En Europa hay una gran cantidad de países que les cuesta ponerse de acuerdo. Hay países que tienen una cultura más agrícola y hay otros países que tienen la cultura menos agrícolas y toman decisiones políticas, no científicas. Las decisiones de dejar un producto no se toman por cuestiones sanitarias y por cuestiones científicas, sino se toma por la presión social de que hay determinadas cosas que no quieren seguir utilizando”, aclaró.

En este sentido, sostuvo que en Europa no se permite sembrar productos transgénicos pero importa todos los años soja transgénica de Argentina y de Brasil.

Con respecto al modelo de la Agroecología, Aracre remarcó que los rindes se caen a la mitad. “Si fuera potable la agroecología, por qué el productor no lo abraza. El productor es racional. Invertir en tecnología no es barato y el productor tiene una rentabilidad finita. Si invierte en tecnología, es porque sabe que le redunda en la producción que tiene sino, no lo invertiría”.

Fuente: Clarin

Publicidad