6 de diciembre de 2009 16:38 PM
Imprimir

La AFIP investiga venta de caballos de polo y turf

La Administración Federal de Ingresos Públicos puso bajo la lupa la comercialización de caballos de polo y turf, por irregularidades en las declaraciones juradas del impuesto a las Ganancias y sobre los Bienes Personales, que implicarían un perjuicio fiscal del orden de u$s1.225.000.

El ente explicó que se trata de "un negocio que mueve millones y que se encuentra rodeado por una trama de informalidad, falta de registración de operaciones, evasión de impuestos y movimientos de divisas, que concentran la atención de los investigadores".

El organismo recaudador precisó a través de un comunicado que las investigaciones "involucran a toda la cadena de venta".

"Sólo en ese grupo, el perjuicio fiscal por ausencia o falsedad en las declaraciones juradas de los Impuestos a las Ganancias y a los Bienes Personales (vencidas a mayo de 2009)sería de casi 1.225.000 dólares", estimó.

Al respecto, detalló que en un análisis de las declaraciones juradas de los propietarios y criadores, en los que se evaluó si los ingresos declarados son acordes a los niveles de vida y gastos que estas personas exhiben, se identificaron 144 sujetos que realizaron operaciones por montos superiores a los 20.000 dólares.

"De la investigación surgió que 108 se encontraban inscriptos en el Impuesto a las Ganancias; pero de ellos, 38 (36 por ciento) no habían presentado la declaración jurada", señaló.

Por otra parte, la Aduana implementó mecanismos de control en cada uno de los pasos de la cadena de exportación de pura sangre para polo o turf.

El ente indicó que entre enero y octubre de este año se exportaron caballos de pura sangre para polo o turf por 18,3 millones de dólares, y que se detectó que "el 21 por ciento de las operaciones se registran a precios inferiores a los estipulados en los valores de referencia".

"Los valores criterio o de referencia responden a mecanismos preventivos para combatir la declaración incorrecta de los precios de las mercaderías que se exportan. Si bien, desde su implementación se logró un acercamiento entre el valor real de los equinos y el monto que los exportadores declaran, hay operaciones que se realizan por debajo de los montos publicados por la Dirección General de Aduanas", remarcó.

La AFIP señaló que los valores de referencia contemplan diferentes características del ejemplar, como por ejemplo su edad, performance, particularidades de la raza y premios importantes que hayan ganado.

En este sentido, el ente puntualizó que estas cifras, en el caso de los caballos de polo, parten de los 5.000 dólares (para los que participan en competencias inferiores), y llegan a los 15.000 dólares para los de alta competencia.

"Hay que tener en cuenta que los precios de referencia siempre son mínimos y no topes", aclaró.

La AFIP subrayó el trabajo unificado con las aduanas de otros países, y calificó de "vital" ese intercambio de datos porque permite cerrar el círculo.

La Aduana pidió información a sus pares de Francia, Inglaterra, Estados Unidos, Marruecos y Alemania, y dijo que el tiempo mínimo de espera de la documentación de retorno es de 6 meses, llegando en algunos casos a tardar 2 años en responderse un expediente.

"La mayoría de las investigaciones iniciadas en 2007, que contemplan todo el circuito de venta, aún se están procesando y cada día se pueden abrir más caminos por donde indagar", advirtió.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *