9 de octubre de 2021 10:35 AM
Imprimir

Buscadores de setas: dónde encontrar el mejor fruto del otoño en Salamanca

La provincia cuenta con siete zonas acotadas, aunque senderos, prados y pinares repartidos por todo el territorio también ofrecen alternativas para recoger hongos

Cada vez es más habitual ver gente paseando por cualquier rincón de la provincia cesta en el brazo y mirando insistentemente al suelo. La recolección de setas ha experimentado tal auge en los últimos años que Salamanca ha pasado de ser un espacio de libre recogida a tener más de 67.000 hectáreas acotadas. El clima, propicio para encinares, rebollares, alcornocales, pinares y bosques de ribera han creado el hábitat ideal para la reproducción de hongos.

Salamanca cuenta con siete zonas acotadas con la novedad de que se acaba de declarar el Parque Micológico “Sierras de Francia, Béjar, Quilamas y El Rebollar”. Un espacio acotado que incluye 44 municipios con una superficie de 57.804 hectáreas que incluyen 99 montes. Una zona acotada, que necesita permiso de recolección igual que antes de declararse parque.

Boletus (2)
Boletus 

La otra gran zona acotada de la provincia está ubicada al norte, en Valdelosa, Santiz y Palacios del Arzobispo. Un territorio lleno de alcornocales que incluye otras 10.000 hectáreas que se estrena esta temporada como zona restringida para la recogida de setas.

En estos espacios, los recolectores pueden disfrutar de la “amanita de los césares” (Amanita caesarea) de intensos naranja y amarillo, el “rebozuelo” o “chantarela” (Cantharellus cibarius) los buscadísimos “boletos” o, como los llaman en la sierra, “seta de roble” y “seta de castaño” (Boletus edulis y Boletus pinophilus), también presentes en pinares. En las zonas de encina y alcornoque se pueden encontrar también los “parasoles” (Macrolepiota procera), el Boletus aereus o las “criadillas de tierra”. Otra especie es el “gurumelo” (Amanita ponderosa), que sube por el oeste peninsular hasta Salamanca.

¿Dónde puedo recolectar setas si no estoy en una zona acotada?

Si no quieres tener que pagar un coto para recoger setas, también puedes buscar en otros puntos de la provincia que son libres. De hecho, las setas salen en cualquier lugar, así que solo tienes que calzarte bien, coger una cesta y caminar. Pero si necesitas alguna pista, has de saber que en los prados, donde hay ganado bovino y ovino y en las cunetas de los caminos de cualquier pueblo pueden encontrarse setas tan apreciadas como las “setas de cardo” (Pleurotuseryngii) y una variedad conocida como “seta de caña” o de “cañaleja”. Ambas excelentes comestibles por su suavidad y finura. También se pueden recolectar el champiñón, aunque deberás tener cuidado porque hay especies con las que los puedes confundir que son dañinas. El conocido como el “Pan de pueblo” (Leucopaxillus lepistoides) y el “pedo de lobo gigante” (Langermania gigantea), de gran tamaño también puede encontrarse en estos terrenos.

Seta de cardo
Seta de cardo 

Por otra parte, en las zonas fluviales donde hay chopos  y otros árboles aparece en tocones la “seta de chopo”, excelente comestible que suele crecer en grupos y, bajo los pinos crece el famoso “níscalo” (Lactarius deliciosus), fuerte de sabor, con tonos óxidos y una de las setas más buscadas por los recolectores.

Si quieres iniciarte en esto de la recolección de setas, puedes acudir a profesionales. En la Sociedad Micológica “Lazarillo” acaban de retomar sus encuentros presenciales de los lunes. Se trata de reuniones abiertas en las que se realizan actividades de todo tipo como charlas, análisis de especies y planificación de actividades al aire libre o la exposición de setas y hongos. Allí además pueden explicarte qué setas has recogido y si son comestibles o no. El horario en el que están es de 20.00 a 21.30 horas en el CMI Trujillo.

Impulso turístico

La Diputación de Salamanca se ha marcado como objetivo convertir la provincia en un referente micológico que una este recurso a los que ya tienen las zonas seteras para atraer turismo y personas interesadas en la micología. Así, tras la declaración de parque micológico, ya ha organizado las I Jornadas Micologícas de la provincia de Salamanca con siete citas repartidas entre las zonas acotadas para realizar actividades como salidas para la recolección, charlas y degustaciones.

Tarifas zonas acotadas

En el Parque Micológico la tarifa es de 5 euros para el permiso de dos días, mientras que el de temporada va desde los 5 euros para el permiso recreativo local a los 400 para el permiso comercial general.

Por su parte, en el Acotado Ribera de Cañedo el precio es de 15 euros para la modalidad recreativo general de un día, 10 euros para el permiso turístico especial de dos días y para la temporada va desde los 5 euros para el recreativo local a los 50 del comercial vinculado.

Publicidad