16 de octubre de 2021 10:50 AM
Imprimir

El fracaso de la cosecha de colza en Canadá catapultó el precio del aceite de girasol

La sequía afectó al principal exportador mundial de la oleaginosa y se alteró todo el mercado

El girasol disponible se paga $51.000 por tonelada vs $34.000 de la soja. Para la época de la próxima cosecha se ofrecen más de US$400.

¿Cuáles son las causas de la firmeza de la oleaginosa? Sebastián Olivero, de la corredora StoneX, dice que “el mercado mundial de aceites está muy firme por el fracaso de la cosecha de colza en Canadá, el principal exportador, que cayó de 19 a 13 millones de toneladas en la última campaña por la sequía.

Además, el ciclo 2020/21 de girasol en el mar Negro también fue pobre por la seca: entre Rusia y Ucrania cosecharon 27 mill./t vs 32 de la previa. Carlos Pouiller, de AZ Group, agrega otro elemento alcista: el encarecimiento de la energía en el mundo por la reactivación pospandemia, que se enfrenta con una oferta limitada y que generó subas en los precios del petróleo y del gas, lo que aumenta la demanda por los biocombustibles.

Este fenómeno repercute positivamente en el precio de los aceites. El derivado del girasol subió US$250 por tonelada en los últimos 45 días en el mercado de Rótterdam, hasta los US$1500 CIF. En tanto, el FOB puertos argentinos siguió la misma tendencia, lo que se trasladó a la capacidad de pago de la industria y a los precios locales.

Entre los elementos que podrían llevar cierta tranquilidad al mercado próximamente hay que considerar que “la cosecha de girasol 2021/22 en los países del mar Negro y de Europa puede recuperarse”, según Pouiller.

Por otro lado, en la Argentina se espera un aumento del área por sembrar en la región central, que podría dar lugar a una cosecha cercana a los 4 mill./t en vez de los 3,5 de la previa, según la visión de Olivero.

En el contexto descripto, con precios atractivos a cosecha, se deberían tomar coberturas. Por ejemplo, en los puertos del sur se pueden conseguir forwards de US$400 por tonelada más bonificaciones, que son valores históricamente muy altos.

Ante ello, Olivero aconseja ir vendiendo por lo menos un 30% de la producción esperada. Pouiller coincide: “Los productores deberían aprovechar los valores de hasta US$460, si se suman bonificaciones y premios, que ofrece la industria para la mercadería nueva, para cubrir los costos por lo menos”. Advierte que “el escenario mundial de 2021 no es el mismo que el del año pasado” y que “hay riesgos de regulación de precios en la medida que el Gobierno siga utilizando controles para evitar aumentos de la inflación.

Carlos Marin Moreno

Fuente: La Nacion

Publicidad