17 de octubre de 2021 11:59 AM
Imprimir

Eugenio Simonetti: “Están buscando un enemigo y el sector no quiere pelear”

Para el presidente de la Sociedad Rural de Tres Arroyos, las restricciones del Gobierno no surten el efecto que buscan las autoridades pero afectan al campo; Germán Fazio, de Dolores, destacó el triunfo de la oposición en las últimas PASO

Germán Fazio, productor rural de Dolores, describió una actualidad difícil para el sector agropecuario, sobre todo en esa región, donde en el inicio del segundo semestre afrontaron fuertes inundaciones. “Hay muchos desmanejos y la situación es caótica”, aseguró a LA NACION sobre cierta falta de atención desde las áreas de gobierno bonaerense que deben atender la cuestión.

También expresidente de la Sociedad Rural de Dolores, este veterinario de 74 años y larga tradición en la actividad se muestra muy crítico del Gobierno, al que no duda en calificar como “malo y sin gestión”.

“Es peor la falta de Gobierno que alguna mala decisión que pueda tomar”, apuntó. Citó la aparición en escena del nuevo ministro de Agricultura y Ganadería, Julián Domínguez, como más de lo mismo. “Dicen una cosa pero después hacen otra distinta”, afirmó y recordó el perjuicio reciente que significó el cierre de la exportación de carne, que por ejemplo afectó la venta a China, el mayor comprador.

“Para nada lograron que la medida tenga un beneficio puertas adentro del país sino todo lo contrario: no ingresan divisas al país, que necesita y mucha, y tampoco lograron el objetivo de bajar el precio de la carne, porque se trata de un producto que no se consume en la Argentina”, dijo.

Recordó que, mientras la política está sumergida entre campaña y elecciones, “el campo sigue trabajando”.

“Aquí no hay magia: el productor y el gaucho invierte todo lo que genera, de acá no se llevan los dólares a otro lado sino que si hay renta se vuelca en producción”, explicó.

Zona de cría de ganado por excelencia, insistió que el productor no cambia a mitad de camino sino que enfrenta un proceso largo y de mucho tiempo, hasta que cada animal va al mercado.

“Lo más positivo de la última elección es el triunfo de la oposición”, insistió Fazio. Consideró que si el resultado se repite en noviembre “quizás entonces, también con una oposición seria y confiable, aparezcan los cambios que necesitamos, que en principio deberían ser hacia una apertura al diálogo con los distintos sectores”.

“Hay que revisar hacia dónde vamos y atender la situación de los productores, que la estamos pasando mal”, dijo.

Más críticas

Por su parte, a la espera de lo que resulte de la próxima elección dentro de un mes, Eugenio Simonetti, presidente de la Sociedad Rural de Tres Arroyos, es crítico del gobierno nacional y aseguró que “no tiene mucho sentido lo que están haciendo” en la relación con el campo.

“Están buscando un enemigo y el sector no quiere pelear, antes de las elecciones no hará nada”, arriesgó. Marcó como disparadores de conflicto primero las restricciones para la exportación de carne vacuna y, más reciente, las limitaciones que se impusieron para la venta y envío de maíz a otros países.

“Todos los días buscan algo para que el sector reaccione, y desde mi punto de vista no hay que reaccionar”, dijo.

Sobre esas medidas recientes y de impacto directo sobre el productor rural remarcó que el freno a las exportaciones de carne “no sirvió para nada”. Ahora, con las del maíz, dijo que se está frente a “otro disparate”.

En el sector destacan que 7 de 10 dólares que ingresan al país los aporta el campo
En el sector destacan que 7 de 10 dólares que ingresan al país los aporta el campo

“Nunca hemos producido tanto maíz como este año pasado y estamos en vías de producir mucho más”, dijo Simonetti. “Si cortan la exportación, de dónde les va a entrar plata para pagar los sueldos de ellos mismos”, se preguntó. Recordó que 7 de cada 10 dólares que ingresan al país son por el campo.

Escenario

En su opinión, que aclaró que es a título personal, consideró que son medidas “electoralistas” y siente que en el actual gobierno “se acuerdan del 2008 (conflicto con el campo) y siguen molestos. Tienen que evolucionar, pensar en el futuro”, les recomendó el directivo.

Lamentó las consecuencias económicas que sufren en medio del contexto económico, las retenciones, la situación cambiaria. Contó que perciben menos de 70 pesos por cada dólar por exportación de soja. “¿Qué hacen con la diferencia”?, preguntó sobre ese más de 50 por ciento entre lo percibido y la cotización del dólar billete.

Sobre la llegada de Julián Domínguez al ministerio de Agricultura y Ganadería fue muy cauto. “Es capaz, formal, tiene conocimiento y más poder que Basterra (su antecesor) y es más escuchado, pero juega para el equipo”, lo describió.

Por otro lado, cuestionó las políticas de dádiva pero sí entendió que se gobierne y asista a los sectores más carenciados. “Del que se olvidan es del tipo común, el que se levanta temprano y va a laburar a la fábrica o el campo, de ese ni se acuerdan”, afirmó el directivo.

Darío Palavecino

Fuente: La Nacion

Publicidad