21 de octubre de 2021 22:52 PM
Imprimir

Crisis de la carne en Brasil: el duro impacto del cepo de exportación que impuso China

El gigante asiático sigue posponiendo levantar el veto a carne brasileña tras dos casos del mal de las vacas locas a comienzos de septiembre. Qué está pasando en el mercado doméstico y qué habilitó la ministra de Agricultura y Ganadería, que pide viajar a Beijing.

Brasil sigue sin poder exportarle carne vacuna a China, porque el gigante asiático se resiste a levantar el veto que impuso a la entrada de carne brasileña por dos casos atípicos de la enfermedad de las vacas locas confirmados el 4 de septiembre en Minas Gerais y Mato Grosso.

el veto, que inicialmente era de 45 días y  sigue protocolos comerciales existentes entre los dos países, está teniendo implicancias a todo nivel, más por su prolongación.

Bloomberg

La buena noticia para los consumidores brasileños es que en el mercado doméstico, bajó el precio de la carne. constató Folha. Sin China y con un mercado interno sin poder adquisitivo, el kilo de carne cayó a R$ 19,18 en el mercado mayorista del Gran San Pablo, el valor más bajo desde febrero. 

Por otra parte, el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Abastecimiento habilitó ayer a los frigoríficos que tienen licencia para exportar carne vacuna a China a que suspendan cualquier nueva producción para ese país, citó OGlobo. 

Pero el mismo día, la ministra de esa cartera, Tereza Cristina, le ofreció a China viajar a Beijing para gestionar presencialmente la retirada de la suspensión de ventas de carne. Cristina le envió una carta al ministro jefe de la Administración General de Aduanas de China (GACC) y se puso a disposición para viajar.PUBLICIDAD

La ministra brasileña de Agricultura, Ganadería y Abastecimiento, Tereza Cristina – Archivo

Según Folha, China y la ganadería brasileña se están estudiando mutuamente antes de dar nuevos pasos. Los chinos, después de comprar 220.000 toneladas de carne vacuna brasileña entre agosto y septiembre, además de pagar precios elevados, todavía están evaluando el momento de volver.

Y la industria cárnica brasileña siente la ausencia del mayor socio comercial, sobre todo porque es el momento en que el ganado pasa al matadero.

QUÉ INFLUYE EN CHINA

Según Thiago Bernardino de Carvalho, investigador del Centro de Estudios Avanzados de Economía Aplicada (Cepea), los chinos no deberían tardar en volver al mercado. Se acerca el fin de año y las existencias acumuladas en los últimos meses no garantizan una demanda creciente en China que, aunque buscó mercados como Rusia y Argentina, sigue dependiendo de Brasil.

Aunque el investigador también opinó que en simultáneo hay que considerar nuevos factores en el mercado chino: como la menor evolución del PBI en el tercer trimestre, la crisis energética y posibles desajustes en la economía, provocados incluso por el gigante Evergrande, con problemas de liquidez.

¿Y EN BRASIL?

Del lado brasileño, éste es el peor momento de la ausencia de China. En esta época del año, más del 15% de los mataderos son de ganado confinado. El ganado necesita salir porque está listo para el sacrificio, y los gastos diarios con la alimentación afectan al flujo de caja del ganadero, eliminando las ganancias esperadas, explicó Carvalho a Folha.

“Si la salida de China se hubiera producido en un momento de pastoreo, la presión sobre los precios del ganado sería menor, ya que el animal seguiría en el campo”, aclaró.

La semana pasada, el kilo de ganado vivo terminó en R$ 266,80, el valor más bajo desde diciembre. Este lunes subió a R$ 267,80, pero sigue muy por debajo de los R$ 322 de la segunda quincena de julio.

Fuente: El Cronista

Publicidad