22 de octubre de 2021 00:02 AM
Imprimir

Perspectiva de producción avícola en la UE

El USDA informa que después de dos décadas de crecimiento, se espera que la producción de carne de pollo de la Unión Europea (UE) disminuya en casi 1 por ciento en 2021 debido a los brotes de influenza aviar altamente patógena y el impacto continuo de COVID-19 que llevó a un bloqueo en la mayoría de los países de la UE y temporalmente a cierre de hoteles, restaurantes y cafeterías institucionales (HRI).

Si bien la demanda de carne de pollo se vio menos afectada que otras carnes, el aumento del consumo en el hogar no reemplazó por completo la pérdida de ventas en los restaurantes. A diferencia de 2020, cuando los primeros brotes de COVID provocaron importantes interrupciones en la cadena de suministro, la mayoría de los mataderos de aves de corral de la UE lograron mantener a los trabajadores saludables en 2021.

Sin embargo, la producción en la mayoría de los países de la UE disminuyó. Polonia, que sigue siendo el mayor productor de pollo de la UE, y que representa casi el 20 por ciento de toda la producción de pollo de la UE, se vio particularmente afectada por los cierres en el sector de HRI. Antes del brote de COVID-19, el crecimiento de la producción de pollo polaco se debió principalmente a las exportaciones.

Aproximadamente el 50 por ciento de la producción de carne de pollo polaca se exporta. Gran parte de las exportaciones de Polonia a otros Estados miembros de la UE se destinan generalmente a los sectores de HRI. Dichas exportaciones también se vieron afectadas por los brotes de influenza aviar altamente patógena que provocaron el cierre de importantes mercados de exportación, incluidos Sudáfrica y China.

Incluso cuando la UE comienza a superar el COVID, los desafíos económicos en la mayor parte de Europa seguirán favoreciendo las fuentes de proteínas baratas. La preferencia de los consumidores por la carne de pollo podría impulsar cierto crecimiento en la demanda y producción de carne de pollo en 2022, aunque a tasas de crecimiento más lentas de lo estimado anteriormente.

Con un ciclo de producción corto de dos meses, la industria avícola de la UE puede reaccionar rápidamente a las circunstancias cambiantes del mercado, lo que a su vez puede obligar a realizar ajustes en este pronóstico. Se espera que el superávit comercial de carne de pollo de la UE disminuya en 2021, ya que se espera que la disminución de las exportaciones supere la disminución de las importaciones.

El cierre y clausura de los establecimientos de HRI en la mayoría de los países de la UE redujo la demanda de piezas de pollo importadas y económicas, que son especialmente populares en los restaurantes de bajo presupuesto. La demanda de la UE de importaciones de pollo del Reino Unido, Brasil, Tailandia y Ucrania disminuirá en 2021. Las importaciones del Reino Unido se verán afectadas por la implementación completa del Brexit y el establecimiento de inspecciones aduaneras y veterinarias a partir del 1 de enero de 2021.

Las importaciones de Ucrania también seguirán viéndose afectadas negativamente por los cambios de julio de 2019 en las cuotas de importación de aves de corral del Acuerdo de Libre Comercio Profundo y Completo (DCFTA) que cerró la laguna que permitía la exportación libre de aranceles de carne blanca con hueso. Siempre que no haya más bloqueos que afecten al sector HRI, la demanda de importación de carne de pollo de la UE debería reanudarse en 2022, aunque a niveles más bajos debido a la creciente disponibilidad de suministros económicos de Polonia.

Las menores exportaciones de pollo de la UE durante 2020 se debieron principalmente a las interrupciones del COVID-19 en la mayoría de los mercados de exportación de la UE, y a la prohibición de la carne de pollo holandesa, alemana y polaca debido a los brotes de influenza aviar altamente patógena. Se prevé que las exportaciones de carne de pollo de la UE crezcan en 2022 a medida que los países exportadores de la UE recuperen el estatus de libres de influenza aviar altamente patógena en los mercados clave de Asia y África subsahariana.
.
Si bien el consumo total de carne de la UE indudablemente disminuyó como resultado del COVID-19, la carne de pollo se vio relativamente menos afectada en comparación con la carne de res y cerdo, que generalmente son fuentes más caras de proteína animal. A medida que el mercado vuelva a la normalidad en los próximos meses, la mayoría de los analistas creen que se reanudará el crecimiento del consumo de carne de pollo en la UE.

Los datos de consumo muestran que las tasas de crecimiento son bastante estables, siguiendo de cerca el crecimiento demográfico. En la UE, las ventas de cortes de pollo económicos están aumentando más rápido que las ventas de cortes más costosos como pechugas o incluso aves enteras. La demanda de productos especializados, incluidos los piensos orgánicos, no transgénicos y el pollo de corral, sigue siendo fuerte en toda Europa.

Del equipo de redacción de ElSitioAvícola

Fuente:

Publicidad