22 de octubre de 2021 01:00 AM
Imprimir

¿Qué es el riesgo país y por qué alcanzó un nuevo récord?

Medido por el banco JP Morgan, el riesgo país representa la sobretasa de interés que paga cada país para obtener financiamiento en el mercado internacional.

Tras el gobierno de Mauricio Macri, la deuda pública de Argentina en moneda extranjera culminó en, aproximadamente, 169.314 millones de dólares; un incremento anual promedio que osciló en USD 20.450 millones, casi 10 veces más que en el mandato de Cristina Fernández de Kirchner. Esto profundizó aún más la dependencia extranjera de nuestro país y que se enfatice en instrumentos de medición como los de la banca estadounidense JP Morgan en el caso del riesgo país .

Si bien solo en el primer año de gestión de Alberto Fernández (2019-20) la deuda pública neta trepó a alrededor de USD 172.787 millones -un incremento anual de USD 2.779 millones-, el crecimiento del endeudamiento en una moneda que no emite el Banco Central (BCRA) en la gestión de Cambiemos provocó que desde acá se mire con más interés el riesgo país.

Sin embargo, en el relato mediático se desdibuja la significación del riesgo en materia financiera y, un poco por la vorágine del vivo y directo, y otro poco por el escaso interés de abrir la discusión de la política económica, se saltea la reposición conceptual y terminológica de lo que implica el riesgo país.

Específicamente, esta medición de JP Morgan indica cuan riesgoso es para un órgano de crédito privado o no darle un préstamo a, por caso, una nación. Este guarismo se publica en números y mide, en efecto, la sobretasa de interés que abona cada país para financiarse en el mercado internacional.

Es decir, lo que registra es cuánto de más pagan los países endeudados para recibir más dinero y, al mismo tiempo, mensura la capacidad de repago de ese estado en base a su situación financiera.

¿Por qué es importante esta medición?

En Argentina, producto de la matriz económica agroexportadora y de la producción agroindustrial, se necesitan dólares para importar máquinas para fábricas o insumos para la elaboración de bienes. Estas divisas no sobran en nuestro país que, a su vez, no emite esa moneda.

Por esto es que algunos gobiernos deciden endeudarse, pero, al no devolver ese dinero, por fugas y corridas, la capacidad de repago cesa, el riesgo aumenta y se coarta el acceso al financiamiento externo.

Cierre a tope

Ahora bien, ayer ese número cerró la jornada en el mercado internacional en 1652 puntos y, así, se dejó atrás el récord de 1650 que tocara el pasado 10 de marzo pasado antes del acuerdo con casi la totalidad de los acreedores privados.

Con esto, más allá de que obtener financiamiento en el mercado internacional es complejo en medio de la pandemia del coronavirus ya que pocos órganos de crédito otorgan préstamos, en el caso de Argentina encontrara quien le de dinero pagaría una tasa exageradamente alta.

La marca llegó tras el avance de 18 puntos (casi 1,1%) y distintos especialistas, sobre todo economistas, relacionaron esta suba a la reciente presencia de funcionarios del Gobierno Nacional en Washington, Estados Unidos, y a las dilaciones en la renegociación de la deuda con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

¿Qué tiene que ver? Al no poder cerrar un acuerdo con el órgano ecuménico, lo que brindaría previsibilidad financiera a las arcas del Estado argentino y un mapa que arrojaría luz sobre la devolución del préstamo, los tenedores de deuda privados y las bancas internacionales trazan la probabilidad (riesgo) de repago y sube la sobretasa para acceder a más crédito para pagar deudas.

A todo esto, el jefe de Gabinete, Juan Manzur; el ministro de Economía, Martín Guzmán; y el presidente del BCRA, Miguel Ángel Pesce , mantuvieron reuniones con autoridades del FMI para proseguir las tratativas tales con el propósito de reestructurar la deuda de 45 mil millones de dólares.

Inclusive, en la semana anterior, justo antes del encuentro de Guzmán con la directora gerenta del FMI, Kristalina Georgieva , desde la entidad multilateral informó se que no se bajarían las sobretasas que paga Argentina, lo cual era una de las peticiones del Gobierno Nacional para garantizar repago del crédito.

Publicidad