22 de octubre de 2021 11:37 AM
Imprimir

Demoras en frontera brasileña generan preocupación en Mar del Plata

Hubo cargas de filet de merluza que fueron rechazadas por una supuesta presencia de parásitos y otras que sufren serias demoras para poder cruzar. SENASA emitió un memorándum en el que pidió que se refuercen los controles. Para los industriales locales se trata de medidas paraarancelarias.

Otra vez la frontera de Brasil parece ser un escollo infranqueable para la merluza hubbsi que produce y exporta principalmente la industria pesquera marplatense. Desde hace algunas semanas se registran serias demoras e incluso rechazo de mercadería por supuestos inconvenientes sanitarios.

La situación motivó también un memorando del SENASA en el que refleja que “con el sentido de reducir las demoras y rechazos del ingreso de mercancía de origen nacional destinada a la exportación con destino Brasil, se solicita fortalecer la instrucción a los Responsables Elaboradores respecto de la necesidad de cumplimentar los requisitos del mercado de destino”.

Esa circular causó malestar entre los frigoríficos exportadores porque entienden que el SENASA atendía los pedidos del DIPOA, la sanidad brasileña, antes que defender los procedimientos de los frigoríficos locales donde no han modificado sus esquemas de procedimiento, muchos menos el contenido de la carga.

“Ellos (por Brasil) suben o bajan la barrera según su conveniencia, no hay ningún criterio”, aseveró un industrial exportador ante la consulta de este medio.

En el memo, SENASA solicitó por intermedio de los supervisores e inspectores oficiales que “se refuercen los controles vinculados a minimizar el peligro de presencia de parásitos en los productos pesqueros destinados al consumo humano, se trate de consumo interno o para posterior exportación”, expone el documento que lleva la firma de Omar Ballesteros, coordinador General de la Dirección de Inocuidad y Calidad de Productos de Origen Animal del SENASA.

El texto pareciera una traducción de directivas emitidas por el servicio sanitario brasileño. “Se estima oportuno verificar la implementación de medidas de control implementadas por parte de los responsables elaboradores respecto de las condiciones organolépticas de los productos pesqueros” con destino a Brasil.

Desde los frigoríficos locales abonan la teoría del resurgimiento de barreras para arancelarias. “Son tiempos en que nuestros clientes incrementan los pedidos de compras con vistas a fiestas de fin de año y estoquearse para Semana Santa. Es el mismo pescado de siempre que ahora rechazan y nos genera serios sobrecostos”, lamentó otro cargador.

Hasta agosto las exportaciones de filet de merluza a Brasil habían registrado un incremento del 15,5% en volumen, según el informe de CAPECA que marca la evolución de las ventas de las principales especies y sus destinos.

En los primeros ocho meses del año se comercializaron 16 mil toneladas de filet de merluza que generaron 44,8 millones de dólares, un incremento similar al registrado en el volumen exportado.

Hasta ese momento la estadística marca un retroceso del precio de la tonelada en un 0,2% y la sitúa en 2.796 dólares. Según distintas fuentes consultadas el precio de la tonelada de filet interfoliado habría tenido un incremento superior al 10%.

“El problema es que si te lo observan o te lo rechazan como les ha pasado a varios, no hay nada que compense ese mejor valor que están pagando en Brasil”, evaluó otro industrial.

Es probable que esos números bajen en lo que queda del año de mantenerse esta situación. Hoy muchos frigoríficos que tratan de esquivar los clientes brasileños para no sufrir estos problemas.

Mañana los socios de CAFREXPORT mantendrán una reunión para evaluar el impacto real que tienen estas trabas entre los asociados a la cámara y no descartaban abrir un canal de diálogo más fluido con autoridades pesqueras y sanitarias para tratar de que se normalice la situación.

Publicidad