5 de noviembre de 2021 11:29 AM
Imprimir

Con carácter de excepción, Senasa liberó vacunas para combatir un tipo de hepatitis en pollos

Publicó la Resolución 546/2021, la cual libera un stock de vacunas, que aún no finalizaron su etapa de evaluación, para poder ponerle freno a este virus.

En la provincia de Entre Ríos, recientemente, se disparó una ola de contagios de hepatitis a cuerpo de inclusión (HCI),  enfermedad que pone en riesgo la salud de los pollos, la sanidad de las granjas y de los establecimientos de la zona. Por este motivo, el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), publicó la Resolución 546/2021, la cual libera un stock de vacunas, que aún no finalizaron su etapa de evaluación, para poder ponerle freno a este virus.

Vacuna

Por esta situación, el organismo dispuso “con carácter de excepción” la liberación semanal de 1.000.000 dosis de la vacuna “HCI ÓLEO 100 INMUNER”. Tal como explicaron, la misma está desarrollada por el laboratorio Inmuner, con apoyo del INTA – Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria- y es específica para dicha enfermedad.

Este medicamento tuvo que circular en carácter de urgencia, y por tal motivo, en uno de los capítulos de la noma lo “exime de la obligación de realizar las pruebas de esterilidad e inocuidad por parte de la Dirección General de Laboratorios y Control Técnico del referido Servicio Nacional”.  Asimismo, indica que las vacunas “solo podrán ser aplicadas exclusivamente en establecimientos de pollos de engorde del Departamento Uruguay (cuya ciudad cabecera es Concepción del Uruguay)”.

¿Qué es la HCI?

La hepatitis a cuerpo de inclusión es una enfermedad producida por diferentes cepas de adenovirus aviares, y afecta, mayormente, a pollos parrilleros de entre 2 y 7 semanas de vida, aunque hay registrados casos desde los 4 días de vida hasta las 20 semanas. “La morbilidad es baja pero la letalidad es alta”, advirtió Senasa. Además, precisó que principalmente, produce el decaimiento de los animales, por lesiones cardíacas y en el hígado y su período de incubación es corto, de entre uno y dos días. Los brotes presentan un pico de mortandad a los 4 o 5 días de inicio del proceso, con una mortalidad global de alrededor del 5 a 10 %.

El Senasa informó que se trata de una enfermedad muy infecciosa y justamente por eso, cuando se presenta en forma de brotes epidémicos, causa graves perjuicios económicos para el sector productivo. Pruebas realizadas a través de necropsias, diagnósticos histopatológicos, reacción en cadena de la polimerasa (PCR), y la posterior secuenciación de los casos positivos, demostraron que la aparición de la enfermedad creció de modo preocupante en la principal zona avícola de la Argentina en este último tiempo.

Publicidad