6 de diciembre de 2009 07:24 AM
Imprimir

Chile  –  Cómo enfrentar la crisis del Agro en el Maule

La agricultura del Maule vive un momento especialmente difícil, lo que se acusa en altas tasas de desempleo de la zona y altos niveles de endeudamiento del mundo agrícola. Por Juan Ariztía, candidato a Senador Maule Sur.

La agricultura del Maule vive un momento especialmente difícil, lo que se acusa en altas tasas de desempleo de la zona y altos niveles de endeudamiento del mundo agrícola. Para una región que depende de su agricultura esto es especialmente serio puesto que pone en riesgo la viabilidad económica de la región entera. Cuando miramos de cerca esta realidad vemos que la crisis de la agricultura no obedece sólo a la situación de crisis económica mundial vivida durante el 2009 sino a un problema mayor relacionado a una falta de políticas y normativas adecuadas para el fomento de la actividad agrícola en nuestro país. Tal como lo hemos venido sosteniendo quienes estamos vinculados a esta actividad y como también lo ha planteado nuestro candidato presidencial Sebastian Piñera en Chillán a comienzos de la semana pasada, nuestro país tiene a la agricultura en el abandono y se requiere de medidas en forma urgente si queremos devolver la competitividad a este rubro para evitar su completa desintegración. Las medidas son muchas pero por motivos de espacio nos limitamos a las principales cuatro:

1- Una política macroeconómica que permita mantener un tipo de cambio competitivo a largo plazo. No es justo ni tampoco inteligente que el estado dueño del cobre liquide millones de dólares cada semana en el mercado local a modo de estimulo fiscal en lugar de proyectos a largo plazo y luego desconozca el efecto que ello conlleva sobre el tipo de cambio y el perjuicio al resto de las actividades de exportación privadas. Los países exportadores que han llegado a ser países desarrollados tal como el caso de los países asiáticos se preocupan de mantener un tipo de cambio competitivo. Nosotros debemos seguir ese ejemplo cuanto antes.

2- Precios de insumos y productos competitivos. Es reiterativo escuchar como pequeños y medianos productores agrícolas carecen de todo poder negociador frente a grandes empresas vendedoras de insumos o compradoras de trigo, arroz, maíz y vino. Donde ha estado la autoridad para velar por estas situaciones? Existen los estudios que den cuenta de que no existen situaciones anómalas en estos mercados? Se ha discutido hasta el cansancio que Cotrisa no estaría realizando la función para la cual fue creada. Quien responde por ello?

3- Importaciones subsidiadas. Es sabido que una gran variedad de productos agrícolas importados son fuertemente subsidiados por sus países de origen y que esto va en desmedro de la posibilidad de competir de los agricultores locales. Hemos conocido por experiencia el nivel de resistencia del gobierno a tomar medidas ante esta competencia desleal, como si fuese normal que nuestros agricultores deban competir con gobiernos y bancos centrales extranjeros. Países como Estados Unidos detienen de inmediato las importaciones acusadas de dumping y ponen el peso de la prueba en el exportador extranjero protegiendo a sus productores. Sebastian Piñera se comprometió a velar por estas situaciones en forma eficiente.

4- Normativas abusivas e inadecuadas. Es de amplio conocimiento para el mundo agrícola la permanente hostilidad que se sufre por parte de inspectores laborales y de sanidad, quienes en la practica hacen de juez y parte, aplicando normativas que son de utilidad en ambientes industriales pero que muchas veces son inaplicables o ineficientes en actividades agrícolas. Esta forma de fiscalizar no solo resta eficiencia a la actividad de contar con buenas prácticas laborales y de sanidad desviando recursos a aspectos de ninguna importancia y restando motivación a los agricultores para crear nuevos puestos de trabajo. En opinión del candidato se necesitan cambios urgentes en este sentido para avanzar hacia una normativa y una fiscalización que vaya en beneficio del desarrollo agrícola así como de las condiciones de calidad de trabajo de este rubro

En síntesis, es evidente que el sector agrícola de Maule sur requiere de atención si queremos realmente llegar a ser una potencia agroalimentaria. Afortunadamente existen importantes fundamentos para ser optimistas frente al futuro de la región. La superficie arable en el mundo se esta reduciendo en forma considerable debido a la expansión de las ciudades, el agua es cada vez mas escasa y la población mundial, especialmente en China y la India, cada vez consume mayor cantidad de alimentos, todo lo cual contribuye a que en el futuro la demanda por nuestros productos agrícolas aumente y con ello sus precios. Estas son buenas noticias, sin embargo el agro no puede esperar y para ello necesitamos un gobierno y parlamentarios que estén dispuestos a jugársela por el campo lo que evidentemente no se ha visto en la última década.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *