22 de noviembre de 2021 12:00 PM
Imprimir

En España normas y etiquetas confusas: así es la trampa de la miel de China que se vende como española en el ‘súper’

COAG y OCU denuncian la “maraña legislativa” para facilitar que se pueda enmascarar de forma “legal” el origen real de este producto.

La mayoría de la miel que se vende en España en los lineales de supermercados procede de China, país del que se importa el 30% de este producto. Sin embargo, en su etiquetado ese origen chino ha desaparecido y es común encontrar una serie de países entre los que se incluye España, pero también Cuba y Uruguay dando lugar a una confusión en el consumidor. ¿Cómo es posible?

Los datos apuntan a que la miel china que sigue entrando a día de hoy en España se triangula a través de otros países de la UE (Portugal y Rumanía), en los que se transforma y mezcla para adquirir un nuevo origen (‘Origen España’), según la investigación realizada por la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) y la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU).

Así, la miel cosechada en China e importada por un operador portugués, que se mezcle (y, en su caso, caliente) con miel cosechada en España, puede adquirir el origen España si más del 50% en peso de la mezcla final es miel cosechada en España.Procedencia de la miel. Fuente: COAG y OCU.

Procedencia de la miel. Fuente: COAG y OCU.

Ambas organizaciones denuncian la “maraña legislativa” creada por las instituciones comunitarias y estatales para facilitar que se pueda enmascarar de forma “legal” el origen real de la miel. 

La causa del problema está en el cambio de algunas normativas como el Real Decreto Norma etiquetado de la miel del 22 de diciembre de 2020. “En lugar de mieles UE, se establece en el etiquetado el país donde se mezcla la miel”, afirma el responsable del sector apícola de COAG, Pedro Loscertales, quien explica a este medio que desde hace diez años vienen pidiendo etiquetados más claros. 

Estas prácticas que califican de “engañosas” y “confusas” también están avaladas por diversas normativas como el reglamento de información a los consumidores (2011) de la Unión Europea, el Código Aduanero de la Unión (2013) y el Reglamento de Ejecución (UE) 2018/775. 

Por lo que estamos hablando de “un engaño legal”, tal y como reconoce Loscertales. Desde COAG aseguran haberse puesto en contacto con el Ministerio de Agricultura, de Consumo y hasta de Hacienda para poner solución a esta confusión. No obstante, no han recibido contestación. 

Todo esto ocurre con la complicidad de las cadenas de supermercados. Desde COAG consideran que los operadores españoles podrían estar aprovechando la normativa para enmascarar el verdadero origen de las mieles que se comercializan en España

Productor nacional

El problema de este engaño legal es que se genera confusión en el consumidor pero también se ve perjudicado el productor español. ¿Por qué? Porque la miel que entra de China por los puertos españoles lo hace a un precio mucho más barato, concretamente a 1,62 euros el kilogramo. La miel española se vende a 4,20 €/kg, mientras que su coste de producción es de 2,93 €/kg, según datos facilitados por COAG. 

De esta forma, muchas cadenas optan por escoger la miel del país asiático mezclada con la española para colocarla en sus lineales, donde se produce el doble perjuicio: el consumidor elige la miel de china pensando, en muchos casos, que su procedencia es española.

Mujer recolectando miel en el campo.

Mujer recolectando miel en el campo.

Un problema para el producto 100% producido en España y más en un momento en el que el consumidor apuesta por el producto de proximidad. De ahí que insistan en la necesidad de que el consumidor posea toda la información necesaria para decidir en el momento de la compra. 

Además, la calidad de la miel española está por encima de la de China. Si la miel se somete a ultrafiltración, se elimina el polen y se hace imposible determinar analíticamente el origen botánico de la miel, cuyos resultados quedarán falseados, ya que la ultrafiltrada será invisible en cuanto a su origen, según la OCU.

¿Qué es lo que piden? 

Tanto COAG como la OCU piden a la Unión Europea y al Gobierno español que se modifique la normativa en torno al etiquetado y origen de la miel para que se evite el posible engaño masivo al consumidor. “El consumidor debería tener toda la información sobre el país de origen de la miel para que pueda decidir”, reclaman desde la organización agraria. 

También reclaman a las autoridades competentes que se abra una investigación para determinar dónde está ese significativo porcentaje de miel china que entra cada año en España y no aparece en las etiquetas.

Publicidad