29 de noviembre de 2021 10:49 AM
Imprimir

Suplementación proteica: una herramienta para que la vaca pague la renta con kilos de ternero

Los retrasos en el inicio de los servicios obligan a los ganaderos a determinar estrategias rápidas para evitar preñar el próximo año y sí en lo que resta del 2021. “Si preñamos en 2022 la pregunta es: en qué época me cae el ternero y cuándo desteto; hoy la brecha de luz es corta”, señaló […]

Los retrasos en el inicio de los servicios obligan a los ganaderos a determinar estrategias rápidas para evitar preñar el próximo año y sí en lo que resta del 2021. “Si preñamos en 2022 la pregunta es: en qué época me cae el ternero y cuándo desteto; hoy la brecha de luz es corta”, señaló a Valor Agro Francisco Benítez.

El técnico comercial de Granusa aseguró que “la vaca es el inquilino del ganadero en el campo, y como inquilino debe pagar la renta con kilos de terneros. Todo lo que la vaca consume lo debe pagar el ternero con su ganancia de peso”.

Benítez comentó que las vacas están con una condición corporal sobre exigida dado que las lluvias no fueron suficientes para llenar los suelos y cumplir con los requerimientos del pasto. “Las vacas parieron y no pudieron mantener su condición corporal ya que no había un buen volumen de fibra disponible, por tanto llegan en ese estado”, detalló.

La suplementación proteica en diferentes consumos, que pueden ir de uno a ocho gramos por kilo de peso vivo, estimula la demanda de fibra y permite un mejor aprovechamiento de los nutrientes. “Es un aporte energético positivo que estimula a que la vaca pueda comenzar su ciclo productivo, teniendo en cuenta que el aporte de energía está atrasado”, dijo.

El especialista explicó que para una vaca con baja condición corporal de 300 kilos se requiere una inversión de 102 mil guaraníes durante el periodo de 90 días de suplementación. “Ese monto representa, a un precio de 15 mil guaraníes el kilo de ternero, una inversión de 6,8 kilos de terneros”, señaló Benítez.

“Hablo de un suplemento proteico que permite que la vaca entre en un balance energético positivo, hormonalmente se active más temprano y genere más terneros cabecera, por ende más pesados”, comentó y afirmó: “La diferencia entre un ternero cabecera y cola son de 30 a 40 kilos, en tanto que si invierto 6,8 kilos en la vaca puedo llegar a ganar 32 kilos o más. Un negocio fantástico”.

Fuente: Valor Agro.

Fuente:

Publicidad