30 de noviembre de 2021 12:28 PM
Imprimir

En pleno remate, se desmoronó una pasarela del nuevo Mercado Agroganadero

Insólito accidente en un remate de prueba en el nuevo predio de Cañuelas. Al menos diez personas resultaron con golpes, cortes y contusiones. Cómo es el plan para crear un Polo Agroganadero Comercial

Con la idea de cumplir al fin con una vieja ley de 2001, prorrogada más de 15 veces por la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires, el Mercado de Hacienda de Liniers inició su esperada mudanza a Cañuelas con un insólito accidente en medio de un remate de prueba para un número pequeño de operadores de la industria de la carne, que las crónicas bien podrían describir con el clásico “pudo haber sido una tragedia”.

Una pasarela del modernísimo Mercado Agroganadero (MAG) que se encuentra ya en su etapa final de construcción, colapsó bajo el peso de operadores de la industria de la carne, que, como en la vieja escuela, seguían con atención la venta al oído -durante la que compradores y consignatarios arreglan mano a mano-, y el remate a martillo.

“En medio del remate la pasarela cedió, evidentemente fue un error de infraestructura. Ahora se deberá hacer un peritaje y la empresa proveedora deberá explicar lo sucedido”, dijo Andrés Mendizábal, presidente del MAG, a Infocañuelas.

La caída de la pasarela amontonó hombres y provocó golpes, cortes y contusiones a una decena de ellos, que tuvieron que atendidos por personal médico. Al menos dos de ellos sufrieron heridas que necesitarán un seguimiento; uno por un golpe en la región torácica, que requirió una tomografía, y otro por una fractura expuesta en una pierna, por lo que fue trasladado por su obra social al Sanatorio Los Arcos.

“Lamentablemente tuvimos un infortunio -en un principio el motivo habría sido un problema de infraestructura-, motivo que estamos investigando y peritando, extremo por el cual un número no superior a diez personas resultó con golpes y uno con lesiones”, dijo MAG en un comunicado.

Una inversión millonaria

El accidente resulta insólito si se tiene en cuenta el tamaño de la inversión y la expectativa que genera este nuevo predio, tras 20 años de prórrogas a la ley sancionada en 2001 que prohíbe el ingreso de ganado bovino en pie a la Ciudad de Buenos Aires y, por lo tanto, al Mercado de Liniers, en una zona de vertiginoso crecimiento urbano, problemas logísticos y altos costos en los servicios de seguridad.

Las 45 empresas consignatarias de hacienda que hoy operan en Liniers forman parte de MAG, la sociedad que se planteó un desafío muy superador al mero hecho de trasladar la comercialización de ganado en pie fuera de la trama urbana de la Ciudad; la idea es crear un polo agroganadero, que incluya al Mercado, pero sume infraestructura de servicios afines para conformar un Polo Agroganadero Comercial (PAC).

El predio que eligieron para levantar el mercado casi triplica la superficie necesaria pero, además, la infraestructura fue galvanizada en caliente, debido al alto grado de corrosión causado por las heces del ganado.

Fuente: BAE

Publicidad