3 de diciembre de 2021 15:49 PM
Imprimir

Las claves de un asesor, contratista y productor para mejorar los rindes en maíz y soja

Con rotaciones equilibradas con cultivos de cobertura y fertilización biológica logra un manejo agronómico de éxito en la provincia de Córdoba

“Viene lloviendo en buena forma y estamos en plena siembra de soja a buen ritmo por el momento. Trabajo desde la base que es el campo familiar y la pista, ubicados entre Corralito y Río Tercero, en la zona central de la provincia de Córdoba. También sembramos en Montecristo y en Laguna Larga”, dice Mariano Baravalle, Ingeniero Agrónomo, asesor y contratista aeroaplicador.

“Me recibí hace unos 13 años y ahora con 38 hace varias campañas no me bajo del avión de la familia. Mientras estudiaba agronomía en la Universidad Nacional, hice el curso técnico de aeroaplicador y ahora, brindamos servicio a terceros para que cierren los costos, de lo contrario con las 3000 ha que sembramos por año, no sería posible tener el avión”.

Contratista aeroaplicador

“Y salgo para hacer los trabajos con el avión en varias zonas, de manera tal que entre aplicaciones de fitosanitarios y siembras, vuelo entre 25.000 y 30.000 hectáreas”.Ingeniero Agrónomo Mariano Baravalle.

Ingeniero Agrónomo Mariano Baravalle.

Precisamente con la siembra aérea de los cultivos de cobertura se van sumando más hectáreas en diferentes zonas como Villa Ascasubi y Pampayasta. Esto ocurre en las zonas más arenosas o con pendientes, donde se trabaja con curvas de nivel con el objeto de proteger mejor el rastrojo evitando que se corra hacia los bajos.

El avión es un Cessna Truck188, con 500 kg aproximados de capacidad de carga, con lo cual sembrando 40 kg de centeno, su autonomía ronda las 10 a 12 hectáreas, detalla.

Asesor agronómico

En esta región de Córdoba, entre los meses de mayo a septiembre las lluvias son escasas, y entonces no es fácil hacer buenos cultivos de invierno como trigo, ni buenos cultivos de segunda. Pero se esta usando mucho el centeno o la avena como cultivos de cobertura, sembrados con avión sobre maíz o sobre soja. Con ello los lotes se mantienen con cobertura verde todo el invierno.

Luego el centeno se seca y la soja queda siendo una siembra de primera fecha, en muchas mejores condiciones que si hubiese sido de segunda.Se siembran cuando el maíz no consume más agua y todavía es época de buenas probabilidades de lluvia que propician el buen nacimiento

Se siembran cuando el maíz no consume más agua y todavía es época de buenas probabilidades de lluvia que propician el buen nacimiento

Tanto el centeno como avena, aportan bastante materia orgánica al suelo, tanto de su parte aérea, es decir el tallo, la espiga y la hoja, como su parte subterránea correspondiente a las raíces.

Y como buena parte del maíz se siembra en diciembre, para la época de su cosecha las lluvias vuelven a ser escasas y entonces la cobertura queda suelta, con tendencia a volar con los vientos. Por ello en ese momento, el cultivo de cobertura con sus raíces hace de anclaje del rastrojo, que cubre el suelo por más tiempo.Los rastrojos anclados por el cobertura no vuelan ni se van los bajos.

Los rastrojos anclados por el cobertura no vuelan ni se van los bajos.

Por ello es que el cultivo de servicio ayuda a la fertilidad física y química, como también propicia la conservación de la humedad a través de la protección del suelo, que brinda una cobertura muy homogénea. “Es notable, cuando no hay cultivo de cobertura y llega la cosecha del maíz en julio o agosto, con el viento queda el entresurco de los maíces realmente pelado” dice el Ingeniero.

Luego la soja siguiente se siembra sobre una esa capa uniforme con excelentes condiciones de piso para la sembradora, y luego con una pequeña lluvia la siembra mejora más aún. “No es algo a corto plazo, digamos, pero sí se va mejorando la materia orgánica del suelo y muy bien” dice.

“Siempre, un cultivo que se implanta temprano compite mejor con la maleza y luego no se precisan altas dosis de herbicidas. Con una aplicación liviana ya queda el lote bien preparado la siembra. Y que sea una siembra de primera que es importantísimo”.

Otro beneficio de la siembra aérea del cultivo de cobertura sobre el maíz, es que cuando éste alcanza la madurez fisiológica, no consume agua la cual queda para el centeno. De esta manera, cuando se cosecha el maíz, el centeno se presenta verde e impecable con un crecimiento anticipado a las malezas. Por otro lado, cuando se saca el maíz, entra de lleno luz al cultivo de servicio, favoreciendo aun más su crecimiento.

Además, cuando se siembra en marzo el centeno o la avena, las lluvias que ayudan al nacimiento del cultivo. En realidad, es más aconsejable el centeno debido a que es más sano y más fácil de eliminar o sea que requiere menos herbicida para su secado, aclara.

El rolado no alcanza a eliminar el cultivo de cobertura porque el rastrojo de maíz hace de un colchón amortiguador y no permite que el rolo haga un trabajo bien parejo, aunque es verdad que el rolo disminuye el uso de químicosEquipo de carga de semillas

Equipo de carga de semillas

También, puede decirse que cada año se hace más siembra aérea sobre soja, cuando ya esta a punto de empezar a caer la hoja, es decir cuando empieza a amarillar. Luego las hojas que van cayendo y con una lluvia se genera el nacimiento bien parejo del cultivo de cobertura.

De todas maneras, se prefiere hacer siembra aérea sobre maíz, porque se cosecha tarde cuando ya no llueve, y ayuda a retener mucha cobertura con lo cual la siembra de soja siguiente resulta muy buena.

“Como técnico para siembra de cobertura no recomiendo mucho la vicia villosa, porque tiene un ciclo bastante largo y cuando llega el momento de la secada, aun se encuentra en una etapa fenológica temprana, lo cual no permite hacer el ciclo completo. Claro que aporta nitrógeno por ser una leguminosa, si luego se siembra maíz”.

Semilla y siembra

Muchos productores optan por destinar parte de su cultivo de cobertura para producir semilla propia y así disminuir un poco el costo de la siembra.

Además, con ello se tiende a resolver la falta de semilla en el mercado, lo cual propicia el incremento de su precio en forma notable.El Cessna Truck188 carga 500 kg de semilla por tolva.

El Cessna Truck188 carga 500 kg de semilla por tolva.

La densidad de siembra es entre 35 y 40 kg/ha de centeno o de avena, con el objeto de lograr buena cobertura, operando con el avión de manera prolija a 10 o 12 metros de altura, procurando lograr distribuciones uniformes y evitando los franjeos. “De una mala siembra resulta un lote enmalezado, ya que en los lugares donde no se desarrolla la cobertura crecen malezas y ello impone aplicar mayores dosis de herbicida.

Productor

Practica manejos agronómicos que permiten alcanzar en soja rindes de unos 35 quintales por hectárea aunque el año pasado lograron lotes de 43 y 45 qq/ha. En maíz, esta última campaña alcanzaron los 110 qq/ha.

La sembradora con el depósito de para el arrancador biológico.

La sembradora con el depósito de para el arrancador biológico.

La fertilización localizada a la siembra es una de las técnicas que aplican para lograr los resultados descriptos. Asimismo, se apunta a la fertilización biológica en la línea de siembra, mediante el aporte de un complejo de hongos y bacterias como Trichoderma, Pseudomonas y Bacillus, que promueven la actividad microbiana de la porción más rica del suelo, transformando la materia orgánica en moléculas inorgánicas, para promover su absorción por parte de las raíces.

Es una técnica mediante la cual, se ubica una fuente nitrogenada líquida con azufre al costado y debajo de la semilla, que al ser localizada en un surco, se evitan pérdidas por escorrentía, lixiviación, o volatilización. “Hacemos análisis de suelo donde tratamos de poner lo justo y lo más equilibrado posible” detalla el Ingeniero.

En una sembradora de grano grueso remplazan la tolva de sólido por un tanque para líquido abastecido con UAN o Solmix como fuente nitrogenada. Delante, montan otro tanque de 1000 litros que lleva la fuente de fósforo y la fertilización biológica. Y allí es donde cargan los complejos de hongos y bacterias que son los solubilizadores de fosfatos, promotores de la parte biológica del suelo.

“En la siembra de soja no fertilizamos con nitrógeno, pero sí aportamos el fósforo y la parte biológica. Asimismo, le aplicamos una buena inoculación para que nodule fuertemente de entrada y capte la mayor cantidad posible de nitrógeno del ambiente” detalla.​Usan plataformas digitales para hacer prescripciones de siembra y fertilización. Hoy con las imágenes satelitales son muy precisas con gran definición.

Usan plataformas digitales para hacer prescripciones de siembra y fertilización. Hoy con las imágenes satelitales son muy precisas con gran definición.

En general tratamos de optimizar todo el recurso disponible para que la planta lo aproveche, y la biología del suelo es una herramienta excelente para ello.​

En lo que hace a fitosanitarios aplicamos una mirada más preservadora del manejo de la agricultura, de usar principios activos más específicos de banda verde.​

“Siempre tomamos decisiones y acciones integrales, no aisladas y tratamos de evaluar la mayor cantidad de variables o alternativas disponibles, pesando en el ambiente, la sociedad y en lo económico. Tratamos de definir un rumbo claro en cada uno de los procesos que seguimos en la producción. Todo apuntando al logro de alimentos sanos y que cada eslabón de la cadena sea sostenible en el tiempo” dice el Ingeniero Mariano Baravalle.

Fuente: Clarin

Publicidad