4 de diciembre de 2021 14:56 PM
Imprimir

Por qué sigue subiendo el precio de los fertilizantes y qué pasará con el mercado

La urea alcanzó los 924 dólares por tonelada en la zona del mar Negro, con un aumento de US$192/t respecto de octubre

El mercado internacional de fertilizantes siguió mostrando fuertes alzas en las últimas semanas. Así, en el mar Negro la urea alcanzó 924US$/t, con un aumento de 192US$/t respecto de la cotización de octubre. Por su parte, el fosfato monoamónico se elevó a 715US$/t, al subir 30US$/t en los últimos 30 días.

Los principales factores que explican estos aumentos son los recortes en los volúmenes exportación que está concretando China para proteger su mercado interno. Además, se sumó una reducción en los embarques de Rusia, el principal exportador mundial. Este país proyecta mantener un recorte del 8% en los próximos seis meses en los fertilizantes nitrogenados. No obstante, “los aumentos en el mercado internacional no se han reflejado completamente en el mercado interno”, explica Jeremías Battistoni, analista de AZ-Group.

Tanto los fertilizantes nitrogenados como los fosforados han evidenciado una suba de precios, pero no fue tan significativa como la ocurrida en las plazas mundiales. Así, a mediados de semana la urea cotizaba a 1035US$/t, mientras que el precio teórico de reposición, si se consideran los precios FOB, sería de 1244US$/t.

Por su parte, el fosfato monoamónico cotizaba a 900US$/t versus un precio de reposición teórico que estaría rondando los 993US$/t. Corresponde mencionar que ya han pasado los meses de mayor volumen de importación en la Argentina, con lo cual los precios de paridad teórica son sólo orientativos.

En tanto, las relaciones de precios entre los granos y los fertilizantes en el nivel internacional son desfavorables. “Los insumos tuvieron un aumento de precio mayor que el de los granos en los últimos meses. Luego del pico de cotizaciones de soja y maíz de mediados de año hubo un retroceso, mientras que los insumos tuvieron un fuerte recorrido alcista que no se detiene”, afirma Jeremías Battistoni.

En el contexto planteado, nadie sabe cuál va ser la variable de ajuste para que el negocio agrícola de la campaña 2022/23 vuelva a una situación normal y no se reduzca el área por sembrar el año que viene. Es poco probable que la producción y comercio de fertilizantes se normalice y aumente rápidamente en los próximos meses y tampoco son previsibles fuertes aumentos en el precio de los granos que compensen la suba de los costos de producción.

Fuente: La Nacion

Publicidad