5 de diciembre de 2021 13:52 PM
Imprimir

“CUALQUIERA QUE PRODUZCA RESPONSABLEMENTE HACE AGROECOLOGÍA”

Enrique Bessone, productor de Villa María, lleva adelante una movida colectiva llamada Huerta en Casa y desafió a las organizaciones que advocan por producir "sin agrotóxicos". "Les enseño si quieren, evidentemente les hace falta aprender".

En los últimos días, nuevamente se avivó la polémica, ya de larga data, sobre el uso de agroquímicos en la producción de alimentos. Esta vez fue a causa de una campaña iniciada en redes sociales denominada “Basta de Venenos” que tuvo la participación de actores, periodistas y dirigentes sociales que denuncian que “el modelo de producción agropecuaria afecta la salud de la población” a causa de los “agrotóxicos”.

Por supuesto, la respuesta del campo no tardó en llegar. Entidades rurales y productores salieron al cruce para desmentir a las organizaciones que piden por “un modelo agroecológico”.

Uno de ellos fue Enrique Bessone, que se presenta a sí mismo como “un productor agropecuario pero también vecino, enseño y cuido de nuestra salud. Produzco responsablemente trigo, vicia, centeno, maíz, soja y +150 cultivos hortícolas”.

“No estoy en contra de la agroecología. Creo que el que utilice las buenas prácticas con cualquier método de producción es un agroecólogo. Yo me considero uno, haciendo agricultura extensiva en el campo, con siembra directa aplicado las últimas tecnologías para tratar de cuidar el suelo”, dice Bessone, impulsor de la movida “Huerta en Casa”.

El objetivo del productor es tratar de contrarrestar el miedo y la desinformación que existe sobre el sector agropecuario. “Hoy en día con la cantidad de controles que tenemos para aplicar agroquímicos y respetar las buenas prácticas, lo que se dice del agro es totalmente infundado, propio de gente ignorante con buena o mala intención”. 

Luego de la aparición de la campaña en redes de bastadevenenos Bessone no dudó en comunicarse con ellos proponiéndoles un desafío: producir. “Tengo las semillas a disposición, actualmente + 150 variedades que pueden elegir. Les enseño si quieren, evidentemente les hace falta aprender”. Hasta el día de hoy, no obtuvo respuesta. 

“Nunca responden. Ya hice exactamente lo mismo con Greenpeace cuando en su momento hizo una campaña contra la producción hortícola intensiva. Lo he hecho con gente de Grabois, invitándolos a producir, ofreciéndoles incluso las semillas, pero nunca las aceptan”.

Estas personas realizan apología del delito, disparó el productor. “Dicen a mi modo de ver, algo que va contra la ley porque todos los productos que se aplican, ya sea de modo intensivo o extensivo, están aprobados por organismos oficiales como SENASA e INTA”. En segundo lugar, considera que se incentiva la violencia contra el sector agropecuario: “Esa es la parte política del asunto; se genera vandalismo, resentimiento y aislamiento social hacia el productor”.

Consultado por la razón de la llegada de los discursos que demonizan al campo en un sector de la sociedad, señaló al aislamiento de los productores. “Somos un país extenso en el que los productores están aislados geográficamente y en evidente minoría respecto a la gente de los grandes centros, que no conoce cómo se produce. Por otro lado, también falta comunicación desde adentro del sector hacia afuera”. “Creo que ahora se está revirtiendo gracias a las redes sociales, que permiten a los productores mostrar su realidad sin dejar su espacio de trabajo que generalmente está lejos de la ciudad”, consideró.

¿Agroecología versus agroquímicos?

“Estoy a favor de cualquier tipo de agricultura que se haga responsablemente, mientras no se trate de incentivar el miedo hacia alguien que no comparte tu visión del agro”, sintetizó Bessone.  

“Es cierto que con el correr del tiempo han ido avanzado las tecnologías y se está en permanente evolución. No puedo decir que la producción agropecuaria que se realiza hoy va a ser el punto máximo de lo que existirá en la ciencia, hay cuestiones mejorables como en cualquier rubro. Pero de ahí a hablar de romper con el paradigma actual para establecer sistemas completamente agroecológicos hay un largo trecho”.

“Es imposible producir a gran escala sin fitosanitarios” dejó en claro el productor y señaló que inclusive en planteos agroecológicos se utilizan productos químicos. “Yo hago huerta y utilizo productos de origen biológico y otros de origen químico, lo importante es hacerlo de forma correcta siguiendo las indicaciones del fabricante y en el caso que corresponda, respetar los periodos de carencia”. Este “periodo” es el tiempo entre que se aplica un producto fitosanitario y el momento a partir del cual es seguro consumir el alimento. Todos los productos tienen “una ventana de efecto” para combatir insectos, malezas, hongos. Luego de ese periodo, pierde efecto.

Huerta en Casa

A través de este proyecto, el productor orienta a la gente interesada en producir sus propias verduras o plantas aromáticas que no tiene idea cómo comenzar. “La mayoría de la gente está concentrada en la ciudad y no es común tener un patio o un lugar para una huerta”. Pero solo basta con tener un balcón y una maceta. “Guío a la gente que no sabe por ejemplo dónde comprar semillas, cómo preparar la tierra o la frecuencia de riego para cada cultivo. También como tengo una huerta grande, junto semilla de ahí o compro a semilleros y reparto a quienes me pidan”.

Fuente: El Litoral

Publicidad