6 de diciembre de 2021 10:27 AM
Imprimir

#BastaDeMiedos : la polémica por el uso de agroquímicos y la rebelión de los mansos

El debate impulsado por un grupo de actores a través de la iniciativa #BastaDeVenenos provocó la reacción de productores que salieron a explicar cómo producen alimentos de manera responsable. Por qué la Argentina debe cerrar la grita ambiental.

El uso de agroquímicos en la producción agropecuaria volvió a ganar debate esta semana luego de que, el martes, un colectivo de actores, músicos y personalidades reconocidas lanzara un spot en redes sociales bajo el hashtag #BastaDeVenenos.

En la pieza se puede ver, entre otros, al actor Leonardo Sbaraglia, la actriz Laura Ezcurra, la cantante Hilda Lizarazu, el cocinero Francis Mallmann y el periodista Alejandro Bercovich, decir frases como:

  • “Sabías que la Argentina es el país que más agrotóxicos utiliza por persona por año en el mundo”.
  • “Los agrotóxicos son venenos que se utilizan en la producción agrícola”.
  • “Está demostrado que estos venenos perjudican la salud, los ecosistemas y la biodiversidad”.
  • “Numerosos estudios demostraron la existencia de agrotóxicos en nuestros cuerpos”
  • “Los agrotóxicos están en el agua que tomamos, en el aire que respiramos y en los alimentos que comemos”.

Hasta acá, nada nuevo. No es el primera (seguramente tampoco la última) iniciativa para atacar un sistema que tiene en los productos fitosanitarios una de las columnas para poder escalar en producción.

Pero más allá de los argumentos de esta campaña, que requieren un debate técnico para entender mentiras, falacias o visiones parciales, lo novedoso fue la reacción desde el sector agropecuario.

Uno de los primeros en sumarse al debate fue Casafe, la cámara que nuclea a los fabricantes de fitosanitarios y fertilizantes que salió a rechazar las afirmaciones con una comunicación breve, concreta:

“Detrás de todos los alimentos y productos hay miles de profesionales del agro, científicos y reguladores que estudian durante muchos años para garantizar la seguridad de lo que consumimos y utilizamos”.

“Somos personas, que al igual que ustedes, se preocupan por lo que comemos, por el ambiente y por la salud. Por eso nosotros también decimos BASTA. Basta de estigmatización, basta de grietas, basta de argumentos sin ciencia, #BastaDeMiedos”.

“Todos los sistemas de producción trabajan con principios agroecológicos y pueden convivir. Es importante que, en vez de sembrar miedo, sembremos responsabilidad”.

“Nosotros siempre defendemos una única causa: la producción responsable para TODOS los argentinos”.

En un hallazgo comunicacional, Casafe toma para si argumentos que generalmente se encuentran entre quienes atacan el uso de agroquímicos: seguridad de los alimentos, cuidado por el ambiente y la salud, principios agroecológicos, producción responsable”.

Pero el verdadero diferencial es el hashtag #BastaDeMiedos, que en redes sociales se transformó en grito de cientos de productores hartos de ser acusados prácticamente de asesinos por una parte de la sociedad.

A través de los días siguientes diferentes cámaras, asociaciones, profesionales y sobre todo productores, vienen contando bajo ese slogan cómo producen o cómo acompañan en desarrollo agropecuario, pensando en el ambiente y la sociedad. Una forma de quebrar con esta estigmatización que impulsan desde algunos sectores.

El debate de los agroquímicos en la sociedad

Esta semana, Coninagro (a través de un trabajo de la consultora Synopsis) y la Universidad Austral revelaron estudios de opinión donde se refleja la demanda del consumidor por más información sobre la forma en que se producen los alimentos. Pero a la vez, revelan que la visión que tienen sobre los productores está bastante alejada de lo que pregonan.

Un pasaje del trabajo de la Universidad Austral señala que buena parte de los participantes en los focus groups reconocieron que perciben avances en muchos de los aspectos que los preocupan sobre el sistema productivo. Entre ellos, mencionaron un mayor cuidado en el uso y manejo de agroquímicos, una disminución del uso de herbicidas, mejoras en las capacitaciones para el manejo de productos y la búsqueda de nuevos métodos como el uso de biofertilizantes y biodigestores.

Si bien estos trabajos no pueden dejar de ser considerados como una mirada parcial sobre el problema, representan una piedra basal para la discusión de fondo que gran parte de la sociedad argentina requiere: la forma de producir alimentos con seguridad para el consumidor, el ambiente y las poblaciones rurales.

Pero para ese debate, un actor fundamental tiene que decir presente y marcar las reglas de juego: el Estado.

Es realmente llamativo que las autoridades no den explicaciones sobre las denuncias que se hacen sobre agro: la contaminación de aguas, la presencia de sustancias químicas en sangre, la forma en que se aprueban los productos y los mecanismos de control.

Un ejemplo: la Argentina carece de información oficial pública sobre volumen de productos fitosanitarios que se utilizan en cada campaña. Si, este tipo de datos, cualquier discusión que se quiera encarar queda huérfana, a merced de cualquier ocurrencia surgida de las cabezas de uno u otro lado.

Esta semana #BastaDeMiedos fue una válvula de escape, un mecanismo que permitió liberar un poquito de frustración de miles de productores que no veían como expresar lo que les genera producir alimentos enfrentando una supuesta condena social por su forma de trabajo, por su forma de vida.

Pero si el deseo real es avanzar en un camino de sustentabilidad verdadero, las autoridades debe tomar nota y situarse como partícipes activos en un debate serio que permita la convivencia entre distintos modelos de producción para generar una mayor cantidad de alimentos de calidad.

Por Marcos López Arriazu

Publicidad