6 de diciembre de 2021 20:11 PM
Imprimir

Brasil analiza cómo le afectan las barreras sanitarias al comercio internacional de carne

La cadena ganadera brasileña está constantemente sujeta a requisitos impuestos por los grandes mercados importadores, especialmente restricciones relacionadas con las barreras sanitarias que dificultan o impiden el acceso

Brasil ocupa el primer lugar en el ranking de exportadores de carne vacuna avícola y el cuarto lugar en las exportaciones mundiales de carne de cerdo, lo que demuestra el papel estratégico del país en el mercado internacional. Sin embargo, la cadena ganadera brasileña está constantemente sujeta a requisitos impuestos por los grandes mercados importadores, especialmente restricciones relacionadas con las barreras sanitarias, que dificultan o impiden el acceso de los productos brasileños a los diferentes mercados. Estas demandas se intensificaron aún más después del inicio de la pandemia, con el aumento de la preocupación del mercado mundial por la calidad de los alimentos y la bioseguridad.

En esta coyuntura, el 4 de septiembre de 2021, se identificaron dos casos atípicos de Encefalopatía Espongiforme Bovina (EEB), conocida como “enfermedad de las vacas locas”, en Brasil. Dos días después de confirmados los casos, la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) declaró que el estado de salud de Brasil en relación con la enfermedad no cambiaría, ya que los casos de EEB atípicos no representan un riesgo significativo para la cadena de producción de carne ni para la salud pública en general. Aun así, el anuncio de los casos culminó en la suspensión de los envíos de carne a China (principal destino internacional de la proteína brasileña) y en el cierre temporal de algunos mercados.

Egipto y Arabia Saudita, el tercer y sexto destino de la carne de vacuno brasileña, respectivamente, cerraron sus mercados durante 10 días después de confirmar los casos. Sin embargo, es la suspensión de los envíos al mercado chino lo que ha sido motivo de gran aprensión por parte de los exportadores brasileños: los envíos de carne vacuna a China están suspendidos desde el 4 de septiembre, sin una reanudación prevista, a pesar del mantenimiento del estatus de riesgo insignificante para la EEB. en Brasil.

Al mismo tiempo, todo el continente norteamericano está en alerta tras la identificación de casos de peste porcina africana (PPA) en República Dominicana en julio de 2021. Desde 2018, el mundo ha seguido la explosión de casos de PPA en China y la detección de la enfermedad en otros países, incluida Europa. LA PPA puede matar piaras enteras de cerdos porque es causado por un virus altamente contagioso. En respuesta a la incursión de la PPA en República Dominicana (primer brote en las Américas), la OIE aconsejó a los países que intensificaran sus esfuerzos de vigilancia. Estados Unidos, por ejemplo, estableció una zona de protección en Puerto Rico y las Islas Vírgenes, debido a su proximidad con República Dominicana. Aunque ambas áreas no están ubicadas en el territorio contiguo de los Estados Unidos, si se detectan casos de PSA,

Si bien la PPA no es un problema de seguridad alimentaria, como la EEB atípica, la reacción del mercado internacional siempre ha sido de cautela, acompañada de la imposición de sanciones al país afectado. El cierre del mercado chino para la carne de vacuno brasileña es el mayor ejemplo de este tipo de medidas, y puede ser un indicio de que las restricciones internacionales por casos de enfermedades animales serán cada vez más sustanciales a partir de ahora. Brasil, debido a su papel dominante en el comercio mundial de carne, estará cada vez más sujeto a los requisitos del mercado externo y las barreras sanitarias relacionadas con la salud animal.

Esta situación se ve reforzada por el cuestionamiento de Brasil en el ámbito del Sistema de Solución de Controversias de la Organización Mundial del Comercio (OMC), iniciado el 8 de noviembre de 2021, sobre la adopción de controles discriminatorios para la detección de la bacteria de la Salmonella en algunas categorías de carne de ave exportada. a la Unión Europea. A juicio de las autoridades brasileñas, no existe evidencia técnica o científica que justifique la aplicación de criterios microbiológicos más estrictos para la detección de salmonela por parte de la Unión Europea, lo que estaría en desacuerdo con las reglas del Acuerdo sobre Medidas Sanitarias y Fitosanitarias de la OMC, creando, por tanto, barreras sanitarias injustificadas al comercio internacional.

Ante todo esto, para Cepea el contexto presentado demuestra el gran desafío que enfrenta Brasil en los próximos años para continuar con su posición predominante en la oferta de carne en el mercado mundial. Manteniendo el estado sanitario, aunque indispensable, por sí solo no es suficiente para ello, como lo demuestra la suspensión de los envíos a China. Al tratarse de barreras no arancelarias, las sanciones relacionadas con las barreras sanitarias pueden tener diferentes interpretaciones.

Por tanto, las negociaciones políticas para el cumplimiento de los requisitos sanitarios también son fundamentales. Así, los líderes que negocian acuerdos comerciales internacionales deberán trabajar cada vez más cerca de las autoridades sanitarias de Brasil, para garantizar el acceso de los productos brasileños no solo a los mercados tradicionales, sino también a los más exigentes.

Eurocarne

Fuente:

Publicidad