7 de diciembre de 2021 14:52 PM
Imprimir

Los usos de la Inteligencia Artificial en la medicina veterinaria

Los expertos creen que la IA revolucionará la práctica y la forma de trabajar de la medicina veterinaria

El desarrollo de la inteligencia artificial (IA) ha afectado en muchos aspectos a las personas, mejorando la experiencia de vida. Esto hace que la comprensión de problemas complejos mejore y que los resultados obtenidos sean más probables y acertados. En la medicina humana, se prevé que la IA alcance más de 150 mil millones de euros en la próxima década.

De igual manera que la medicina humana hace uso de los avances de la IA, la medicina veterinaria emplea este tipo de tecnología para mejorar la vida de los animales de compañía, sobre todo en áreas como la radiografía, el triaje y el diagnóstico de enfermedades.

La inteligencia artificial es un campo de la informática que simula la inteligencia humana mediante el uso de los ordenadores. Esta tecnología analiza de forma rápida y exhaustiva conjuntos de datos muy amplios bajo unas instrucciones llamadas algoritmos que indican que tarea en específico se debe realizar. No obstante, la IA solo puede realizar aquello que se le aconseja, por lo que está lejos de replicar la cognición y la inteligencia humana.

En 2019, la Academia Americana Nacional de Medicina declaró que la IA “tiene el potencial para revolucionar la atención médica” y “ofrece oportunidades sin precedentes para mejorar los resultados de los pacientes y del equipo clínico, reducir los costos e impactar la salud de la población”, pero también trató de moderar las expectativas sobre la IA y declaró que aún queda mucho trabajo por hacer.

LA IA EN EL DIAGNÓSTICO DE ENFERMEDADES

La doctora Krystle Reagan, internista veterinaria en el Hospital de Enseñanza Médica Veterinaria de California y defensora de la IA, ayudó a desarrollar un algoritmo para detectar la enfermedad de Addison de los perros con una tasa de precisión superior al 99 %. Este algoritmo estaba formado por los resultados de más de 1.000 análisis de sangre de perros tratados en el hospital universitario, de manera que la IA pudo usar el patrón establecido para determinar si un nuevo paciente estaba desarrollando la enfermedad de Addison. Estos resultados se publicaron en la revista Domestic Animal Endocrinology.

En otra investigación, la doctora Reagan, en colaboración con el doctor Strohmer, profesor de matemáticas y director del Centro de Ciencia e Inteligencia Artificial de la Universidad de California y el centro de Ciencia de Datos e IA, está codificando datos de perros tratados en el hospital veterinario en los que en la última década se diagnosticó o sospechó leptospirosis pero más tarde se descartó.

La leptospirosis es una afección donde el tiempo es perjudicial ya que la enfermedad puede causar problemas renales graves que pueden requerir diálisis, por lo que es importante diagnosticarla con tiempo. Sin embargo, según la doctora Reagan, esta enfermedad “requiere dos pruebas de anticuerpos con aproximadamente 10 días de diferencia”. Esto quiere decir que no se puede establecer un diagnóstico hasta 10 días después de la enfermedad, por lo que se requiere una herramienta con la tecnología de la IA que ayude a los veterinarios a darles un pronóstico a los dueños de las mascotas enfermas.

LA IA EN LA RADIOGRAFÍA

La IA también se está usando con mucho éxito en el área de la visión de los rayos X, ya que se han demostrado que los algoritmos complejos son muy exactos en el reconocimiento de patrones de datos de imágenes. La Academia Americana Nacional de Medicina indica que “las tareas para las cuales la tecnología actual de la IA parece adecuada incluyen priorizar y rastrear hallazgos que requieren atención temprana, comparar imágenes actuales y anteriores, y evaluaciones de alto rendimiento que permiten a los radiólogos concentrarse en las imágenes con mayor probabilidad de ser anormales. Con el tiempo, es probable que la interpretación de las imágenes de rutina se realice cada vez más utilizando aplicaciones de IA”.

El doctor Seth Wallack, radiólogo veterinario y fundador de la compañía Vetology, comenta que los estudios radiológicos muestran resultados en un 70 % o 75 %, aunque están tratando de poder realizar un diagnóstico correcto del 80 % para poder transmitir mejores resultados a los dueños de las mascotas. En ese sentido, el doctor explica que es muy importante crear un ciclo de retroalimentación con el objetivo de implementar los resultados de la IA para “ayudar a la máquina a aprender y mejorar los resultados futuros de la IA”.

MIRANDO AL FUTURO

Por su parte, el doctor Rolan Tripp, fundador de Veterinary Future Society, cree que la IA es el futuro de la medicina veterinaria y que esta revolucionará la práctica y la forma de trabajar, pero también, como presidente electo de la Sociedad de Ética Médica Veterinaria, muestra preocupaciones por las consideraciones y cuestiones éticas, ya que “este es un territorio casi virgen porque se ha escrito muy poco sobre él”.

El doctor defiende también la necesidad de anticipar y acomodar los impactos que la IA tendrá en la profesión veterinaria, y argumenta que es necesario tener un plan para tratar de dirigir y entender la inteligencia artificial y su impacto en el futuro.

Publicidad