9 de diciembre de 2021 21:41 PM
Imprimir

Medicina Alternativa Veterinaria en Mexico ¿Qué es y cómo se aplica?

Con el pasar del tiempo y con las ventajas que se han ido detectando en humanos al seguir métodos no convencionales en el campo de la medicina y con óptimos resultados; cada vez más personas eligen métodos menos invasivos y no tradicionales para tratar algunos padecimientos. En Adogtados quisimos reservar este artículo para platicar someramente […]

Con el pasar del tiempo y con las ventajas que se han ido detectando en humanos al seguir métodos no convencionales en el campo de la medicina y con óptimos resultados; cada vez más personas eligen métodos menos invasivos y no tradicionales para tratar algunos padecimientos.

En Adogtados quisimos reservar este artículo para platicar someramente sobre los métodos más comunes de medicina alternativa que también se pueden aplicar a nuestras mascotas. Sin embargo, aconsejamos que estos sean utilizados como métodos complementarios y no como sustituto de la medicina veterinaria tradicional.

Cualquiera que sea el padecimiento y la elección, debe tener validación del médico veterinario tratante y sobre todo, ir muy de la mano con sus recomendaciones para validar resultados o tratar cualquier tipo de complicación.

¿Qué es la medicina alternativa veterinaria?

De acuerdo con el Instituto Mexicano de Medicina Veterinaria Complementaria por sus siglas IMMVETCOM, la medicina alternativa veterinaria es el conjunto de terapias inofensivas y de mínima invasión encargadas de estimular el sistema inmunológico de los pacientes y sólo puede ser aplicada por un veterinario graduado (con matrícula profesional) y como complemento de los procedimientos convencionales o tradicionales de la medicina veterinaria.

¿Cuáles son esas terapias alternativas?

Dentro de las terapias naturales, prácticamente casi todo tipo de tratamiento aplicable a los humanos puede realizarse en perros y gatos. Dentro de las más comunes están: la homeopatía, las flores de Bach, el CBD (cannabidiol o compuesto no psicoactivo del cannabis y del cáñamo) y los aceites esenciales.

También encontramos la acupuntura, electro-acupuntura, laserpuntura, quiropuntura, magnetoterapia, Dual Magnetic Points, kinesiología holística, herbología china, reik, meditación, fitoterapia, ozonoterapia, etc.

En Adogtados, aprovecharemos este espacio para describir dos de ellos:

  • El aceite de CBD o Cannabidiol: Es un compuesto no psicoactivo del cannabis y del cáñamo, esto permite asegurarnos que no va a producir los efectos alucinógenos o las sensaciones típicas que sufren los humanos con el consumo de la marihuana.

Los animales, tanto los humanos como nuestras mascotas (perros y gatos); contamos con un sistema endocannabinoide con receptores CB-1 (encargados de los procesos cerebrales) y CB-2 (en el sistema inmunológico y en órganos periféricos).  Cualquier desbalance en estos receptores puede generar inflamación, ansiedad, estrés, náuseas, vómitos, alergias, problemas dermatológicos o una falla en cualquier proceso fisiológico. El Aceite de CDB puede ayudar a regular estos procesos.

La dosis, el tipo de aceite (marca y concentración), etc. son competencia del personal veterinario. Se aconseja que sea orgánico, no estar genéticamente modificado (libre de OGM) y recomendado por un veterinario; esto último debido a que hay gran cantidad de marcas y aceites CBD en el mercado que son producto de la industria de consumo, muchos son falsificados y no todos cumplen su función médica de base. Además, que no todas las personas que lo venden, están en la capacidad de recetar o aconsejar la dosis y marca requerida por nuestras mascotas.

  • Flores de Bach: Están compuestas por 38 esencias florales y un remedio de urgencia y fueron descubiertas por el Dr. Edward Bach entre 1929 y 1935 en Gales. Estas esencias florales sirven para armonizar desequilibrios emocionales tanto en personas como en animales.

Funcionan por impregnación vibracional, es decir que la energía de las flores vibra en equilibrio respecto a su cualidad (amor, tranquilidad, paz, tolerancia…) y transmite esa información al organismo al que se administra restaurando así la estabilidad y equilibrio del patrón que no está en armonía.

Un conocedor en el tema debe preparar la fórmula (o mezcla) en función de las emociones particulares que presenta la persona o la mascota, lo cual se conoce como fórmula personalizada, aunque existen fórmulas ya predefinidas que sólo un veterinario podría recomendar. En este tipo de terapia (como en la mayoría de tratamientos) hay que tener fe o buena vibra (buena energía) durante el lapso de tiempo de la receta, pues al tratarse de una terapia basada en la energía, tanto el amo como su mascota deben encontrarse en la mejor de las disposiciones para que la fórmula alcance resultados exitosos.

Esta terapia se recomienda cuando el padecimiento de la mascota es emocional y se ha descartado un problema físico. Nuevamente reiteramos que se trata de una terapia complementaria y no de un tratamiento individualizado. Debe estar supervisado por un veterinario para que acompañe el procedimiento ya iniciado con la mascota.

Esta terapia se utiliza frecuentemente para que en conjunto con algún tratamiento médico o comportamental, ayude a controlar la ansiedad por separación, el nerviosismo y/o la depresión en las mascotas.

En Adogtados hemos empleado varias de las terapias listadas anteriormente para ayudar en la rehabilitación de perros y gatos rescatados, complementar cualquier entrenamiento o educación canina que se haya iniciado con un profesional en este gremio o para apoyar energéticamente en algún proceso postquirúrgico o un tratamiento veterinario que merite un refuerzo emocional. De esta manera nos asegurarmos que el animal está tratado de forma integral u holística (tanto física, como mental y emocionalmente). Nuestro objetivo es poder proponer en adopción a mascotas saludables y equilibradas.

Publicidad