10 de diciembre de 2021 15:19 PM
Imprimir

Desarrollan el primer aditivo para reducir el metano en rumiantes

Un equipo de investigación de la Estación Experimental del Zaidín (EEZ) del CSIC ha probado en ensayos con animales la eficacia de Bovaer, un aditivo con capacidad de reducir las emisiones de metano en un 30% y sin comprometer la seguridad del rumiante ni del medioambiente, además de no producir efectos perjudiciales sobre la digestión […]

Un equipo de investigación de la Estación Experimental del Zaidín (EEZ) del CSIC ha probado en ensayos con animales la eficacia de Bovaer, un aditivo con capacidad de reducir las emisiones de metano en un 30% y sin comprometer la seguridad del rumiante ni del medioambiente, además de no producir efectos perjudiciales sobre la digestión o la ingesta del animal.

Recientemente, la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria ha emitido el primer informe positivo en Europa sobre el uso de este aditivo alimentario para reducir las emisiones de metano en rumiantes.

El aditivo, que contiene la molécula 3-nitrooxypropanol (3-NOP), responsable de la actividad antimetanogénica, ha sido desarrollado durante los últimos diez años y su proceso de solicitud de autorización y registro comenzó hace ya dos años por la empresa DSM Nutritional Products.

El equipo de Producción Sostenible de Rumiantes de la Estación Experimental del Zaidín en Granada ha sido el primer grupo de investigación en probar su efectividad en ensayos con animales y ha participado en la identificación del mecanismo de acción de la molécula, lo que ha contribuido a que sea aprobado.

El compuesto 3-NOP inhibe directamente la actividad de las arqueas metanogénicas, los microorganismos responsables de la producción de metano en el rumen, consiguiendo una reducción de las emisiones del 30% sin afectar a la digestión ni salud del animal.

En la cumbre COP-26 de Glasgow, la Unión Europea y Estados Unidos han impulsado la nueva alianza de 100 países que buscan rebajar las emisiones de metano en un 30 por ciento para 2030. Cabe destacar que es un gas con una vida media en la atmósfera mucho menor, aproximadamente 12 años, que la del dióxido de carbono.

Publicidad