12 de diciembre de 2021 13:01 PM
Imprimir

El trigo se afloja, ante la mayor producción mundial

La proyección de cosecha mundial informada por el Usda fue bajista para los precios.

Esta semana se conoció el informe mensual elaborado por el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (Usda) que no trajo grandes cambios en el balance global de soja y de maíz.

En cambio, el trigo tuvo algunos ajustes que van a tener impacto directo en el mercado.

El primer dato de gran importancia para la Argentina ha sido el aumento que produjo en la producción de trigo de Australia, competidor directo como país proveedor del Hemisferio Sur.

El Usda aumentó la producción de trigo australiano en 2,5 millones de toneladas: ahora estima 34 millones de toneladas.

Esta fue la gran sorpresa del mercado que esperaba una cosecha de trigo menor por los problemas climáticos, exceso de lluvias durante el comienzo de la cosecha, que finalmente no tuvieron el efecto negativo esperado.

Para Canadá hubo un aumento la producción en 650 mil toneladas, hasta llegar a una producción estimada en 21,65 millones de toneladas.

Canadá produjo el año pasado un volumen de 35,18 millones de toneladas, lo que implica una merma de 13,5 millones de toneladas de la cosecha actual.

El otro ajuste de relativa importancia lo produjo en la producción de trigo de Rusia, con un aumento de un millón de toneladas.

Ahora se proyecta 75,5 millones de toneladas, pero 10 millones de toneladas por debajo de la anterior, que había sido de 85 millones de toneladas.

Para la Argentina, el Usda mantuvo su estimado de producción de 20 millones de tonelada.

Sin embargo, fuentes privadas ya hablan de un volumen de producción probable de 23 millones de toneladas.

IMPACTO EN LOS PRECIOS

La reacción en Chicago, tanto el trigo duro de invierno como el trigo blando, fue bajista con pérdidas de 15 centavos por bushel en todas las posiciones. Es el equivalente a una baja de 5,5 dólares por tonelada.

En la Argentina el trigo en el Rofex posición diciembre bajó 2,5 dólares por tonelada, a 244,5 dólares por tonelada. Mientras que el resto de las posiciones futuras perdieron un dólar por tonelada.

En el plano local tanto la soja como el maíz mantienen tendencia sostenida a firme, principalmente las posiciones futuras de la nueva cosecha.

La soja nueva mayo ya encontró un nuevo escalón de 320 dólares por tonelada, mientras que el maíz cotiza para marzo en un sólido piso de 200 dólares y el Julio tibiamente va superando los 183 dólares.

Si tuviéramos que definir una tendencia para 2022, tanto la soja como el maíz dependen como factor externo de mucho peso de la intención de siembra para ambos cultivos en Estados Unidos.

Debemos agregar como un factor también gravitante la posición de los fondos en el mercado de Chicago; en las últimas tres semanas, los fondos compraron ocho millones de toneladas de maíz, en una estrategia por demás alcista.

Mientras que en el caso de la soja aumentaron en forma sólida y consistente las compras del grano, harina y aceite de soja. Se trata también de una estrategia también alcista, esperando una potencial suba del mercado en el corto plazo.

El otro factor de gran importancia es el referido al acuerdo con el FMI, en la medida que el acuerdo permite sentar las bases de las variables mínimas y necesarias para saber dónde estamos parados, y a partir de ahí poder definir una estrategia de mercado.

Hay preguntas como: ¿cuál será la política cambiaria del Gobierno?, ¿qué pasará con las retenciones a las exportaciones?, ¿habrá cupos para exportar trigo y maíz?, ¿cuál será la estrategia para bajar el gasto público?, entre otras que no tienen respuestas.

En conclusión con tanta incertidumbre externa e interna, es imposible predecir lo que puede llegar a suceder con los mercados.

Fuente: La Voz

Publicidad