14 de diciembre de 2021 11:36 AM
Imprimir

Comenzó la cosecha de uva de mesa en San Juan

Comenzó la cosecha de uva de mesa en San Juan y aún no disipa la incertidumbre sobre la posibilidad de exportar a Brasil. Es que los requisitos fitosanitarios para acceder a sus mercados siguen dejando hoy afuera los productores sanjuanino, ya por el bromurado por la «falsa arañita de la vid» -Brevipalpus chilensis- sino por […]

Comenzó la cosecha de uva de mesa en San Juan y aún no disipa la incertidumbre sobre la posibilidad de exportar a Brasil. Es que los requisitos fitosanitarios para acceder a sus mercados siguen dejando hoy afuera los productores sanjuanino, ya por el bromurado por la «falsa arañita de la vid» -Brevipalpus chilensis- sino por la «polilla de la vid» -Lobesia botrana-.Así las cosas, los racimos irán nuevamente este año a mercado interno ya que si bien los productores se confiaron en las acciones del gobierno local y viceversa, el gobierno local confió en las acciones privadas para cumplir con las exigencias del Senasa y, aunque la sanidad es buena, los controles son tan exigentes que no dejan margen.

Cabe recordar que con unas 12 mil hectáreas de variedades de vid destinadas al consumo en fresco o pasa, nuestra provincia llegó exportar el 90% de los racimos argentinos -unos 80 millones de kilos- hace justo 10 años atrás. El año pasado se remitieron un poco más de 4 millones.

La uva de mesa de San Juan goza de buena sanidad y calidad, pero a veces las normas nacionales e internacionales se vuelven complejas de superar si no se abordan con tiempo.

El empresario Eduardo «Chiqui» Barceló manifestó su «impotencia y esperanza en una rápida resolución en las diferencias de exigencias establecidas por los organismos fitosanitarios respecto de otras naciones que envían sus uvas a un mercado exquisito como Brasil, e incluso ahora, el mismo Sur argentino. Los sanjuaninos estamos impedidos de ingresar a ambos mercados hoy. Hay cambios de autoridades hoy en el ministerio, pero este tema deberíamos haberlo conversado en marzo y no en noviembre». Esta última frase en relación a la reunión cubierta por Diario de Cuyo hace 15 días entre Juan Carlos Turcumán y Fabián Barceló del sector privado con los ingenieros Luis Kulichevsky de Sanidad Vegetal local y Carlos Bonchef del Senasa.

Desde el Senasa el responsable del programa de control de Lobesia botrana y mosca de la fruta entre otras plagas cuarentenarias indicó: «Para Brasil por las nuevas exigencias establecidas deberán seguir bromurando por la polilla de la vid y para el Sur argentino y Mendoza también por la Ceratitis Capitata -mosca-«.

Barceló remarcó «nosotros invertimos hace muchos años en genética de variedades, riego por goteo e infraestructura de frío. Es claro que si hemos invertido unos U$S 3 millones en la actividad, volcar U$S 100 mil más no nos es problema. El problema es que el bromurado en Argentina, a cambio de Chile, está concentrado en pocas manos. Deberíamos haber trabajado con más tiempo. En este sector siempre es necesario seguir invirtiendo».

FUENTE: DIARIODECUYO.COM.AR

Publicidad