17 de diciembre de 2021 09:35 AM
Imprimir

Inaugura un frigorífico y el SOIP quiere que sea con trabajadores bajo su convenio

Mar de Messina, empresa de Juan Taranto, invirtió en una planta de reproceso en el Parque Industrial donde piensa darle empleo a 7setenta trabajadores, pero tercerizados de una cooperativa. En el gremio rechazan que sea en “negro” y anticiparon gestiones con el Subsecretario de Pesca.

Hace más de dos meses que Juan Taranto viene ultimando los detalles para la inauguración de un nuevo frigorífico en el Parque Industrial donde la empresa Mar de Messina piensa reprocesar materia prima de origen marino que capture su flota de barcos pesqueros.

Días pasados hubo una prueba piloto del funcionamiento de todo el proceso productivo y convocaron a trabajar un grupo de operarios para ver el desenvolvimiento y corregir falencias antes de la puesta en marcha definitiva.

La idea de la empresa es generar unos setenta puestos de trabajo directos en esta primera etapa, centrándose en sumarle valor a la captura de la flota: merluza, langostino, variado costero y calamar.

Taranto y sus hijos destacan ante la visita de cada autoridad, integrante de la Subsecretaría de Pesca o candidato en campaña que recorrió sus instalaciones en estos meses previos, que la inversión realizada fue a pulmón, sin créditos ni la ayuda de nadie.

El frigorífico cuenta con un espacio para el reproceso, túneles de congelado y una cámara frigorífica de importantes dimensiones. La familia es propietaria del buque Marbella. Tenían también el Messina pero se lo vendieron a Wanchese tiempo atrás.

Desde la empresa han reconocido que la plantilla del nuevo personal no será integrada por obreros bajo relación de dependencia sino de una cooperativa.  Que la intención es hacer un producto de calidad para exportación.

La mayoría de las plantas de reproceso y saladeros que funcionan en el Parque Industrial han adoptado ese modelo de trabajo, incluso con personal que vive en la zona lindante al polo productivo, próxima a Batán, ciudad que se ubica a 20 kilómetros de Mar del Plata.

La noticia del nuevo emprendimiento y sobre todo la manera en que contratarán al personal en Mar de Mesina no cayó bien en el Sindicato Obrero de la Industria del Pescado, donde por estas horas siguen repartiendo mercadería para asistir a trabajadores que se encuentran en condiciones de vulnerabilidad.

Cristina Ledesma, secretaria General del SOIP, lamentó que siga habiendo empresas que “trabajen en negro” y anticipó que iniciaría gestiones con el Subsecretario de Pesca para intentar revertir la decisión empresarial y que los trabajadores sean registrados bajo alguno de los convenios colectivos vigentes.

“La última vez que tuvimos un problema con una empresa del Parque Industrial (Comercial Inal) porque mandaba a cortar pescado a una cueva y reclamamos en sus instalaciones, se comprometieron a no contratar más compañeros bajo este sistema de explotación”, recordó la dirigente sindical.

Autoridades del Parque Industrial aseguraron que no tenían constancia de un compromiso semejante.

Publicidad