20 de diciembre de 2021 22:02 PM
Imprimir

2da Carta Abierta de un Ing. en producción Agropecuaria al Presidente de la Nación

Señor Presidente, Muy buenos días, el 2 de marzo de 2020, luego su discurso en la primera apertura de sesiones ordinarias del Congreso de la Nación, le envié la carta que sigue en link https://www.clarin.com/rural/carta-abierta-ingeniero-produccion-agropecuaria-presidente_0_Rq2Gs4zQ.html. Comenzaba expresando esto que hoy repito, soy sólo un Ingeniero en Producción Agropecuaria, hoy con 24 años de Profesión y más […]

Señor Presidente,

Muy buenos días, el 2 de marzo de 2020, luego su discurso en la primera apertura de sesiones ordinarias del Congreso de la Nación, le envié la carta que sigue en link https://www.clarin.com/rural/carta-abierta-ingeniero-produccion-agropecuaria-presidente_0_Rq2Gs4zQ.html. Comenzaba expresando esto que hoy repito, soy sólo un Ingeniero en Producción Agropecuaria, hoy con 24 años de Profesión y más de 1 millón de kilómetros recorridos por todas las regiones productivas de nuestra querida Nación. He interactuado, e interactúo hasta el día de hoy, durante mi vida profesional con cientos de productores agropecuarios desde Salta hasta el sur de nuestra pampa húmeda, motivo por el cual me permito decir que conozco bastante bien la realidad productiva, económica, financiera y cultural de nuestros empresarios agropecuarios. Dejando absolutamente de lado las camisetas políticas le puedo garantizar que, si usted le diera condiciones de financiamiento, lograra generar expectativas positivas, permitiera hacer proyectos de inversión a mediano plazo, el sector agropecuario sería su aliado más impensado, potente tractor que lo ayudaría a salir del barro en el que está empantanado el país hace décadas. Una vez más dejo claro que este mensaje de ninguna manera busca hacer una defensa corporativa ni gremial del sector al que pertenezco sino hacerle un pequeño aporte desde el alma y con total objetividad profesional a la vez. Y recuerde que coincido plenamente con sus palabras del 2 de marzo de 2020, en la apertura de sesiones ordinarias. Usted decía en aquel momento:

  1. “…Necesito que la palabra recupere el valor que alguna vez tuvo entre nosotros…”.Y cinco meses antes, el 13 de octubre de 2019 en su primer debate presidencial usted sostenía: “…voy a ayudar a que las exportaciones crezcan porque necesitamos dólares…”. 
  2. “…Gobernar es admitir la realidad y transmitirla tal cual es para poder transformarla en favor de una sociedad que se desarrolle en condiciones de mayor igualdad…”. En este sentido, subrayé la última parte de la frase, a la que le agregaría …de oportunidades…”.
  3. “… En este proceso de desarrollo económico federal y en un marco de crisis fiscal como el que vivimos, el campo debe ser un protagonista importante. Los hemos convocado para que con su esfuerzo colaboren en la lucha contra el hambre…”.

Resumiendo, con profunda y absoluta objetividad, debo decir que el sector está cumpliendo lo que usted le solicitó en esa convocatoria. En efecto entre enero y noviembre de 2021 se liquidaron divisas por más de U$D 30.100 millones, récord histórico. Se logró también el mayor saldo comercial de la historia durante este año, y esto fue dudas de la mano del sector agropecuario, sector que representa en los números duros, entre el 60% y el 80% de las exportaciones nacionales, mes tras mes hace mucho tiempo. Esto se logró, con Derechos de Exportación inéditos en el mundo sumados a una distorsión cambiaria que significa algo así como tener que correr una carrera con yeso en ambas piernas.   

Por este motivo, y nuevamente sin corporativismos baratos sino pensando en el bien de nuestro país y de cada uno de sus habitantes, tanto de las grandes ciudades como de cada pueblo de nuestro interior profundo, le pido por favor cumpla con su palabra del 13 de octubre de 2019 y para esto no avance con lo detallado la semana pasada desde el Ministerio de Agroindustria. Se habla de la creación de un “Fondo Anticíclico Agropecuario”, para Trigo y Maíz, es decir un fideicomiso al que aportarían los Exportadores con el objeto teórico de “desacoplar los precios internacionales de los precios locales”. También de habla de “Volúmenes de Equilibrio”, es decir Cuotas de Exportación, que permitieran abastecer “con seguridad” el consumo local. Las consecuencias de estas medidas serán sin dudas, señor presidente, menores precios pagados al productor agropecuario y, en consecuencia, algo aún peor para la Argentina, menor inversión agrícola, menor superficie sembrada, o sea, menores producciones y al final de la historia menor ingreso de divisas para el país, divisas que se necesitan como agua en el desierto en las actuales circunstancias. Circunstancias en las cuales, justamente nuestro acreedor mayoritario, le pide apuntar “equilibrio fiscal”, “reducción del financiamiento monetario del Banco Central al Poder Ejecutivo” y “acumulación de reservas” en el mediano plazo. En definitiva, las consecuencias de estas medidas serían exactamente lo contrario de lo que solicita el Fondo Monetario Internacional. Señor presidente, el Sector Agropecuario es su aliado silencioso, aliado que tiene la dinámica, la capacidad y la energía para sacar al país del barro, no le quite el gasoil a ese único tractor con el que cuenta. Hágalo por el país, y sus habitantes todos. Como dijo algún dirigente en 2008, el campo no necesita una mano, sólo que le quiten el pie de encima y será quien lo ayude a salir hacia adelante. En definitiva, hacer lo que se hace en la mayoría de los países del planeta que progresan, dar condiciones para dinamizar la actividad económica real y al fin de cuentas lograr mejorar el nivel de vida de todos sus habitantes sin distinción.

Dicho esto, y con su permiso escribiré mis líneas semanales hacia los lectores de esta columna semanal.

YENDO A LA GESTIÓN

Se determinarían “Volúmenes de Equilibrio”, es decir Cuotas de Exportación para Maíz 20-21, de 41,60 Millones de toneladas y para Trigo 21-22, de 12,50 Millones de toneladas; mientras que al momento las Compras de la Exportación ascienden a 41,544 y 11,358 millones de toneladas, respectivamente. Queda numéricamente claro que restarían comprarse sólo 56.000 toneladas de Maíz 20-21 y 1,152 millones de toneladas de Trigo, motivo por el cual, no podemos darnos el lujo ante los precios actuales de quedarnos esperando que algo mejor suceda. La lógica y obvia sugerencia es avanzar en ventas de maíz disponible y trigo sobre posiciones largas, marzo y Julio 22 cubriendo flujos de fondos con estos productos antes de que se “apague la luz”.

En Trigo 22-23, y Maíz 21-22 las cuotas serían, hasta que se aclaren los volúmenes de producción, 2,00 y 25,00 Millones de toneladas, respectivamente, mientras que las compras de la Exportación publicadas hasta el momento son en maíz 11,33 millones de toneladas. En este sentido hay mucha agua bajo el puente por correr todavía, de todos modos, ante el delirio reinante no podemos dejar de capturar los resultados económicos que generan los precios actuales 21-22 de maíz, para cubrir todos los vencimientos financieros como mínimo, siempre acompañando esas ventas con compra de Calls Julio 22.

MÁS QUE NUNCA, ACCIÓN ES LA PREMISA, LAS PERCEPCIONES DE HACE ALGUNAS SEMANAS SE TRANSFORMARON EN CERTEZAS. NO HAY MÁS DUDAS.

Por Hernán Fernández Martínez | Analista de Mercados y Docente de AgroEducación

Fuente: AgroEducación

Publicidad