21 de diciembre de 2021 12:13 PM
Imprimir

La pasa de uva, entre la sequía y la suba de fletes internacionales

Está en duda la rentabilidad del sector por la escasez de agua para riego y el aumento del transporte nacional e internacional de mercadería que marcan la cancha del ámbito agroexportador local. Se suma la inflación de costos.

La uva para pasas es uno de los motores vitícolas de la provincia de San Juan en función de contener los oasis más diversificados en destinos de la uva, completando el abanico en terceras partes de uva para mosto o jugo concentrado de uva, vinos y consumo en fresco en menor proporción.


Desde hace unos 15 años los parrales ocupan unas 12 mil hectáreas entre consumo de fresco y pasa. Pero además se destacan unos 25 importantes establecimientos procesadores y exportadores con tecnología de última generación, entre unos 70 empaques en total. 


Y si bien el secado comienza en diciembre con los sobrantes de la uva de mesa, de mediados de enero a marzo se cortan la mayor parte de los racimos por lo que muchas variedades aún “están en engorde” para algunos viticultores.


DESDE EL PARRAL 

Para el productor, administrador agrario y contador Ernesto Olivera, vicepresidente de la Federación de Viñateros de San Juan, “la cantidad de uva es muy buena, pero habrá que ver qué sucede cuando el grano empiece a llenar -o no-, debido a la crisis hídrica”.


Consultado por los precios, referenció: “Por lo que he visto y recorrido, en calidad de uva le pueden pagar a un productor desde los $40 al barrer -uva Cardinal- o $70 o más a elegir, de contado pago antes cargar”. Y agregó: “Es la referencia que hay de precio -pero para consumo en fresco-. Habrá que ver para bodega y a partir de allí, sería la referencia para la uva de la pasa”.


IMPACTO

Consultado por la crisis hídrica, marcó: “En algunas fincas se están abandonando cuadros. Un promedio de un tercio de la finca. En otras, se riega melgas por medio y en otras se estaría dando la vuelta a la misma, pero entre 45/50 días. En las que no tienen pozo, dependen 100% el riego del turno de agua”.


“Lamentablemente, con las cortas no programadas, se había planificado regar en uvas primicias. No se logró lo planificado. Demorando y generando costos extras que disminuyen la escasa rentabilidad”, remarcó Olivera Más.


El otro frente para el sector exportador es el contexto internacional de la uva en fresco y pasa donde el contexto agroexportador es bueno, pero la crisis de fletes marítimos y la inflación interna restan competitividad local: “Está terminando este año en unos U$S 13 de piso en Brasil, Colombia, Perú y Centroamérica. Y se pagan unos U$S 16 pero CFR, es decir, entregada en puerto solicitado por el importador. Los fletes aumentaron en dólares más del 100%. Pasando de U$S 2.000 a 2.500 el ano pasado a U$S 6.000 y 8.000 este año”.

Los racimos son menos este año en los parrales de Chimbas, 9 de Julio, 25 de Mayo y Médano de Oro entre otros solares y los granos aún esperan el agua que no llega. 

  • La merma va desde el 10 al 40 % por zona

Según un monitoreo desarrollado desde la Cátedra de Agronegocios del Instituto de Desarrollo Sostenible de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Católica de Cuyo, alrededor del 40% de los parrales en la provincia cuentan con riego por goteo, lo que implica un alto grado de vulnerabilidad frente a la extrema sequía actual.


Por este motivo según las zonas y el sistema implementado por cada productor, la merma en producción puede ir desde un 15% y hasta un 40% en volumen. En el departamento 9 de Julio y 25 de Mayo, por ejemplo, se ha observado un 30% menos de cantidad de racimos promedio por cepa según la variedad, sobre todo en primicias, por heladas o fríos intensos.


Desde la cátedra definen las presentes semanas como claves para terminar o no el engorde de los granos de uva para pasa, ya que se han podido observar algunos muy pequeños con envero en el caso de la variedad Flame seedless -sin semilla-. Pero aclara que hay nuevas superficies que entran en producción, dado que en la provincia lo único que crece en superficie es el cultivo de pistacho y los parrales de uva Flame para pasa.

 El sistema de secado de uva en parral -DOV- se extiende en los nuevos parrales de la provincia y esto reduce hasta un 70% los costos con cosechadoras mecánicas desarrolladas en San Juan como la de la familia Meló. 

> LAS CLAVES

Por ende y conforme a lo conversado por Suplemento Verde de DIARIO DE CUYO con algunos exportadores, los aspectos más importantes de la presente temporada de uva para desecar al sol, comunes para el resto de los destinos de los racimos como el vino, mosto y consumo en fresco, son:

  • La extrema sequía define una merma importante en volumen disponible.
  • El año termina con precios bajos de unos U$S 13,5 la caja de 10 kilogramos en promedio.
  • No quedó stock en los galpones de empaque y exportación ya que si bien el consumo comenzó tranquilo, un menor precio limpió los depósitos de los exportadores.
  • Preocupa la inacción oficial frente a la competencia desleal de empresarios foráneos que subfacturan o comercializan en negro sus exportaciones, tal como sucedió en tierras mendocinas con la ciruela deshidratada. Los exportadores hablan ya de un 70% del volumen local y temen la quiebra y el pase de manos se sus empresas a estos especuladores que infringen leyes penales y tributarias.
  • El tipo de cambio oficial bajo, con un ritmo de devaluación anual del 20% frente a una inflación promedio anual en los costos de producción del 50%, limitan la competitividad internacional de todo tipo de exportaciones argentinas.
  • La crisis mundial del transporte en el comercio internacional afecta más a los países en vías de desarrollo como el nuestro, ya que luego del receso mundial del 2020, la recuperación concentró contenedores y buques en el Hemisferio Norte. Un flete de Argentina a EEUU subió de U$S 3.000 a unos U$S 11.500 este año para un contenedor TEU.

>> LOS NÚMEROS DE LA PASA

  • 12  mil son las hectáreas cultivadas con variedades de uva para pasa y consumo en fresco según datos del INV en la provincia de San Juan.
  • 160  millones de kilogramos de uva fueron a los secaderos en la última campaña, lo que representa cerca de la tercera parte de la cosecha provincial.
  • 15  mil personas entre mano de obra directa e indirecta trabajan en la exportación de pasa en los galpones procesadores locales.
  • 78  por ciento aumentaron los envíos al exterior de uva secada al sol. Unas 19 mil toneladas en el 2009 a unas 34 mil el año pasado.
  • 70  millones de dólares ingresan anualmente a la provincia por las exportaciones de pasa. En 2018 se llegaron a exportar 48 mil toneladas.

Publicidad