5 de enero de 2022 11:48 AM
Imprimir

Uruguay apuesta a reducir emisiones de gas metano de su ganado

La ganadería no es el “problema” del cambio climático pero puede ser parte de la “solución”, coincidieron en señalar actores del sector en Uruguay, un productor histórico de ganado bovino que con sus emisiones de gas metano contribuye al calentamiento global. “(El sector) no es responsable del calentamiento global, pero podemos bajar esas emisiones de […]

La ganadería no es el “problema” del cambio climático pero puede ser parte de la “solución”, coincidieron en señalar actores del sector en Uruguay, un productor histórico de ganado bovino que con sus emisiones de gas metano contribuye al calentamiento global.

“(El sector) no es responsable del calentamiento global, pero podemos bajar esas emisiones de metano para ayudar a controlar el cambio climático”, dijo a Xinhua el presidente del Instituto Nacional de Carnes (Inac), Conrado Ferber.

El representante del sector subrayó que incluso ya lo hacen “mejorando” los sistemas productivos.

“Sabemos que con pasturas de mayor digestibilidad el animal emite menos (metano). Se está estudiando que hay animales que emiten menos que otros y podemos hacer una selección”, expuso Ferber.

Uruguay fue uno de los países firmantes de la declaración para reducir un 30 por ciento las emisiones de metano en el planeta para el 2030, en el marco de la 26ª Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP26), llevada a cabo el año pasado en Glasgow, Escocia.

Se estima que el gas metano, que tiene como una de sus fuentes el sistema digestivo de los rumiantes, contribuye con un 15 por ciento al calentamiento global, donde la ganadería es responsable de casi una cuarta parte del total de emisiones.

Con 12 millones de bovinos, número cuatro veces mayor a la cantidad de habitantes, el país sudamericano es una pieza clave en la innovación del Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA), referente en la región.

En la “penillanura levemente ondulada” en la margen oriental del río de la Plata se llevan a cabo acciones concretas en ese sentido.

A su vez, el director del Programa de Investigación en Carne y Lana del INIA, ingeniero agrónomo Gabriel Ciappesoni, aseguró a Xinhua que es necesario que “todos los animales en el campo sean productivos”, porque estos “siguen emitiendo” y la alimentación es fundamental en la reducción del impacto.

“Cuanto mejor comen los animales menos emiten. Tenemos varias líneas de trabajo tratando de evaluar el forraje de mayor calidad que pueda redundar en una menor emisión de metano por unidad de producto”, indicó Ciappesoni.

“Trabajamos tanto en vacunos como en ovinos. Se identifican animales que emiten menos (metano) y eso en general está asociado a la eficiencia”, detalló el experto, al referir que también se investiga la genética.

Dijo que por ello se debe incentivar a los productores a que cuando elijan un toro o carnero “incluyan dentro de la selección a aquel animal que va a emitir menos metano, que generalmente va a ser más eficiente también en la conversión de alimento”.

“Muchas de las estrategias para contribuir menos a la emisión de gases redundan también en un beneficio económico para el productor, porque hacen que los animales sean más productivos”, señaló Ciappesoni, para agregar que es una “buena noticia” porque si fuera a la inversa, “el incentivo que habría que dar es mayor”.

Las estrategias de reducción a través de aspectos nutricionales o genéticos permiten una reducción en las emisiones de entre 10 y 20 por ciento, según la explicación del experto.

Recientemente, el ministro de Ambiente, Adrián Peña, dijo durante la presentación de la Estrategia Climática de Uruguay, que el sector agropecuario apunta “al no aumento de emisiones en términos absolutos” y a “un aumento de la productividad”.

Fuente: Xinhua

Publicidad