7 de diciembre de 2009 07:09 AM
Imprimir

Argentina rumbo a una nueva Ley Federal de Carnes

El licenciado Carlos Seggiaro, asesor de Federación Agraria, anticipó en Pico que el país marcha rumbo a una nueva Ley Federal de Carnes, que propondrá el "desposte" de carnes vacunas, según aseguró, no por una cuestión de "racionalidad técnica" adoptada por el Gobierno Nacional, sino por un nuevo "proceso de presiones" de frigoríficos y grupos brasileros.

Para el consumidor, significará precios similares en los cortes con huesos, pero serán cada vez menos accesibles los cortes de exportación, por lo que obligatoriamente se impondrán carnes como la porcina.
El economista participó el pasado viernes de una capacitación destinada a productores de la zona norte y compartió una conferencia de prensa con el dirigente nacional Ariel Tosselli, el presidente del distrito 8, Néstor González, y el dirigente local Roberto Falco.
Seggiaro explicó sobre la actualidad del mercado de carnes que “hay una serie de factores que en los últimos tiempos marcan un punto de inflexión”. Y puntualizó que “tiene que ver con el traslado de parte del stock a zonas marginales en toda la Argentina durante los últimos años, el hecho de llevar tres años de liquidación de vientres y lo que significó la sequía sobre las principales zonas ganaderas”.
El economista explicó que la conjugación de factores “muestra un 2009 con una caída muy fuerte en los niveles de preñez, que afectarán gravemente los niveles de parición en 2010. Y esto se transmite en 2010, y de cara al 2011 y 2012, en una caída muy importante en la oferta de carne en la Argentina”.
Sobre la problemática, Seggiaro advirtió que “en realidad, ya el Gobierno no puede hacer nada porque lo que se plantea acá no es un proceso económico, sino un proceso biológico que no tiene reversión”. Y anticipó que “esto plantea un cambio muy fuerte para el mercado de carnes para los próximos dos o tres años, y al mismo tiempo, obligará a un debate sobre las políticas de acá en adelante”.
En tal sentido, el profesional consideró que “ya hay signos de que el Gobierno está estudiando plantear un aumento en el nivel del peso de faena, pero lo más importante es que muy probablemente en 2010 se discuta en el Congreso de la Nación una nueva Ley Federal de Carnes, que planteará centralmente el tema del desposte”.
“Este tema conduciría a la Argentina a un esquema de negocios parecido al de países más racionales en este tema, como son Uruguay y Brasil”, explicó. Y fundamentó que “si bien se habló de esto muchas veces y nunca se concretó, creo que esta vez se puede dar porque hubo un cambio en las relaciones de poder en la cadena de valor, básicamente a nivel de los frigoríficos, y también con el posicionamiento de los grupos brasileros en el mercado argentino, que han comprado una parte importante de los frigoríficos argentinos en los últimos años”.
“Uno percibe que en este punto de inflexión aparecerán oportunidades de negocios, pero sin lugar a dudas habrá una vuelta de tuerca en el proceso de concentración”, adelantó.
Seggiaro comentó que el nuevo sistema implicaría “para el productor o cualquier miembro de la cadena de comercialización, una mayor eficientización en todos los eslabones de la cadena”.
Mientras que para el consumidor explicó que “el proceso de desposte implicará una segmentación de los precios de los cortes de carne vacuna, es decir, los cortes con hueso seguirán teniendo un valor relativamente accesible, pero los cortes que expresen oportunidades de negocios en la exportación tendrán un aumento importante, que es lo que sucede en Uruguay y Brasil”.
Dichos cambios obligarán al consumidor a volcarse a otras carnes, sin necesidad de grandes programas de gobiernos. “Para que aumente el consumo de carne porcina en la Argentina, basta que haya desposte de carne vacuna”, aseguró.
Finalmente, Carlos Seggiaro indicó que “cuando hablamos que en la Argentina puede haber desposte de carne vacuna, hablamos en realidad de un proceso de presiones, de lobbies sectoriales, hablamos de la presión de los grupos brasileros, de los frigoríficos de exportación versus los frigoríficos consumeros”.
“Como ocurrió siempre en este país las decisiones no se toman en función de la racionalidad técnica, sino que se toman en función de los grupos de poder”, concluyó.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *