7 de enero de 2022 11:00 AM
Imprimir

No consiguen trabajadores para las cosechas y dicen que es por la poca difusión de un decreto del Gobierno

Productores de economías regionales advierten que hubo “serios problemas” para levantar yerba mate y cítricos dulces pese a que quienes cobran planes sociales pueden ocuparse en forma temporaria sin perder el beneficio cuando concluyen su labor

Apesar de que existe un decreto presidencial que compatibiliza la percepción de los planes y programas sociales y de empleo con el trabajo registrado, en actividades temporales y estacionales, los productores de las economías regionales denuncian que continúan con problemas para conseguir mano de obra ante la desconfianza o el desconocimiento de los trabajadores de perder el beneficio social. Ante esta situación, los empresarios de la actividad le pidieron al Gobierno mayor difusión de la normativa. Sin embargo, en el Ministerio de Trabajo dicen que, según sus datos, no hay inconvenientes.

En diálogo con LA NACION, Pablo Vernengo, director ejecutivo de Economías Regionales de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), detalló: “Nosotros pensábamos que iba a ser la solución, pero no conseguimos mano de obra para terminar algunas de las cosechas porque el trabajador tiene miedo a perder el plan que cobra mes a mes”.

Por esa razón explica que hubo “serios problemas” para terminar de cosechar yerba mate. Lo mismo ocurrió en cítricos dulces en Entre Ríos, Corrientes y Misiones, y están comenzando a tener problemas con el tabaco en Salta y Jujuy. También en arándanos.

El decreto 514, publicado en el Boletín Oficial el 14 de agosto del 2020, está destinado a los beneficiarios de programas como Potenciar Trabajo y Tarjeta Alimentar quienes producen ser contratados bajo las modalidades de trabajo temporario o trabajo permanente discontinuo sin perder la ayuda social. Estos trabajadores, al finalizar la relación laboral, tienen asegurada la continuidad sin interrupciones de la cobertura de prestaciones de la seguridad social.

“A veces conseguís el trabajador, pero no quiere blanquearse y al empresario rural no le sirve esa situación”, detalla el directivo de CAME y agrega que la incidencias de la mano de obra en los costos de las economías regionales varía entre un 45% al 70%, según el tipo de producto.

Según Vernengo esta problemática ya fue planteada al Gobierno por parte de las empresas. “Pedimos que hagan más difusión en medios locales, que son los que tienen llegada a los trabajadores golondrinas y a sus familias. Sería importante que también se hable con los intendentes y con los gobiernos provinciales. Se resuelve a nivel local con el esfuerzo de concientizar”.

En esa línea agrega: “El productor de las economías regionales, que representa el 73% de los productores agropecuarios, requiere de políticas activas, que muchas veces se resuelven a nivel provincial”.

Para el productor, el problema estuvo en la “poca difusión” que le dio el gobierno nacional al decreto para que estos trabajadores golondrina conozcan el beneficio que se otorgaba con la normativa. Por otro lado, agrega: “el gremio tampoco amplió sus bases ni lo divulgó”.

Sin embargo, en el Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social, ante una consulta de LA NACION, expresaron que “los números dicen lo contrario”, que los resultados a hoy son “muy positivos”, y que los cifras de ocupación que se observan hasta ahora demuestran que los trabajadores aceptaron la modalidad y pudieron ocuparse sin perder sus planes sociales.

Sostienen que la desconfianza podría darse si al día de hoy no hubieran cobrado los planes, ya que el ejemplo se dio en el tiempo de intercosecha que no trabajaron y siguieron cobrando.

Covid y clima

En tanto, de cara a las próximas cosechas, en relación con el crecimiento de casos de Covid-19, Vernengo explicó que firmaron los protocolos para el trabajo migrante estacional. Los trabajadores deberán tener el esquema de vacunación completo y el permiso de ingreso a las provincias.

Son cerca de 600.000 los trabajadores que se necesitan para las economías regionales, pero el numero varía. Por ejemplo, en la cosecha de pera y manzana, que está próxima a comenzar, como se estima una caída de producción de entre el 30 y el 40% por factores climáticos, caerá la demanda de mano de obra. Para esta actividad, habitualmente se requieren 28.000 trabajadores golondrinas este año se va a requerir 18.000.

Pilar Vazquez

Fuente: La Nacion

Publicidad