11 de enero de 2022 22:47 PM
Imprimir

En Estados Unidos los alimentos con transgénicos deben estar etiquetados

La normativa rige desde este 1 de enero. Deben tener el sello que ilustra la nota. La medida recibió muchas críticas.

Desde este 1 de enero, todos los alimentos comercializados en EEUU que contienen ingredientes modificados genéticamente (GE) u organismos modificados genéticamente (OGM) deben contar con una leyenda en su envase que diga «bioengineered», que se traduce como elaborado con ‘bioingeniería’.

La medida busca unificar todas las normativas estatales de etiquetado pero despertó críticas de prácticamente todos los sectores, desde organismos que nuclean a consumidores hasta la misma industria alimenticia.

De acuerdo a la normativa, un número de teléfono o un código QR en el empaque también puede dirigir a los consumidores hacia más información.

El Usda ha dicho que el cambio “evita un mosaico de regulaciones estatales de etiquetado” para proporcionar un estándar nacional para las etiquetas que alguna vez se establecieron estado por estado.

Para los críticos, el término  ‘biongineered’ podría crear confusión entre los consumidores.

La nueva reglamentación alcanza también a los fabricantes de suplementos dietéticos pero exime a los restaurantes y otros establecimientos de servicio de alimentos.

Las empresas de alimentos se quejan porque están saliendo de la crisis que impuso la pandemia y este etiquetado podría generarles un nuevo retroceso en el sector, ya que supone una carga adicional.

Betsy Booren, vicepresidenta del grupo comercial Consumer Brands Association, dijo que si bien la organización apoya un marco uniforme para la divulgación de alimentos modificados, ha instado a los funcionarios del gobierno a pausar temporalmente las nuevas reglas.

Por su parte, Gregory Jaffe, director del proyecto de biotecnología del Centro para la Ciencia en el Interés Público dijo que “La peor parte de esta ley es el uso del término ‘bioingeniería’ porque ese no es un término con el que la mayoría de los consumidores estén familiarizados”.

El Centro para la Seguridad Alimentaria también ha criticado las reglas, diciendo que dejará la mayoría de los alimentos genéticamente modificados sin etiquetar.

“Los consumidores se quedan sin saber si no está presente o si una empresa de alimentos simplemente decidió no revelarlo”, dijo al Peter Lurie, presidente del Centro para la Ciencia en el Interés Público.

Específicamente, el USDA establece un umbral de exención en el 5 por ciento de los ingredientes modificados genéticamente “no intencionados”, publicó Bioeconomía.

Fuente: NAP

Publicidad