13 de enero de 2022 13:30 PM
Imprimir

¿Qué es la brucelosis? Estos son sus síntomas, sus causas y su tratamiento

La brucelosis es una zoonosis que afecta habitualmente a trabajadores del sector ganadero.

La covid ha hecho especialmente conocidas a las zoonosis, las enfermedades capaces de transmitirse de animales a humanos. Como es natural, esta no es ni de lejos la única infección con esta característica: existen otras muchas muy comunes, como la brucelosis.

¿Qué es la brucelosis? ¿Cuáles son sus causas?

La brucelosis es la infección por las bacterias del género Brucella. Se trata de una enfermedad que además de a las personas afecta a otras numerosas especies de mamíferos, muchas muy cercanas al ser humano (como los perros o el ganado bovino, equino, porcino, ovino y caprino). Es relativamente común en distintas áreas de todo el mundo, como la cuenca mediterránea, Asia occidental, partes de África y América, y afecta principalmente a las personas que están en frecuente contacto con animales.

De animales a humanos, se transmite por el contacto con los animales y sus excreciones; por ejemplo, no es raro el contagio al beber leche no pasteurizada. Otras vías por las que el patógeno puede ingresar al organismo es por heridas en la piel, por la conjuntiva o las mucosas.

Entre personas la transmisión es rara y poco frecuente, y tiene lugar principalmente por vía sexual.

¿Cuáles son sus síntomas?

La brucelosis tiene un período de incubación variable que puede oscilar entre los pocos días y meses, y después se manifiesta con un cuadro cercano al de la gripe. En ocasiones, la enfermedad parece remitir para volver a aparecer al cabo de un tiempo.

A nivel general, los signos de la brucelosis incluyen fiebre, escalofríos, pérdida de apetito, sudores, debilidad, fatiga, dolor articular y cefaleas.

En algunas personas, la patología se vuelve crónica. En estos casos pueden aparecer complicaciones serias, como endocarditis (inflamación interna de las cavidades del corazón), artritis (inflamación de las articulaciones), espondilitis (artritis en los huesos de la columna), sacroilitis (artritis de las articulaciones que conectan la columna y la pelvis), orquiepididimitis (inflamación de los testículos), hepatomegalia (inflamación del hígado), esplenomegalia (inflamación del bazo), meningitis (inflamación de la membrana que recubre el cerebro y la médula espinal) o encefalitis (inflamación del cerebro). Algunas de estas pueden ser incluso mortales.

¿Cómo se trata?

Al tratarse de una infección bacteriana, el tratamiento disponible consiste en una estrategia farmacológica a base de antibióticos comunes, siempre bajo la supervisión de un médico, normalmente con una duración no inferior a seis semanas.

Con todo, este enfoque no puede evitar que en muchos casos los síntomas se mantengan o aparezcan repetidas veces durante varios meses, o incluso en instancias más raras que la enfermedad se cronifique.

Fuente: 20minutos.es

Publicidad