13 de enero de 2022 21:36 PM
Imprimir

Pérdidas millonarias por las sequías

Atgentina : El clima genera otra crisis a la economía debilitada y asfixiada

A todos los males que afronta la vapuleada economía argentina (pandemia, inflación del 50%, gigantesca deuda con el FMI) se suma ahora un brutal efecto de la sequía, que podría hacer perder al agro ingresos por al menos 4.550 millones de dólares.
    La falta o disminución de lluvias, por efecto del cambio climático, que desde hace casi dos años -con distintos niveles de intensidad- azota las regiones productivas más importantes del país, podría complicar aún más el panorama financiero del Gobierno, alertó hoy un informe del periódico Ambito.
    Entidades bursátiles, consultoras y analistas del mercado de granos descuentan que la campaña agrícola sufrirá fuertes recortes debido al fenómeno climático La Niña, que se repite luego de un 2021 en el que faltaron precipitaciones y sobraron problemas- Los agricultores también están enfrentando, en medio de la oprimente pandemia de Covid-19 y la diferencia cambiaria con el dólar, grandes aumento de costos.
    Pero la situación climática no es exclusivo pesar de Argentina, sino de toda la región. También golpea a Brasil -ya se descartó la posibilidad de alcanzar un récord productivo- y además generó pérdidas superiores al 30% de la cosecha de soja en Paraguay.
    En Argentina, el alerta se enciende para la soja y el maíz, pues a la sequía se suma en los último días una feroz ola de calor.
    El último trabajo publicado por la Guía Estratégica para el Agro difundido por la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) aseguró que la falta de reservas de agua ya impactó en el maíz temprano y en la soja de primera.
    Los expertos señalan que el escenario normal para la campaña de maíz era 56 millones de toneladas pero con el impacto de la sequía, las estimaciones prevén una caída cercana al 15%, por lo tanto la cosecha se reduce a 48 millones de toneladas.
    En el caso de la soja se aguardaba un piso de 45 millones de toneladas, pero con estas condiciones climáticas se recortó a 40 millones de toneladas.
    Según datos del Banco Central, publicados por Ambito, un recorte de 8 millones de toneladas de maíz y de 5 millones de toneladas en soja implica pérdidas para el país por un total de 4.550 millones de dólares, sólo tomando como referencia el valor del grano.
    El impacto será fuerte por la caída en los ingresos de divisas, tan necesaria para una argentina con exceso de emisión monetaria y una deuda con el FMI de 44 mil millones de dólares.
    Además, quienes también sufrirán un duro golpe serán los productores agropecuarios, que apostaron a siembras con alto nivel tecnológico en un escenario de costos elevados y no se verán compensados con los ingresos. (ANSA).

Publicidad