13 de enero de 2022 21:54 PM
Imprimir

Un ganadero pone a sus reses gafas de realidad virtual que emulan un pasto verde

Las emociones de los animales guardan relación con la calidad de su carne y producción láctea

Las emociones de los animales guardan relación con la calidad de su carne y su producción alimentaria. Diversos estudios constatan esta realidad, entre ellos el publicado por la Universidad de Wageningen, en Holanda. Atendiendo a esta premisa, un ganadero turco ha recurrido a la inteligencia artificial para dotar a sus animales de un idílico entorno.

Dos de sus reses llevan gafas de realidad virtual y, de este modo, observan un inmenso pasto verde todo el día. Los animales no se crían en la naturaleza, pero sus ojos envían al cerebro una información equívoca que, al parecer, les relaja. Tanto, que alejadas del estrés generan más leche.

En concreto, su producción diaria aumentó en 27 litros, lo cual corrobora la tesis de que el entorno afecta al bienestar animal y condiciona aspectos tan primarios como la lactancia. El ganado no solo dio más leche sino que esta era de mayor calidad.

«Las gafas son emocionalmente buenas para los animales, notamos que están menos estresados. Esto se refleja tanto en la producción como en la calidad de la leche», explicaba el granjero turco Izzet Koçak a la agencia de noticias Anadolu.

La idea surgió a raíz de un proyecto previo desarrollado por el Ministerio de Agricultura de Moscú. Con ayuda de veterinarios, el Gobierno ruso desarrolló unas gafas VR adaptadas a la cabeza y la visión de las reses con el objetivo de aumentar su producción. Al enterarse de que existía esta posibilidad, Koçat no dudó en implantarla en su ganadería, en donde ya había instaurado otras rutinas, como el uso de música relajante.

La empresa que desarrolló el producto en Rusia le facilitó dos ejemplares y ahora adquirirá otras diez. Su idea es implantar paulatinamente este, por ahora, original sistema hasta lograr que los 180 animales que posee se beneficien de él.

La ‘artificial’ vida en verde de las reses cuenta aún con banda sonora puesto que la música contribuye a su bienestar. Lo avala el chip que el granjero ha instalado en sus tobillos, un dispositivo a través del cual analiza su estado de ánimo. El futuro ya está allí.

Publicidad