16 de enero de 2022 00:54 AM
Imprimir

Por la grave sequía, muchos maíces tempranos ya no podrán recuperarse

Florecieron entre Navidad y fin de año prácticamente sin humedad, una condición que se mantiene hasta hoy, cuando las plantas tienen los mayores requerimientos hídricos

La situación de los cultivos ante la grave sequía de 2021 y de 2022 es la siguiente: en la ruta 8, desde Buenos Aires y hasta Colón, pasando por San Antonio de Areco, Arrecifes y Pergamino, muchos maíces de primera muestran un estado desastroso: las hojas inferiores ya están secas, las del medio están pajizas y las superiores se encuentran totalmente acartuchadas. Esta condición se observa aún en los cultivos sembrados con tecnología para elevados rendimientos. Los que vienen de verdeos de invierno o implantados sin barbecho en potreros flojos directamente están para el pastoreo. Más hacia el norte, llegando a Venado Tuerto, los maíces mejoran por haber recibido lluvias acotadas pero regulares. En tanto, el oeste de Santa Fe, gran parte de la provincia de Córdoba y Entre Ríos comparten el estado desesperante.

En la ruta 7, los campos de Chacabuco están “incendiados”, según un técnico que recorrió varias empresas agrícolas de la zona, que admite una condición un poco mejor en Junín. En la ruta 2 los campos de pastoreo están amarillos o marrones con las vacas en mal estado pidiendo a gritos destete precoz.

En la mayor parte de las zonas agrícolas los productores admiten que muchos maíces de primera no tienen posibilidades de recuperación para su potencial de rinde. Florecieron entre Navidad y fin de año prácticamente sin humedad, una condición que se mantiene hasta hoy, cuando las plantas tienen los mayores requerimientos hídricos. Aunque lloviera en los próximos días, el agua llegaría tarde para alcanzar rendimientos rentables. Los intermedios o tardíos florecerán a fin de enero, seguramente con un porte menor al normal. Habrá que ver qué lluvias caen hasta ese momento. Los de segunda tienen por delante un panorama preocupante: arrancaron con el tanque vacío y dependen de las lluvias de enero y de febrero, que tampoco se pronostican abundantes.

Girasol, mejor

El cultivo que mejor está soportando la sequía es el girasol. Hay lotes regulares, pero otros con buenas “cabezas” y cuaje de grano, algo que se convalida con la declinación de precios que se observa en los últimos días. En este cultivo un problema nuevo son los ataques de cotorras, que resultan más generalizados que los de palomas, por lo que se han convertido en una nueva plaga nacional.

Carlos Marin Moreno

Fuente: La Nacion

Publicidad