16 de enero de 2022 11:27 AM
Imprimir

Marcelo Secco: “Se puede esperar un novillo que arbitre en torno a cuatro dólares”

El CEO de Marfrig Uruguay estimó que si el clima acompaña se podría pensar en una faena similar a la del 2021.

Marcelo Secco mencionó que la demanda estará marcada por lo que pase post año nuevo chino, pero es optimista al respecto. Además dijo que Europa va a estar “entrando y saliendo, y hay buenos valores de EE.UU. y Canadá, por lo que se puede pensar en otro buen año de valorización del ganado”. Y respecto a Marfrig su CEO en Uruguay estimó que en 2022 “estaremos por encima del 65% de la inversión de US$ 50 millones anunciada”.

-¿Qué balance hizo del año 2021?

-Fue un año de constante evolución positiva, de crecimiento permanente. Comenzó muy desafiante por el tema sanitario humano, pero luego en el segundo trimestre tomó un ritmo que, en la medida que lo sanitario lo permitía, los mercados evolucionaban positivamente y eso generó una actividad constante, plena, dinámica, con demandas, con ventas. Y se vio resaltado en el último trimestre, dado que hubo elementos regionales que ayudaron, al disminuir la oferta en China, que provocaron un efecto en lo que es la demanda y precio, que fue lo que ocurrió de septiembre a noviembre. Pero, en líneas generales, fue un año con muchos desafíos, con una evolución positiva permanente.

-¿Qué prevé para 2022? ¿Podrá ser similar el nivel de faena?

-La respuesta estará dada por el clima, cómo se recompone el tema forrajero y qué nos permite desde el punto de vista de la oferta. Y por otro lado, los elementos positivos de si está el stock como para poder pensar en proyectar una faena similar. Si el mercado se alinea y el clima lo permite, sería posible volver a repetir un año con niveles importantes de faena. No sé si los 2,6 millones de cabezas, pero muy cerca de eso, en función de cómo está la composición de stock actualmente y de los negocios que hay planteados en cualquiera de los destinos, sea pasto o corral.

-¿Prevé una extracción que no afecte la composición del stock?

-Puede afectar en forma relativa, pero venimos con años de muy buen nivel de vacas de cría, habrá que ver qué pasa con esa categoría. Y las categorías jóvenes, novillos y vaquillonas, también importantes. La exportación en pie, por más que ha operado en forma importante en el año, no ha sido a niveles de los 5 años anteriores. Eso permite pensar que, con una extracción de vacas y novillos y categorías jóvenes en torno a 2,5 millones, poder pensar en tener un stock estabilizado. La duda va a estar en el clima. Estamos en época de entore con una inestabilidad climática, para 2023 podríamos llegar a tener alguna señal en materia de nacimientos. Habrá que ver cómo termina este ciclo de entore en función de lo que puede ser la proyección de stock para el año 23 y 24.

-¿Pensando en el reinicio de las compras de China, cómo se observa el escenario internacional?

-El primer trimestre tiene algo interesante a analizar que es lo previo y lo post año nuevo chino, en función de cómo se comporta el mercado y qué puede pasar en materia sanitaria. Eso es decisivo. El comportamiento del mercado chino en estas próximas semanas y luego de la tradicional festividad, nos va a hacer poder tener un termómetro de cuánta presión se le coloca al mercado en materia de mantener el nivel de precios, o a la inversa, generar una dinámica importancia.

-¿Qué espera?

-A mi entender, por la oferta cómo está compuesta, por el mercado, la economía, si no hay algún elemento extraño se puede pensar en salir de la festividad con demanda similar a la que está operando en comienzos del año: más moderada, constante, buena, sana, a niveles históricos muy buena de precios, pero sin los picos que tuvimos al final del 2021.

-¿Permite pensar en un novillo que se ubique en un precio de 4 dólares?

-Es loable esperar. Sería una muy buena señal y se está trabajando para eso. Hay que componer también lo que pase en Europa, que comienza el año con semanas trancadas, pero que, en función de los anuncios del punto de vista sanitario, se prevé que para Pascuas se normalice la situación. Europa va a estar entrando y saliendo de mercado y hay buenos niveles de valores en EE.UU. y Canadá. Entonces, si la foto es la que podemos proyectar hoy y luego de año nuevo chino, no existe contención de la demanda agregada, podemos pensar en otro buen año de valorización. Sin los picos, pero un año de muy buen promedio. Ojalá que arbitre en los 4, o encima, para tener otro elemento muy importante que es que cuando los precios son muy buenos, nos olvidamos de los costos, que siguen siendo desafiadores para Uruguay.

-A partir de enero baja la disponibilidad de Cuota 481, ¿Cómo puede afectar? ¿El mercado permitirá variabilidad y tener cuenta interesante para el corral?

-Escuchando a actores importantes de ese negocio, veo que hemos logrado algo interesante, que no estamos sintiendo desde el punto de vista de la formación de los encierros a corral, la falta del cupo que vamos perdiendo año a año con Europa. Hay negocios que se han sustituido, hay negocios que permiten proyectar de 3 a 6 meses, y eso hace que no se vería afectada, para este año tampoco, la demanda por ganado de corral. Y más aún en años donde la dieta es desafiante, pero la relación flaco gordo ayuda al corral. Todo diría que podríamos tener en este año y para futuro, una estructura más constante y previsible de faena de ganado a corral que ayuda a los ciclos ganaderos.

-¿Cómo está el tema de la logística?

-Se ha ido solucionando la disponibilidad de espacios, principalmente porque a nivel regional ha habido mayor disponibilidad de buques, las cuestiones sanitarias no han interferido con la llegada de los barcos, y la oferta de productos a cargar también ha sido menor. Hay momentos, durante el primer semestre, que se va a volver a expresar, principalmente por la competencia de otros productos refrigerados no cárnicos, pero se ha solucionado el tema disponibilidad. La contracara es que los costos quedaron plasmados con un aumento muy importante. Los costos adicionales, son mucho más. Son costos estructurales que ya tenemos asumidos para este año, que junto con los costos operativos internos, le están diezmando valor a la producción uruguaya. Disponibilidad hay, espacios y buques, habrá que ver cómo el mercado va regulando el tema costos no para este año, sino para las ofertas futuras del 2023.

-Respecto al acceso a nuevos mercados ¿cuáles deberían ser los objetivos?

-Los que se están trabajando coordinadamente con el Poder Ejecutivo en un capítulo muy importante que es Asia, con elementos como el TLC con China, todo lo que refiere a nuestra mejora de la relación sanitaria y arancelaria con Japón, la mejora del acceso a Corea, arancelario y sanitario. Y obviamente al final del año tuvimos también que a nivel del Sudeste asiático hay países interesantes, que tienen embajadores concurrentes en Buenos Aires que han visitado Uruguay y hay una agenda establecida. En lo que refiere al capítulo Asia, la agenda está programada y está a definirse si dentro de la agenda del propio presidente de la República permite que se refuerce la misma, en algunas visitas que son claves.

-¿Europa y Estados Unidos?

-Todavía vemos un poco más lento el avance de la agenda. Sabemos que hay expectativas y elementos de trabajos no tan concretos como con Asia. Pero la agenda está establecida y es importante continuarla.

-¿Cómo se ve la política del gobierno respecto a un TLC con China? ¿Qué expectativas tiene para lo que es el mundo de la carne?

-La visión como sector agro exportador e industrial nos dejó con gran beneplácito la actitud aperturista del gobierno. no sólo en lo que refiere a su relación con China, sino incluso en mover, en dinamizar ciertas estructuras regionales que le han permitido al Uruguay y a la región dinamizar la agenda. Veo con muy buenos ojos. Desde el punto de vista del éxito futuro, son temas sensibles y se deben analizar con mucho cuidado. Pero no tengo dudas, más allá de nuestro sector, que esos procesos aperturistas bien administrados se conjugan en beneficios para toda la economía del país y para todos los uruguayos. Hay que hacer los deberes internamente porque la opinión no puede ser sólo de un sector de la economía uruguaya como somos nosotros.

Inversión de Marfrig es “reflejo de las señales…”

-Marfrig anunció un plan de inversión importante, sobre todo en Frigorífico Tacuarembó. ¿Qué plan hay para 2022?

-Al fin del primer trimestre de este año ya vamos a anunciar la inauguración de parte de esas obras, y hay otras en curso para todo el 2022. Se reafirmó el calendario 21/22 de inversiones. Y en unos días presentaremos al mercado algunos elementos de inversión adicional que vamos a hacer en otras unidades. Son procesos que llevan su tiempo por todo lo que es la tramitación formal desde el punto de vista ambiental y técnico y la presupuestación. Pero con eso en carpeta, entre febrero y marzo, brindaremos más elementos de la inversión. Es reflejo a la señal, a lo que el país promueve, la dinámica de los beneficios a que las empresas sigan invirtiendo en Uruguay, los beneficios de su renta. Es una señal que Marfrig recibe con mucho beneplácito y tiene el compromiso de continuar ese proceso, aplicado además por lo que el gobierno ha promovido y mejorado en lo que refiere a la Ley de Inversiones.

-¿Ese proceso de inversión va en aumentar más valor a la producción, o se reflejará en la capacidad de faena de la empresa?

-Tiene el equilibrio de tres elementos: de mejora en su eficiencia, los frigoríficos procesamos materia prima por lo que debemos ser muy eficientes en todos los procesos, o sea, inversión tecnológica para mejora de eficiencia. Además, un componente de crecimiento de volumen y un tercer componente de agregado de valor en los productos procesados. Estamos comenzando en Tacuarembó principalmente en esta primera etapa por eficiencia y volumen, y luego en este año va lo que es agregado de valor. Y hay un capítulo importante que refiere en todas nuestras inversiones, que es el cuidado en la mitigación del impacto ambiental, con algunos proyectos de reingeniería desde el punto de vista energético.

-¿De qué monto es el plan de inversión en esta etapa?

-Presentamos en la globalidad del proyecto del Tacuarembó supera los US$ 50 millones de dólares y en el año 2021 y para el 2022 estaremos encima del 65% de ejecución. La tercera etapa sería en 2022/2023.

Fuente: El Pais

Publicidad