21 de enero de 2022 13:43 PM
Imprimir

China será protagonista una vez más del comercio internacional de carnes

A pesar de los efectos de la Peste Porcina Africana, se espera una demanda sostenida por parte del país asiático que también repercutirá en los valores. ¿Qué proyectan los organismos internacionales?

El último informe del Departamento de los Estados Unidos (USDA) sobre el comercio mundial de carnes prevé un escenario en el cual la demanda seguirá creciendo a mayor ritmo que la oferta. Las estimaciones del organismo indican que para 2022 la producción global de carne vacuna alcanzaría los 58 millones de toneladas, lo que significa un crecimiento del 1% anual, mientras que la necesidad de importación prevista para este año ascendería a 10 millones de toneladas, lo que implica un incremento del 2,7% relación al año pasado, casi tres veces superior.
Pero este desfasaje entre el ritmo de crecimiento de la demanda y la capacidad de respuesta de la oferta no es nuevo, sino que ya se ha estado registrando en los últimos años, incluso con brechas más pronunciadas. Desde ROSGAN explicaron que la irrupción de la Peste Porcina Africana (PPA) cambió por completo el escenario mundial para la carne vacuna. Cabe recordar que la propagación de la enfermedad condujo a al sacrificio en ese país de aproximadamente un 30% de su stock porcino en dos años, obligando a abastecer el faltante de proteínas con oferta proveniente de otros países, e incluso de otras carnes. Así fue como la carne vacuna se convirtió en una pieza clave para calmar el incendio que se había generado por entonces en el gigante asiático.
USDA esperaba que esta dinámica de liquidación anticipada llevaría a una disminución en la producción de carne de cerdo de unos 2,25 millones de toneladas a 43,75 millones, generando nuevamente una necesidad de importación cercana a los 4,8 millones de toneladas en 2022. Sin embargo, en su último informe, dio un fuerte giro en los números de producción porcina de China, corrigiendo la producción local de carne de cerdo de 2021 en 2,85 millones y elevando la proyección para 2022 en 5,75 millones, llevándola a unos 49,5 millones de toneladas.
De esta manera, si se considera la oferta total de carnes que hoy dispone China entre porcina, aviar y vacuna, sea proveniente de producción local como importada, se arriba a un volumen de 79 millones de toneladas, prácticamente cinco millones más que lo disponible en 2018.

EL CONSUMO NO SE DETIENE
Aún en un escenario de oferta prácticamente recompuesta, los expertos indicaron que la demanda de carne vacuna por parte de China no da señales de debilitarse, sino todo lo contrario. La incorporación cada vez mayor de carne vacuna en la dieta de los consumidores asiáticos otorga fundamentos de largo plazo muy sólidos a este mercado.
“Según proyecciones de la FAO, para 2030 el consumo de carne vacuna en China llegaría a los 10 kilos por habitante por año, desde los 7 kilos per cápita que se consumen actualmente. En este contexto, según el USDA, las compras externas seguirían representando una parte cada vez mayor del consumo en China a medida que evoluciona la dieta y que el producto nacional lucha por competir tanto en precio como en calidad”, revelaron.
Para este año, el organismo calcula que China importará 3,25 millones de toneladas y esto implica un incremento del 10% o 300.000 toneladas con relación a 2021 y más del doble si se lo compara con lo importado en 2018, menos de 1,4 millones de toneladas.
A diferencia de 2021, “la producción mundial de carne vacuna comienza a recomponerse en especial por la recuperación de Australia y Brasil, nada menos que el primer y el tercer mayor exportador de carne vacuna a nivel mundial”.
De acuerdo a las proyecciones del USDA, la producción mundial de carne vacuna recuperaría unas 600.000 toneladas en 2022, tras dos años de claro estancamiento. En el caso de Australia se espera una producción más alta de la pronosticada previamente luego de una exitosa de reconstrucción de su stock. Para este año, se espera que el país oceánico vuelva a producir 2,1 millones de toneladas, 200.000 toneladas más que lo registrado en 2021. En tanto que, en Brasil, la normalización de la operativa con China, según el USDA, volvería a impulsar la producción a 9,7 millones de toneladas, unas 400.000 toneladas más que las logradas en 2021.
Por eso, los analistas sostuvieron que “la velocidad con la que sigue creciendo la demanda, no da tregua y los valores de la carne vacuna seguirán gozando de un escenario sumamente sostenido en los próximos años”.

Publicidad